Mundo > Un año después

ARA San Juan: por qué es técnicamente imposible reflotar el submarino

La jueza Marta Yáñez, a cargo del caso, por ahora ha decidido no remover el navío

Tiempo de lectura: -'

19 de noviembre de 2018 a las 11:15

Las imágenes se parecen mucho a las de una película. Una de esas en las que la tensión se siente pero no se expresa. El momento es –se nota– crucial. En una habitación bastante oscura, un grupo de hombres tienen la mirada fija en una serie de pantallas. De tanto en tanto alguno señala un punto. Hablan en inglés y mantienen el tono calmo.  Lo que tienen frente a sus pupilas dilatadas es un submarino. No es cualquiera, no es uno más. Es el ARA San Juan y ese es el momento exacto en el que la empresa estadounidense Ocean Infinity –contratada por el gobierno argentino para encontrar el navío desaparecido de la Armada– logra su objetivo. No es ficción. Es realidad. 

Es la noche del viernes –366 días desde que el submarino había desaparecido y con él los 44 tripulantes– y el mundo se entera de que la nave fue encontrada.  

El ARA San Juan estaba  a 907 metros de profundidad y a 500 km de la costa argentina, en el Golfo San Jorge, en la misma zona donde se había perdido. De esta manera Argentina cierra la angustiosa búsqueda del submarino que implosionó el 15 de noviembre de 2017 en el Atlántico sur. La compañía norteamericana –que trabajó para esta búsqueda con 60 personas, cinco vehículos sumergibles y autónomos y una tecnología nunca antes utilizada– cobrará, según informó La Nación, US$ 7,5 millones. 

Técnicamente imposible

Los familiares de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, hallado tras un año en el Atlántico Sur, dividen sus opiniones sobre si debe ser reflotado, un luto necesario para algunos y para otros un esfuerzo innecesario que el gobierno argentino define como técnicamente imposible.

“Argentina no cuenta con medios técnicos para rescatar o reflotar el submarino, y no debe haber en el mundo ninguna tecnología para extraer de 900 metros de profundidad una mole de 2.300 toneladas de peso”, consideró Oscar Aguad, titular de Defensa argentino, a la radio local Mitre.

A través del ministro de Defensa, el gobierno dejó claro que no cuenta con la capacidad técnica para recuperar el sumergible, y asevera que no hay ningún país en la actualidad que pueda hacerlo.

El ministro razonó que “no debe haber en el mundo ninguna tecnología” capaz de realizar un operación que “puede demorar años”.

La mayoría de los familiares todavía se encontraba en la base naval de Mar del Plata, lugar donde el submarino debió haber llegado un año atrás para completar la misión en la que se perdió su rastro, cuando recibieron la noticia.

El 15 de noviembre participaron de un homenaje en el que reivindicaron sus desacuerdos con el tratamiento del caso por parte del Gobierno de Mauricio Macri, y denunciaron que, durante un año, se habían sentido “abandonados”.

Jorge Bergallo, excomandante de la Fragata Libertad perteneciente a la Armada y padre del capitán de Corbeta Jorge Ignacio Bergallo, fue uno de los familiares que se manifestó contrario a la extracción de la nave.

“Preferiría no tener que pasar por el trance de que suban lo que quedó del submarino y tener que reconocer cuerpos que llevan un año sumergidos”, confesó al canal TN el también integrante de la comisión oficial de la investigación.

Una necesidad que, a su juicio, los familiares no tienen por qué pasar.

“A lo mejor quien dice ‘yo quiero verlo’ es producto de un estado emocional que a mí también me embarga”, declaró antes de lanzar la pregunta que transita las mentes de algunos de los allegados, “¿Para qué?”.

De todos modos, la decisión de remover el submarino requiere del aval de la jueza Marta Yáñez, a cargo del caso, y quien por ahora ha decidido no solicitarlo. 
“Estamos hablando de una embarcación que con agua llega a pesar 2.500 toneladas, de manera que tampoco voy a arriesgar a perder las condiciones físicas ni vidas humanas en tren de poder rescatarlo, si ello implica que lo van a romper”, dijo la jueza a la prensa.

“Prefiero conservar la prueba en la forma en que está”, agregó. Yáñez explicó que, a solicitud suya, se tomaron 67.000 fotografías y registros fílmicos de la escena, con los que se reconstruirá en tierra “una suerte de maqueta que permita dar paso a eventuales pericias”.

Sobre la situación de los familiares de los tripulantes, la jueza dijo este domingo a la televisora TN que “haber hallado la nave ayuda a mitigar tanto dolor. Pero sé y soy consciente de que han pasado un proceso inhumano, durante todo un año, con la incertidumbre, las ausencias y las esperanzas”.

Hasta ahora, la causa no tiene imputados, pero la tragedia motivó en su momento la destitución del jefe de la Marina, Marcelo Srur.

En un video institucional grabado en la residencia presidencial de la localidad bonaerense de Olivos, el presidente Mauricio Macri se refirió al acontecimiento de la siguiente manera: “Una verdad con la que estamos comprometidos desde el primer día y que es necesaria para honrar y respetar a nuestros héroes y sus familiares, a los que deseo toda la fuerza para superar este gran dolor”. “Es una noticia que nos produce un enorme dolor, la confirmación de la muerte de los 44 tripulantes en circunstancias dramáticas. Hoy es el día más triste”, afirmó Macri en su mensaje televisado.

Tras decretar tres días de luto nacional, el mandatario transmitió que los 44 tripulantes, “una heroína y 43 héroes”, dejaron “un vacío irreemplazable en las vidas de sus seres queridos”, pero no hizo mención alguna de si debía o no ser reflotado el buque.

“Se abre una etapa de serias investigaciones para conocer la verdad”, afirmó.

(En base a AFP y EFE) 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...