20 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
22 de marzo 2023 - 5:03hs

Es posible que Arabia Saudita pronto esté invirtiendo en Irán, su enemigo regional desde hace mucho tiempo, luego de un acuerdo alcanzado entre los dos países para restablecer las relaciones diplomáticas, declaró el ministro de Finanzas del reino, Mohammed Al-Jadaan.

Handley Gamble, de la cadena CNBC le preguntó en una entrevista cuándo el mundo podría ver al reino saudí haciendo inversiones importantes en Irán. Al-Jadaan respondió: “Yo diría que muy rápido”.

“Cuando las personas realmente adscriben a los principios de lo que se acordó, creo que eso podría suceder muy rápidamente. Nuestro objetivo, y creo que nuestro liderazgo lo dejó muy claro anteriormente, es tener una región que sea estable, que pueda mantener a su gente y prosperar. Y no hay razón para que eso no suceda”, dijo el ministro.

Más noticias

Riad y Teherán acordaron reanudar las relaciones diplomáticas y reabrir las embajadas en los países del otro luego de las negociaciones lideradas por China en Beijing que culminaron el pasado 10 de marzo.

Los detalles exactos del acuerdo no se hicieron públicos, pero una declaración conjunta afirmó “el respeto por la soberanía y la no injerencia en los asuntos internos de los estados”, un paso importante después de años de animosidad mutua, sospechas de ataques y espionaje entre los dos países.

Irán y Arabia Saudita habían sostenido rondas previas de conversaciones en Irak y Omán. Sin embargo, el pacto de la semana pasada se alcanzó en China, con la presencia del ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, presente para estrechar la mano del secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamkhani, y del asesor de seguridad nacional de Arabia Saudita, Musaad bin Mohammed Al Aiban.

La declaración conjunta reconoció el mérito del presidente chino, Xi Jinping, por la “noble iniciativa” de unir a Arabia Saudita e Irán.

Algunos analistas de política regional e internacional se muestran escépticos sobre si los países, en particular Irán, cumplirán las promesas. Las dos potencias de Medio Oriente todavía están en desacuerdo ideológicamente, y las prevenciones mutuas no desaparecerán de la noche a la mañana.

“Irán es nuestro vecino, lo fue y lo seguirá siendo durante cientos de años”, dijo Al-Jadaan. “Así que no veo ningún problema que impida la normalización de la relación y las inversiones cruzadas, siempre y cuando nos atengamos a los acuerdos, respetando los derechos soberanos, no interferir en los asuntos de los demás, respetar las convenciones de las Naciones Unidas y otros organismos. Así que no veo ningún impedimento, realmente”, agregó Al-Jadaan en la entrevista.

Ambos países acordaron que los acuerdos de cooperación anteriores, a saber, un "Acuerdo de Cooperación de Seguridad", de 2001, y un "Acuerdo General de Cooperación", de 1998, que cubren los campos de comercio, economía, deportes, tecnología, ciencia, cultura, deportes y juventud, serían reavivados.

“Los tres países expresaron su entusiasmo por ejercer todos los esfuerzos para mejorar la paz y la seguridad regional e internacional”, dijo la declaración saudí que anunciaba el acuerdo, refiriéndose a sí mismo, Irán y China.

Los dos principales productores de petróleo enfrentan realidades económicas marcadamente diferentes: Arabia Saudita, invirtiendo internacionalmente e invirtiendo miles de millones de dólares en megaproyectos como parte del plan Visión 2030 del reino para diversificarse lejos del petróleo, e Irán, cuya economía y moneda se debilitaron bajo años de sanciones occidentales, corrupción gubernamental y mala gestión económica.

La inversión de Arabia Saudita probablemente sería una gran ayuda para la maltrecha economía de Irán, aunque no está claro si las sanciones estadounidenses existentes se aplicarían a la actividad financiera entre los dos países.

El acuerdo tuvo un rebote inmediato y bienvenido en Irán. En marzo de 2023, el rial había perdido aproximadamente la mitad de su valor frente al dólar estadounidense desde que estallaron las protestas en todo el país en septiembre de 2022 tras la muerte de Mahsa Amini bajo detención policial. 

A los dos días del anuncio del acercamiento, el rial subió un 12% frente al dólar. Para el 12 de marzo, un dólar se cotizaba a 438.000 riales en el mercado abierto.
“Creo que, sin entrar en detalles, reconocemos claramente que para concentrarse en el desarrollo económico y concentrarse en brindarle a la gente de su país, ellos necesitan estabilidad”, dijo Al-Jadaan. 

“Hay muchas oportunidades en Irán, y les brindamos muchas oportunidades, siempre que continúe la buena voluntad”, remarcó.

Irán y Arabia Saudita se acusaron durante mucho tiempo de desestabilizar la región, considerándose mutuamente como amenazas a la seguridad, ubicados a menudo en lados opuestos de conflictos regionales como los de Yemen, Líbano y Siria. 

Arabia Saudí cortó las relaciones diplomáticas con Irán en 2016, después de que manifestantes iraníes irrumpieran en la embajada saudí en Teherán en respuesta a que las autoridades saudíes ejecutaran a 47 disidentes, incluido un destacado clérigo chiíta.

Temas:

Arabia Saudita Irán

Seguí leyendo

Te Puede Interesar