Mundo > Memoria

Así se opuso Jacques Chirac a la segunda guerra contra Irak

"Privilegiar la fuerza sobre el Derecho, sería una gran irresponsabilidad", dijo en 2003 el mandatario francés, fallecido este jueves

Tiempo de lectura: -'

27 de septiembre de 2019 a las 05:04

Vinculado durante décadas, gracias a sólidas amistades, con dirigentes del mundo árabe, Jacques Chirac, que murió este jueves, permanecerá siendo para la historia el presidente francés que, en 2003, se negó a participar en la guerra contra Irak desencadenada por Estados Unidos.

En febrero de 2003, Hans Blix, responsable de los inspectores de las Naciones Unidas, presentó su informe sobre las armas de destrucción masiva en Irak y pidió que se realizaran nuevas inspecciones.

En el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Colin Powell, Secretario de Estado de Estados Unidos, afirmó que Sadam Husein no aceptaba las inspecciones. Convencido de que una guerra desestabilizaría a la región y deseoso de que continuaran las inspecciones, Chirac confía a Dominique de Villepin, ministro de Relaciones Exteriores del gobierno del primer ministro Jean-Pierre Raffarin, la tarea de librar la batalla diplomática en la ONU.

El 14 de febrero, Francia afirma su oposición a la guerra a través de una vibrante declaración de su ministro. Su virulenta acusación es aplaudida, práctica muy poco común en esta institución. 

"En este templo de las Naciones Unidas", dice este allegado al presidente, "somos guardianes de un ideal, somos guardianes de una conciencia. La gran responsabilidad y el inmenso honor que tenemos deben llevarnos a dar prioridad al desarme en paz. Y es un viejo país, Francia, un viejo continente, Europa, que ha conocido las guerras, la ocupación, las atrocidades, que os lo dice".

El 18 de marzo, Chirac declara: "Irak no representa hoy una amenaza inmediata que justifique una guerra. Francia llama a la responsabilidad de todos para que se respete la legalidad internacional. Deshacerse de la legitimidad de las Naciones Unidas, privilegiar la fuerza sobre el Derecho, sería una gran irresponsabilidad".

El jefe de Estado bate entonces todos sus récords de popularidad, con tres cuartas partes de los franceses que se declaran satisfechos con su decisión.

La segunda guerra de Irak comienza al día siguiente, desencadenada por Estados Unidos, aliado con Gran Bretaña. Las relaciones con Estados Unidos se vieron deterioradas durante varios años, pero Chirac ganó un aura innegable en muchos países con esta negativa.

Fuente: AFP

 

El seductor
Si bien formó junto a su esposa Bernadette una pareja política indestructible durante más de medio siglo, el expresidente francés Jacques Chirac, nunca ocultó su amor por las mujeres, su lado "mujeriego".
Casi octogenario, fue sorprendido nuevamente en flagrante delito de seducción en 2009. Mientras su esposa estaba a punto de pronunciar un discurso oficial en Correze, feudo familiar y político de los Chirac, en el suroeste de Francia, el expresidente, sentado detrás de ella, bromea con su encantadora vecina rubia susurrándole al oído.
"Sabe, hay que tener cuidado con las mujeres", le dice, frase captada por una cámara de televisión, rápidamente interrumpida por una mirada furiosa de Bernardette. 
"Tenía mucho éxito. Atractivo y muy juguetón, alegre, las chicas lo perseguían", reconoció la que fue su esposa durante 63 años, en "Conversación", un libro de confidencias sabiamente destiladas, publicado en 2001.
Chirac era muy discreto sobre sus conquistas, a las que recibía a menudo en un apartamento de soltero, informó en 2017 su fiel colaborador, Daniel Le Conte en su libro "Presidente, llegó la noche".
"Cuando tenía una cita con una mujer, era al minuto", cuenta un antiguo chófer del presidente. "Lo dejábamos y nos daba un horario exacto. Lo último que podíamos hacer era llegar tarde". Esto le valió el apodo irónico de "cinco minutos, ducha incluida" en el mundillo parisino.
Pocos años después de su elección a la presidencia en 1995, el rumor público le atribuyó una relación con la actriz italiana Claudia Cardinale. Lo que no desestabilizó a su esposa Bernadette.
"Al principio fue duro, me entristeció. Y luego me acostumbré. Me dije a mí misma que así era, y que había de llevarlo con la mayor dignidad posible", dijo la exprimera dama en un documental en 2016, añadiendo que había pensado en divorciarse pero que nunca se decidió a hacerlo.

 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...