Economía y Empresas > Repercusión en Uruguay

Argentina y un triunfo K que revive fantasmas del pasado

Incertidumbre en turismo y exportadores; expectativas por efectos positivos en flujo de inversiones

Tiempo de lectura: -'

13 de agosto de 2019 a las 05:00

El resultado electoral en Argentina tuvo un primer efecto predecible. La volatilidad se apoderó el lunes de sus mercados financieros, pocas horas después que el candidato del kirchnerismo Alberto Fernández ganara las elecciones primarias de forma aplastante y se perfilara como el próximo presidente de los argentinos.

Con la inestabilidad económica como telón de fondo, la desconfianza e incertidumbre sobre los planes del próximo gobierno tuvo una expresión clara en la fuerte devaluación que procesó el peso argentino, a lo que se sumó  el derrumbe de bonos y acciones.

Aunque resta ver cuáles serán los pasos que dará el Frente de Todos antes de octubre, el desenlace electoral parecería complicar la perspectiva de la economía uruguaya en su conjunto. Cuando Cristina Fernández fue presidenta se aplicaron varias medidas que generaron sobresaltos. Por un lado, llevó adelante políticas industriales proteccionistas con impacto en los exportadores locales  que colocaban bienes en el país vecino. Por otro, instauró un cepo cambiario para evitar la salida de capitales. Con eso, el perjudicado fue el  turismo que sufrió una menor llegada de argentinos en temporada, justamente por no poder disponer de divisas para utilizarlas fuera de fronteras.

La interrogante es si un nuevo gobierno kirchnerista repetirá algunas de las acciones del pasado con lo sabidos efectos a nivel local. El analista Felipe Herrán de Puente consideró que todavía es prematuro hablar de un retorno a Argentina del kirchnerismo ortodoxo porque en el medio pasó un gobierno de Mauricio Macri.

“Hay que ver bien qué tan duro vienen con las políticas industriales y si apuestan a cerrar su economía. Si esa es la tónica, creo que Uruguay puede volver a beneficiarse del arribo de capitales nuevamente como ocurrió en el pasado”, consideró.

Malas noticias para el turismo

A prioiri, con el traspié sufrido por el presidente Macri, el horizonte de sectores como el turismo sumó algunos nubarrones de cara al verano. El economista Santiago Rego de CPA Ferrere dijo a El Observador que si el escenario en materia de volatilidad cambiaria se mantiene en Argentina, será una “mala noticia” para la próxima temporada estival, porque desde enero hasta ahora la vecina orilla se había encarecido en dólares y eso de alguna manera alentaba, en lo previo, un flujo de visitas aceptable de cara al próximo verano. 

En una línea similar, Marco Soto de CS Consultores sostuvo que las diferencias en el tipo de cambio van a pesar negativamente en la competitividad de Uruguay como destino para vacacionar. A eso hay que sumarle el mal momento de la economía en el país vecino.

“Más allá de diferencias cambiarias que pueden encarecernos desde el punto de vista relativo, también hay una situación interna de empleo y salarios que va a desestimular al argentino a salir de su país” (…) Es un escenario que nos va a pegar y mucho. La temporada pasada no fue una temporada buena aunque no fue de las peores, pero la temporada que viene puede ser aun peor si no se toman precauciones”, añadió.

En filas empresariales existe cautela y se considera que es temprano para sacar conclusiones sobre cuál puede ser el desempeño futuro de la actividad, según dijo a El Observador el presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo (Camtur), Juan Martínez.

La ministra de Turismo Liliam Kechichian dijo días atrás que hubo una baja en la llegada de turistas argentinos durante el primer semestre, que se concentró en los meses de verano. De todas formas, señaló que en junio y julio se registró un crecimiento de brasileros y también de turistas argentinos, comparado con igual período de 2018.

¿Qué puede pasar con la inversión?

La desconfianza en la economía argentina puede tener  implicancias positivas para la inversión en Uruguay, como ya ocurrió en el pasado. En la medida que haya inversores que no vean viable desarrollar  proyectos dentro de su país, pueden volver a poner la mira en Uruguay.

Algo similar puede ocurrir con empresas internacionales que tienen el ojo puesto en la región y particularmente en Argentina, pero que frente al incremento de riesgos en el clima de negocios y en la seguridad jurídica e institucional, pueden volver a colocar a Uruguay en el radar, según explicó Soto.

