23 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,55
7 de mayo 2020 - 5:02hs

La reforma del sistema previsional uruguayo será uno de las temas pesados que deberá encarar el actual gobierno para darle sustentabilidad a un régimen que hace agua y es insostenible. De hecho, el propio proyecto de ley de urgente consideración acotó los plazos para que una comisión de 15 expertos elabore un bosquejo de reforma en un plazo de seis meses para su debate político. 

Pero mientras se procesa esa discusión, AFAP Sura (una de las tres privadas que opera en Uruguay) plantea la necesidad de avanzar en una revisión más integral que también involucre al sistema mixto de ahorro incluido el régimen de renta vitalicia, la única opción que tiene hoy un trabajador cuando se jubila.  

AFAP Sura organizó este miércoles un desayuno virtual con la prensa para abordar el impacto del coronavirus (covid-19) en los distintos portafolios de inversión de las administradoras de fondo de pensión. El mismo fue encabezado por su gerente general, Sebastián Peaguda, y por su gerente de inversiones, Santiago Hernández. 

Más allá de la reforma de todo el sistema de seguridad social (incluidas las cajas militar, policial, profesional, bancaria y notarial) para darle “sustentabilidad” al sistema en el corto plazo, Peaguda consideró oportuno plantearse otros cambios normativos sobre el funcionamiento de las AFAP. 

En ese sentido, mencionó que debería dejarse de lado un esquema donde el incentivo esté sesgado únicamente hacia las AFAP que cobran la menor comisión y no en la rentabilidad neta (retorno + comisión), que es en definitiva lo que determina la futura jubilación de un trabajador.

También consideró que el funcionamiento actual con una empresa (por República AFAP, que tiene más del 50% del mercado) atenta contra la mejora del régimen mixto. Aclaró que no se trataba de una posición contra lo público o estatal, y recordó que lo mismo acontece con las rentas vitalicias que hoy únicamente paga el BSE a los jubilados del régimen mixto, porque los privados no encuentran incentivos para meterse en ese negocio. 

El gerente general de AFAP Sura dijo que el país puede apelar a la experiencia internacional para “incorporar” alternativas a la renta vitalicia. 

“Hay que incorporar nuevos productos de desacumulación. Es demasiado estático ese producto (por la renta vitalicia) y quizás no entregue el suficiente valor”, afirmó.

Y añadió que tampoco es lo ideal y saludable que una sola empresa (por el BSE) sea el encargado de gestionar los US$ 15.000 millones que hoy administran las AFAP de los futuros jubilados.  

Otro de las flexibilizaciones que vienen reclamando los privados es agregar un tercer subfondo para el ahorro de las personas más jóvenes. Actualmente funcionan dos subfondos: el de Acumulación hasta los 55 años y el de Retiro (desde 55 en adelante) hasta que la persona opta por jubilarse. Sin embargo, este privado entiende que no es la misma la exposición a la volatilidad y el retorno que puede tener un jóven de 25 años, que una persona que esté llegando al fin del subfondo de Acumulación con 54. 

Un tercer subfondo podría dar la oportunidad a aquellos cotizantes de invertir en un mayor proporción de sus ahorros en renta variable (acciones), que suelen tener un mayor retorno en el largo plazo que la renta fija (bonos). Además, una franja etaria de menor edad estarían en mejores condiciones de sortear eventos de fuerte volatilidad o caídas puntuales de los mercados como las que acaba de ocurrir por el coronavirus en las últimas semanas. 

Otros de los cambios que Peaguda ve como inevitable a futuro es que los trabajadores vayan apostando cada vez más al ahorro voluntario e individual para cuando llegue su edad de retiro. Como forma de incentivar y transparentar ese camino de planificación del retiro, Sura comenzó a enviar al 60% de sus afiliados proyecciones de cuándo sería su jubilación.   

“Si las personas no pueden dimensionar cuál será su retiro, es muy difícil que puedan participar en esa generación del sistema previsional. La cobertura va a pasar a ser más personal”, proyectó. 

La tormenta del covid-19

De acuerdo al análisis que presentó Sura, los fondos de pensión no tenían cómo escapar al descalabro que se produjo en los mercados financieros de todo el mundo como consecuencia del avance de la pandemia. Hubo una volatilidad exacerbada que tuvo algunos puntos inéditos como un precio del petróleo negativo en EEUU el pasado 20 de abril. 

De todas formas, Hernández indicó que los fondos de pensión han rentado “relativa bien” pese a la tormenta de los mercados, en parte, gracias a las diversificación que se ha logrado en el último tiempo en el portafolio de inversión. 

De todas formas, todavía hay muchas interrogantes sobre el fin de la tormenta para los mercados. En concreto en el mercado doméstico uruguayo, quizás todavía no se ha trasladado a la rentabilidad de las inversiones de las AFAP los efectos que puedan tener algunas sectores de la economía real donde las administradores tienen inversiones. De hecho, en las últimas semanas varias empresas que emitieron Obligaciones Negociables (ON) han plateando reestructurar el pago de su deuda por la crisis. También hay varios fideicomisos del sector productivo donde las AFAP han invertido recursos de sus afiliados donde hoy tampoco está claro cuánto pegará el covid-19. 

Temas:

Jubilados renta vitalicia Reforma de la seguridad social Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar