Nacional > DIÁLOGO

Audio de Valdez menciona pedido de "puntita" por refacción del Centenario

La grabación, que escuchó El Observador y que está en poder de la fiscalía, se dio en el correr de 2016 y era sobre la remodelación del Estadio Centenario

Tiempo de lectura: -'

08 de agosto de 2018 a las 16:00

Alcántara: ¿Este tema lo hablo con vos o con la comisión?
Valdez: Conmigo, porque si no el resto de la comisión va a querer una puntita.

Ese diálogo, que escuchó El Observador y que está en poder de la fiscalía, se dio en el correr de 2016 entre el intermediario Walter Alcántara y el entonces presidente la AUF, WiImar Valdez. Por ese entonces, se había creado entre la AUF y el Estado una comisión para estudiar la remodelación del Estadio Centenario pensando en el Mundial 2030, en el que Uruguay se presenta en conjunto con Argentina y Paraguay.

Alcántara había presentado ante la comisión a empresarios que decían representar a la empresa coreana Hyundai y que estaban interesados en el proyecto. Y en el medio de ese proceso se dio el diálogo, en el cual el presidente de la AUF le pide manejar la negociación solo con él.


Sin embargo, en otro audio que escuchó El Observador sobre ese mismo tema, Alcántara le dice a Valdez que hay "tres partes" involucradas en el negocio: ellos dos y una tercera persona que no es mencionada y que actuaba como nexo.

Esa persona es alguien a quien se menciona en ese y otros audios como "Dimitri", otro empresario con vinculaciones con el fútbol, que participó aisladamente en pases de jugadores al exterior, y que fue quien acercó a la empresa coreana. La comisión estaba integrada por autoridades de la Intendencia de Montevideo (Daniel Martínez y Fernando Nopitsch), de la Secretaría de Deportes (Fernando Cáceres y Alfredo Etchandy), de CAFO (Enrique Baldrich) y era presidida por Valdez en nombre de la AUF.

Valdez no recuerda haber dicho lo que surge de los audios, informaron a El Observador fuentes de su entorno, y argumenta que fue editado, pero no explica en qué contexto pudo haber llegado a ser editado. El martes Valdez presentó una denuncia penal ante Alcántara por lo que entiende fueron presiones (ver nota aparte).

Proyecto fallido

Pero la comisión nunca llegó siquiera a la etapa de llamado a proyectos para realizar una licitación. Primero, porque el modelo del Centenario es complejo: la propiedad es a medias entre la Intendencia y la AUF y requiere una arquitectura jurídica de gran alcance.

Pero además, porque el Estado, a través de la Intendencia y de la Secretaría Nacional de Deportes (SND) pretendía un modelo de explotación que no le costara dinero a las arcas públicas, sino que fuera autosustentable por el ganador de la licitación. Y que fuera global: arquitectónico, de financiamiento y ejecución, y de modelo de gestión, informaron a El Observador fuentes de gobierno.

Sin embargo, en ese 2016 Valdez convocó a una reunión de la comisión que presidía argumentando que representantes de la empresa Hyundai estaban interesados en presentar su proyecto. De la reunión, que se realizó en la AUF, participaron los integrantes de la comisión, Walter Alcántara, Dimitri, y tres personas de nacionalidad griega que presentaron documentación que acreditaba representar a Hyundai. Allí ofrecieron un proyecto de remodelación del Estadio con un costo de US$ 250 millones.

La historia se cortó tras un par de reuniones. Fue cuando Cáceres argumentó esa idea de un proyecto global, y les pidió que presentaran una fórmula mostrando cómo se pagaría la remodelación y cómo explotarían la eventual concesión del estadio. Les dijo que en caso de presentar un proyecto concreto, se haría un llamado abierto a otros interesados, informaron a El Observador las fuentes.

Los griegos, Dimitri y Alcántara nunca se volvieron a presentar ante la comisión, que no volvió a recibir otros proyectos, ni ha adoptado ninguna resolución en cuanto a la posibilidad de llamar a una licitación para renovar el Centenario. Lo único concreto fue un llamado de CAFO a presentar iniciativas arquitectónicas, pero que nunca llegaron a la comisión porque no incluían el modelo global que se pretendía.

Ese mismo año, Alcántara sí se presentó como representante de Hyundai en el llamado por la compra de las cámaras de seguridad.

En el audio donde Alcántara se despide de Valdez, que fue publicado el miércoles por El Observador y donde dice que queda "liberado de toda atadura moral" respecto a quien era su amigo, el intermediario también expresa: "No sabés todo lo que yo trabajé por el proyecto del Estadio, todo lo que laburé con los coreanos. Nunca te lo dije, nunca lo vas a saber".

¿Quién es Alcántara?

Walter Alcántara era un personaje conocido del mundo del fútbol. Fue productor ejecutivo de un programa radial, luego proveedor de la AUF con su rentadora de autos, y además lobista que aprovechaba sus contactos comerciales y del fútbol para intentar hacer negocios personales.

Pero en los últimos tiempos se había convertido en un hombre desesperado. Alegaba que había sido estafado, que había perdido todo y que su hija y su esposa tenían serios problemas de salud. Empezó a pedirle dinero a gente del fútbol.

Alcántara conocía a todos los presidenciables. A Wilmar Valdez desde su época en Rentistas, y luego como proveedor de la AUF. A Arturo del Campo lo conocía de Gol al Futuro, un programa creado por el Poder Ejecutivo durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez. En la misma comisión también participó el otro candidato actual a presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Eduardo Abulafia.

Mucho tiempo después, Alcántara volvió a entrar en contacto con Del Campo para solicitarle ayuda para un amigo periodista y el expresidente de Danubio lo asistió.

Hace unos seis meses Alcántara volvió a hablarle para pedirle ayuda económica por los problemas de salud de su familia. El expresidente de Danubio le prestó $5.000 -no fue el único dirigente del fútbol que lo asistió-, y a partir del 9 de julio se intensificó el diálogo entre ambos: Alcántara le dijo en cuatro oportunidades que tenía una información que podía perjudicar a Valdez en su carrera electoral y al mismo tiempo impulsar la de Del Campo.

El empresario finalmente convenció al dirigente y este aceptó que le mandara los audios -que registraban las conversaciones entre Alcántara y Valdez- aunque le solicitó que los editara y le mandara solo las partes sustanciales.

Comentarios