Economía y Empresas > Neurocientífico

“No hay nada mejor que la mente humana para tomar decisiones e innovar”

Según el experto en neurociencias español Ricardo Gil da Costa, los dispositivos que entrenan el cerebro son herramientas que revolucionan la gestión de personas

Tiempo de lectura: -'

15 de enero de 2020 a las 05:03

Los robots no suponen una amenaza para Ricardo Gil da Costa. Cree que no hay nada mejor que la mente humana para tomar decisiones y para innovar. Según este neurocientífico español, la infalibilidad de las máquinas para algunos procesos, no deja fuera al ser humano. 

Fundador de Neuroverse -empresa integradora de neurotecnología-, este emprendedor lleva años estudiando el cerebro humano y buscando la tecnología que permita sacar partido a cada neurona. “La neurociencia estudia el cerebro, los comportamientos, los circuitos neuronales, todas las relaciones conductuales que encontramos en el cerebro. Va desde lo cognitivo y los estados mentales hasta el nivel de las células y las moléculas. Cubre todas la capas intermedias, lo que quiere decir que impacta en todos los aspectos de nuestra vida”.

Sus investigaciones sobre cómo funciona esta parte fundamental del ser humano, condujeron a Gil da Costa a estudios de campo conductuales e investigación en laboratorios de neurofisiología desde la Universidad de Harvard hasta los Institutos Nacionales de Salud. 

Su empresa ha protagonizado distintas rondas de financiación, la última hace dos años y por US$6 millones. Durante los últimos diez años, este emprendedor se ha centrado en la evaluación del cerebro accionable y las tecnologías del neurofeedback para mejorar el rendimiento mental y la prevención y tratamiento de trastornos cerebrales. 

Gil da Costa habló con Expansión sobre los desafíos de la neurociencia en la empresa y de cómo la tecnología aplicada a este ámbito puede modificar nuestro comportamiento y la gestión de personas.

¿Cuál es el impacto de la neurociencia en la vida personal y laboral?
El cerebro está en el mismo centro de todo lo que hacemos, de lo que somos y de nuestro estado de ánimo. Todo lo que se recibe en el cerebro se memoriza. Por eso existe una correlación entre todas las experiencias y tareas intelectuales como leer o memorizar. Nuestras emociones positivas, cómo vivimos el arte, la música, el amor. Hay trastornos neuronales que están íntimamente relacionados con nuestra experiencia en el amor.

¿Cuáles son los grandes desafíos en el ámbito empresarial?
Hablamos de empresas, personas y tecnologías que van a ser parte de nuestra vida y que, además, tienen que ofrecer cierta credibilidad. Es todo tan nuevo que no podemos compararnos con nada. Desconocemos la población objetivo y si va a ser un producto dirigido a la empresa o al paciente.

¿Cómo lo están articulando?
Tenemos una plataforma multiproducto y trabajamos en el ámbito de la salud, la educación y el ocio. Tenemos distintos verticales y en cada uno de ellos se puede aplicar una u otra estructura de pago. 

Para los inversores supone un exceso de diversificación, pero mitigamos el riesgo estableciendo alianzas con grandes empresas como Johnson & Johnson o compañías en el ámbito del mindfulness. Todos nos ayudan a posicionar nuestra tecnología.

¿Algún ejemplo?
Hemos creado un producto para mitigar las migrañas que va directo al consumidor en el vertical de la medicina, a través del cual podemos predecir con 24 horas de antelación cualquier episodio de este tipo. 

El 14% de la población en Estados Unidos padece migrañas, es decir, 36 millones de personas. Esta dolencia se trata con antiinflamatorios, que son más eficaces cuando se administran pronto. 

En este caso, intervenir de forma temprana es clave. También hemos diseñado un monitor del sueño que proporciona información muy valiosa a las personas para mejorar su rendimiento y bienestar el día después. 

Hay distintas aplicaciones muy interesantes en profesionales de alto rendimiento, ya sea en el ámbito deportivo, en el militar o en el caso de altos ejecutivos. A todos ellos les ayuda a mejorar su capacidad de atención, calidad del sueño y regular sus emociones. Esto puede tener muchísimo impacto en su día a día.

¿Cómo puede ayudar la neurociencia en el proceso de comunicación con las máquinas?
En el pasado se ha trabajado mucho en prótesis motrices para ayudar a las personas con cualquier déficit como una manera de comunicar el cerebro con la parte del cuerpo que se necesite. Nosotros aprovechamos todos los beneficios para el cerebro y para mejorar el rendimiento de las personas. 

No creo que exista una lucha entre la inteligencia artificial y el hombre, creo que a lo largo del tiempo comenzaremos a hablar de una cognición aumentada en la que el cerebro humano, como los ordenadores, van a colaborar de tal forma que cada uno se especialice en lo que se le da mejor. Ahora mismo no hay nada mejor que la mente humana para tomar decisiones e innovar, pero para identificar patrones o datos, los ordenadores son mejores.

¿Cómo impactará la neurotecnología en la gestión de personas?
Hay muchas cuestiones éticas relacionadas con el uso que las empresas hacen de la información de las personas. En procesos de selección se podría decidir contratar o no a alguien porque encaja mejor o peor en el equipo, o porque posee determinadas capacidades cognitivas. 

Por otra parte, en la gestión de personas puede tener consecuencias muy positivas, porque es posible que los jefes evalúen el perfil de sus trabajadores y puedan sacar el mejor partido de ellos. 

Por ejemplo, pueden conocer el perfil de un empleado que funciona mejor de una o otra forma, de manera que permite personalizar la gestión de personas con muchísimo detalle. 

Sistema de entrenamiento
Uno de los productos que ha diseñado Neuroverse es un sistema holístico para el entrenamiento mental y la salud del cerebro que integra la información de las distintas métricas de conducta y cerebrales para un rendimiento óptimo y un programa de salud. Lo que puede parecer de ciencia ficción es una realidad que beneficia tanto al empleado como a la empresa. Por otra parte, Gil da Costa explica las posibilidades de los ‘wearables’, “enfocados a qué podemos hacer para mejorar la salud del empleado en beneficio de la empresa, es decir, cómo generar la red de apoyo que necesita el trabajador para regular sus emociones, su sueño y tener el estado mental óptimo para que redunde en beneficio de la organización.
Existen pulseras -’fitbit’- de este tipo que facilitan información sobre la mejor comida y las mejores horas de sueño, para aumentar su productividad y que las bajas por enfermedad sean mínimas”. Según Gil da Costa es un gran compromiso con un lado oscuro: “Hay que respetar la privacidad. Nos podemos encontrar con los mismos problemas que se plantean en el plano ético. Por ejemplo, si la probabilidad de que una persona vaya enfermar es alta, se podría tender a no contratarla. Por eso necesitamos pautas y estructuras éticas que nos guíen en todos estos campos. El momento de hacerlo es ahora”.

Fuente: Expansión - RIPE 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...