Cargando...
El Poder Ejecutivo deberá enfrentar una decisión no exenta de dilemas

Economía y Empresas > Precios de los combusitbles

Ajuste moderado o congelamiento: qué puede pasar con el precio del gasoil y la nafta en enero

Los precios de paridad de importación se encaminan a una baja en diciembre; la última palabra la tendrá el Poder Ejecutivo y también estará sobre la mesa el ajuste del Imesi sobre las gasolinas

Tiempo de lectura: -'

24 de diciembre de 2021 a las 05:01

Por Juan Andrés Sainz 

A fines de este mes el Poder Ejecutivo deberá decidir el precio de los combustibles para enero. Para ello analizará dos variables: por un lado lo que determine el precio del petróleo refinado en el mercado internacional —lo que se conoce como Precio de Paridad de Importación (PPI)—  y, por otro, los números que muestre Ancap en diciembre. Durante el último trimestre, el gobierno apeló a ganancias extraordinarias del ente petrolero para dejar congeladas las tarifas pese a que el PPI indicaba que debía ajustarse al alza. 

La estimación de la Unidad Reguladora de los Servicios de Energía y Agua (Ursea) para definir el próximo PPI tomará como referencia el promedio de precios del período que va desde el 26 de noviembre al 25 de diciembre. Para el cálculo de las naftas y el gasoil, el mercado de referencia que toma la metodología es el de la Costa del Golfo de México en EEUU (USGC).

Para la nafta Súper 95, la más consumida en el país, la Ursea toma el precio internacional promedio de dos tipos de gasolinas: CBOB Regular 87 y CBOB Premium 93. El gasoil, por su parte, tiene como referencia el precio del Ultra Low Sulfur Diesel (ULSD 62). La metodología del regulador también incorpora otras especificaciones, como el costo del flete, seguro o la mezcla con biocombustibles, tanto para las naftas como el gasoil.

La foto del mercado internacional 

Una forma de anticiparse a cambios en el PPI estimado por la Ursea es mirar qué ocurre con las cotizaciones en la Costa del Golfo de México de la gasolina convencional (similar en su composición a la nafta Súper 95) y del diésel ultra bajo en azufre (con un comportamiento parecido al gasoil local).

En lo que va desde el 26 de noviembre hasta el 20 de diciembre, casi completando el período ventana, el precio promedio del litro del combustible convencional en ese mercado fue de US$ 0,55 frente a US$ 0,62 un mes atrás, lo que representó una caída un poco mayor a 11%.

En azul, lo que muestra la gráfica es la evolución del precio en dólares por litro, y en amarillo lo que se ve es un símil del PPI utilizado como referencia por Ancap.

Por su parte, el diésel ultra bajo en azufre cayó en el mismo período de US$ 0,63 a US$ 0,57 por litro, lo que significó una baja ligeramente mayor a 10%.

La siguiente figura muestra lo mismo que la anterior pero para el análogo del gasoil.

¿Qué ha hecho Ancap hasta ahora?

Cuando adoptó la nueva metodología en el mes de junio, la Ursea tomaba entre el día 16 y el 15 del mes siguiente para calcular el PPI y desde agosto empezó a hacerlo entre la fecha 26 y 25 del próximo mes.

La nafta Súper 95 apenas subió de $ 65,47 a $ 65,81 en julio (+0,5%), pero tuvo un fuerte aumento a $ 70,81 para el mes de agosto (+7,6%). El gasoil hizo lo propio desde $ 45,29 hasta $ 45,70 (+0,9%) y luego $ 50,70 (+10,9%). En tanto, en setiembre, ambos tuvieron una ligera baja —la nafta Súper a $ 70,41 y el gasoil a $ 49,94—.

Por su parte, desde octubre el Poder Ejecutivo decidió dejar temporalmente de modificar los precios en base al PPI de la Ursea —que mostraba una nueva corrección al alza—  y se aferró a los buenos números de Ancap. El argumento del gobierno fue "la ganancia de un negocio excepcional" por la venta de gasoil a UTE con motivo de la sequía que sufre Brasil y compromete la generación de energía hidroeléctrica en ese país. Actualmente, dentro del ingreso neto de Ancap (que es donde tiene su participación fuerte el PPI) figura un factor de "ajuste" que resta $ 3,5 y se corresponde casi exactamente con el no aumento desde octubre.

En la gráfica de abajo se muestra una comparación entre el cambio porcentual de la estimación hecha con el combustible convencional USGC y la variación registrada por el PPI. La última columna faltante corresponde al PPI de la nafta que la Ursea publicará, seguramente, la próxima semana. 

El siguiente cuadro presenta lo mismo pero con el diésel ultra bajo en azufre y lo compara con el PPI que la Ursea publicó para el gasoil

Puede observarse que, si bien existe cierto margen de diferencia entre los datos, la correlación es clara y los números nunca se alejan demasiado, lo que es más perceptible para variaciones grandes. Aunque la gran mayoría del PPI depende del precio internacional de los combustibles, una pequeña parte lo hace en función del precio de los granos (por la cuota de biocombustibles) y en menor medida inciden otros factores.

