Fútbol > FUTBOL

Amaral: De "a Nacional no vuelvo" a golpear la puerta de atrás

Se jugó por Fonseca, se fue mal del club, perdió un año y medio, y ahora se arrepiente

Tiempo de lectura: -'

29 de enero de 2018 a las 09:46

Rodrigo Amaral vivió con la ilusión de botija a flor de piel. Lo llevaron chiquito a Nacional. Y como lo demostró en sus redes sociales, llevaba la camiseta en la piel desde sus primeros pasos.

Sus goles en las divisiones juveniles despertaron curiosidad. Y ahí fue haciendo camino al andar. Hasta que llegó al primer equipo y el sueño parecía convertirse en realidad. No podía creer cuando le dieron la ropa en Los Céspedes para entrenar al lado de los jugadores que miraba por televisión.

En medio del viaje cambió de representante. Pasó de estar con Pablo Boselli a Daniel Fonseca. "Porque de pronto yo no estaba dispuesto a invertir en dos autos sino en otras cosas", según señaló Boselli..

Lo cierto es que Amaral llegó al primer equipo, comenzó a sumar minutos lentamente y se transformó en capitán de su generación en las selecciones juveniles.

Un problema genético lo llevó a una lucha permanente para mantener su estado físico. El cuerpo técnico de Martín Lasarte elaboró un plan hasta que su representante Daniel Fonseca tiró la bronca por entender que "su jugador" no era tenido en cuenta. Incluso se lo llevó a Maldonado a entrenar con el profesor Barrios y se armó un escándalo porque era la etapa de preparación de la Sub 20 para el Mundial. Fonseca arremetió contra todos: Lasarte, el técnico de la Sub 20 Fabián Coito, Nacional.

El jugador quedó en el medio del tiroteo. Y debió tomar decisiones. Siguió los consejos de su representante. Se aisló en Maldonado.

Fue al Mundial Sub 20 y un gol en el debut ante Italia generó ilusión. Pero ese mismo día se lesionó y se inició un largo camino a la sombra.


"A Nacional no vuelvo más"

Rodrigo Amaral
Rodrigo Amaral
Rodrigo Amaral

Antes de viajar al Mundial, Amaral declaró a Referí: "A Nacional no vuelvo más". El joven dejó incluso de ir a entrenar con el club que analizó declararlo en rebeldía.

"La inactividad la tengo desde hace un año porque al Sudamericano llegué con poca actividad. Martín (Lasarte) no me tuvo en cuenta y tomé la determinación (de hacer esta preparación). Analicé la situación y decidí lo mejor. Soy hincha de Nacional, dejaría la vida por el club", dijo Amaral.

El joven expresó: "Sin dudas fue la mejor decisión prepararme de esta forma para el Mundial", afirmando que "desde que juego al fútbol fue la mejor decisión que tomé".

Y concluyó: "No, a Nacional no vuelvo más porque así lo decidí yo. No regreso más. Del Mundial no sé a dónde voy, pero c reo que a Nacional no vuelvo. Al menos en esta etapa no vuelvo".

A la reserva de Racing

amaral.jpg
Amaral en el movimiento de dos contra dos con los suplentes de Racing
Amaral en el movimiento de dos contra dos con los suplentes de Racing

Los dirigentes de Nacional, atrapados y sin salida, terminaron negociando con Fonseca al que le vendieron la ficha de Amaral. Y el empresario se pasó un buen tiempo sin poder colocar al delantero hasta que logró llevarlo a Racing de Avellaneda.

Jugó escasos minutos en la Reserva de Racing hasta que llegó Eduardo Coudet y lo dejó afuera del grupo. Lo mandó a entrenar con un grupo de jugadores que no será tenido en cuenta, entre los que se encuentra Arévalo Ríos.

Hoy, luego de perder un año y medio sin poder tener continuidad producto de las decisiones tomadas, Amaral declara su deseo por volver a Nacional por la misma puerta por la que se fue: la de atrás.

Arrepentido y alejado de Fonseca

Daniel Fonseca
Daniel Fonseca
Daniel Fonseca

Amaral declaró estar arrepentido por las decisiones tomadas y se alejó de Daniel Fonseca al que le agradeció todo lo que hizo por él y su familia.

El joven asume con valentía: "Me mandé montón de cagadas, lo reconozco. Me arrepiento de mi salida de Nacional en un momento de calentura y cuando el técnico no me daba la chance de jugar tomé esa decisión. De los errores se aprende y yo estoy aprendiendo".

Amaral fue rehén de la famosa pirámide invertida donde los empresarios adquirieron un poder desmedido.

Perdió un año y medio de su carrera. No se preparó con sus compañeros para aquel Mundial juvenil. Se fue mal de Nacional diciendo que no volvía más. Y ahora, arrepentido, espera que le puedan abrir la puerta para regresar.

Juzgar a Amaral sería sencillo pero había que estar en el lugar del chico. Para atrás no puede ir. Ya no tiene forma de arreglar lo que pasó. Ahora le queda mirar para adelante.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...