El domingo por la noche el analista privado Diego Vallarino hizo referencia en su cuenta de Twitter a un posible escenario positivo para Uruguay. “El gobierno 2020 -2025 va a tener un flujo de inversiones desde Argentina interesante si se confirman estas cifras de hoy en octubre”, escribió.

Un sector que puede verse potencialmente favorecido es el inmobiliario. Según Soto, en la medida que el desempeño del mercado laboral y la capacidad de compra de los argentinos no mejore, y el acceso a los inmuebles vía financiamiento siga fallando, posiblemente la construcción de nuevas viviendas pierda atractivo. Lo mismo con la construcción corporativa de oficinas  y comercios que depende mucho del clima de negocios

“Si cae la necesidad de infraestructura, atrás de eso cae la necesidad de construir. Quien se dedica a la construcción intentará salir con sus proyectos a otros países para seguir haciendo lo que sabe hacer y Uruguay aparece siempre como un destino natural”, dijo Soto.

Otros actores del mercado también opinaron sobre el tema. El presidente de la Bolsa de Valores, Ángel Urraburu, señaló en el programa Tiempo de Cambio de radio Rural que la llegada de capitales argentinos años atrás se produjo en un contexto diferente. En ese momento el precio de los commodities era otro y la tonelada de soja se colocaba en el exterior a US$ 600.

“Ese valor justificaba cualquier ecuación, inclusive con la menor productividad que tiene la soja en Uruguay”, expuso. Ahora, el valor de la oleaginosa en el mercado internacional es sensiblemente menor y entonces para Urraburu es difícil que capitales argentinos lleguen para producir “algo que no da ganancia en Uruguay”. “No digo que no vengan, pero estamos lejos de una avalancha”, expresó.

Por su parte, el director de la gerenciadora de patrimonios FDI, Mariano Sardáns coincidió con esa visión. “Es posible una salida de capitales, pero no en la medida que se daba antes”, dijo a El Observador. Añadió que “hoy para cualquier argentino es muy fácil abrir una cuenta en Estados Unidos y girar rápidamente”.

El experto indicó que la postura de los economistas cercanos a Alberto Fernández es diferente a la política que llevó adelante Cristina Fernández cuando estuvo al frente del gobierno.

El lunes por la tarde el economista Matías Kulfas uno de los asesores de Fernández se desmarcó de políticas anteriores. En declaraciones a la prensa informó que el candidato a presidente del Frente de Todos no está de acuerdo con instrumentar un cepo cambiario. Kulfas es señalado como uno de los posibles integrantes del nuevo equipo económico. Además, sostuvo que Fernández cree “firmemente en la voluntad de pago y en respetar los compromisos de deuda externa”.

Al respecto, Sardáns explicó que el gobierno de Macri está blindado por el FMI y que el problema lo va a tener el próximo. “Por eso el que tiene que dar un mensaje conciliador es Alberto (Fernández) y eso fue lo que empezó a hacer el lunes de tarde”.

Comercio exterior
El triunfo del kirchnerismo en las PASO genera incertidumbre en exportadores e industriales. El presidente de la comisión de Comercio Exterior de la Cámara de Industrias (CIU), Washington Durán, dijo a El Observador que es difícil prever los pasos que dará el próximo gobierno argentino.
“Nunca se sabe cómo va a actuar este gente; son muy impredecibles”, afirmó. Igualmente, mencionó que “no hay que entrar en pánico” y tomar con cautela el resultado de las PASO. En otro orden, Durán sostuvo que más allá de Argentina, Uruguay tiene que recuperar  competitividad. “Hay que mejorar las condiciones internas, hay que tener una economía que compita en el mundo, no acá en el barrio”, manifestó.
Por su parte, el vicepresidente de la Unión de Exportadores (UEU), Álvaro Queijo expuso que si continúa la devaluación del peso argentino se convertirá en una especie de arancel para entrar en ese mercado.
“Va a haber una pérdida de competitividad muy grande”, pronosticó. Eso afectará directamente las ventas que se hacen a Argentina, pero más aún a las que se realizan a otros mercados donde se compite con exportadores del país vecino, añadió.   
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...