Por lo tanto, de mantenerse la tendencia de los precios internacionales que se vio hasta el 20 de este mes, lo esperable es una baja considerable del PPI para ambos combustibles. La baja del PPI para Súper 95 sería de $ 3,5 por litro y la del gasoil de $ 3,3.

Primer escenario: congelación

Ambos PPI bajan alrededor de 11% o 10%. La baja del PPI de la nafta se corresponde exactamente con el no ajuste hasta el momento por lo que Ancap deja de perder ese margen y el precio queda igual. Para el caso del gasoil, el descenso en el PPI no alcanza para cubrir la no baja, pero si el Poder Ejecutivo quisiera mantener la tarifa, la empresa pasaría de cubrir alrededor de $ 6 por litro de gasoil a menos de $ 3.

 

El factor impositivo 

Los precios ya están hoy ajustados por debajo de lo que deberían según la nueva metodología de PPI, pero hay otro factor a tener en cuenta para argumentar que puede esperarse una suba de la gasolina y es un ajuste por inflación del Impuesto Específico Interno (Imesi). El Imesi representa el 40% del precio final de la Súper 95, ($ 28,13) mientras el ingreso neto de Ancap representa el 46% y lo restante corresponde a regulación de la Ursea y otros componentes menores.

Si se estima, gruesamente, que la inflación cerrará el año en 8%, el Imesi sumaría $ 2,25 al precio final de la nafta. El ajuste del Imesi es un resorte discrecional del Poder Ejecutivo. 

Por lo tanto, si se suma el valor de un ajuste por inflación de ese impuesto, más lo que no subió el combustible antes (octubre-diciembre), podría registrarse una suba de la Súper en $ 2,25 (un 3,2%).

Segundo escenario: aumento

Ambos PPI  bajan alrededor de 11% o 10%, pero el Imesi para la gasolina sube 8% para reflejar la inflación de 2021. La nafta Súper sube $ 2,25 y si se aprovecha la ocasión para "sincerar" el precio del gasoil, el mismo aumentaría en $ 2,7

 

Incertidumbre

A partir de estos dos escenarios opuestos, se plantean múltiples variables que pueden determinar situaciones intermedias u otras más extremas.

Una de las variables es el margen de error que puede tener la predicción del PPI usando los combustibles de referencia del Golfo de México. Vale recordar que en el PPI influyen también otros componentes menores no tenidos en cuenta, como el precio de los granos usados para incorporar la cuota de biocombustibles.

Si la baja en el PPI fuera menor a las de 11% y 10% estimadas, los números de Ancap se verían menos beneficiados y las tarifas dependerían de por cuánto tiempo más las autoridades perciban que los costos puedan solventarse con las ganancias extraordinarias por las ventas a UTE. En cambio, si las autoridades decidieran no ajustar el Imesi y la rebaja en el PPI de la nafta fuese mayor al 11%, se daría un escenario de posible descenso de su precio. Si el PPI descendiera, por ejemplo, un 14%, la misma podría bajar en $ 1 por litro. 

Además, hay que tener en cuenta que desde el próximo 1º de enero cae la obligatoriedad de la mezcla de biodiésel (5%) con gasoil. En teoría, el sobrecosto de $ 1,5 que implica esa mezcla no debería trasladarse al precio de venta al público desde 2022. 

Otro ingrediente importante es lo que ocurra con el tipo de cambio: si este se encarece, las importaciones de crudo son más caras, en caso contrario significa una ayuda para abaratar esas compras. Entre junio y diciembre, no ha tenido cambios drásticos, aunque aumentó de $ 42,5 a $ 44,5 en los últimos cuatro meses.

En definitiva, la decisión de mantener, subir o bajar las tarifas de los combustibles no deja de ser tomada por el Poder Ejecutivo y puede hacerse a discreción, más allá de las indicaciones técnicas de la Ursea, según lo considere razonable. En el trimestre pasado, Ancap acumuló beneficios netos por US$ 98 millones y aunque su resultado monopólico reportó una pérdida de US$ 19 millones, la empresa petrolera consiguió, entre otros beneficios, una ganancia excepcional de US$ 49 millones por las ventas de gasoil a UTE

Las autoridades de Ancap estimaron el pasado mes que comercializar los combustibles (gasoil y naftas básicamente) por debajo del PPI tiene un impacto mensual para Ancap de entre US$ 10-15 millones. 

El 30 de noviembre, el presidente de la empresa Alejandro Stipanicic aseguró que, al contar con esas ganancias, Ancap tiene “espalda financiera” suficiente para mantener el precio de los combustibles al público como viene ocurriendo desde octubre. “Estoy muy de acuerdo con la no suba porque tenemos la ganancia de un negocio excepcional”, afirmó.

En la misma línea, el subsecretario del Ministerio de Industria, Walter Verri, dijo en una reciente entrevista con El Observador que estaba de acuerdo con continuar apelando a las ganancias extraordinarias de Ancap para no ajustar las tarifas al público. 

No obstante, Stipanicic advirtió que “a menos que venga un científico a decirnos que Brasil va a tener sequía por tres años más, las ventas a UTE van a tener que volver a su nivel normal” y que, con este horizonte, “no es sostenible en el tiempo” mantener las tarifas por debajo del precio de paridad de importación que pauta la Ursea. 

 

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...