29 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,40 Venta 39,80
9 de agosto 2022 - 5:03hs

Fernando Pereira llegó a la presidencia del Frente Amplio con viento en la camiseta y el apoyo unánime de los sectores y las bases en casi todos los nombres que lo acompañarían en la conducción. Todos, excepto uno. El Partido Socialista y las bases negaron el voto cuando llegó el turno a Ariel Bergamino –designado para presidir la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales (Carifa)– debido a la deuda de más de $ 2 millones que el exvicecanciller había dejado impaga con su sector.  

Pero lejos estuvieron las tensiones de quedar confinadas a aquel episodio de febrero. La creciente rispidez entre varios sectores del FA con Bergamino terminó de estallar la semana pasada y esta vez dejó al dirigente vazquista enfrentado cara a cara con el sector más pesado en la orgánica, y más cuando de vínculos internacionales se trata: el Partido Comunista (PCU). 

Todo empezó cuando el responsable de la Carifa concurrió el lunes 1° de agosto al Secretariado Ejecutivo para brindar un informe sobre el Tratado de Libre Comercio (TLC) con China, sin consultar antes a los sectores. Esa disertación le valió la crítica del delegado comunista Rony Corbo a través del grupo de WhatsApp de la Carifa. Según reconstruyó El Observador a partir de fuentes políticas, Corbo reclamó que el organismo ya no saca "casi nada" (de declaraciones o documentos) y que ese no es "el mejor camino"

El cuestionamiento le valió a Corbo una reprimenda de parte de Bergamino, quien le anticipó que tendría una conversación con el secretario general del partido, Juan Castillo, y el referente de temas internacionales, Jorge Mazzarovich. Consultado para esta nota, Corbo se abstuvo de hacer comentarios, alegando que ya expresó en la interna todo lo que tenía por decir. 

Camilo dos Santos La Carifa se junta cada miércoles en la Huella de Seregni

Dos días después, al reunirse la Carifa en la Huella de Seregni, Bergamino recibió acusaciones por un estilo "unilateral" que llevaba a que los sectores se enteraran "por la prensa" acerca de los posicionamientos del Frente Amplio, y que se le estaba "bajando el perfil" a un espacio que siempre ha sido "de debate". Comunistas, socialistas y el Frente Izquierda de Liberación (Fidel) hablaron en ese sentido, indicaron fuentes políticas. 

El dirigente del Partido por la Victoria del Pueblo, Ángel Vera, pidió que en la interna puedan procesarse informes escritos, en tanto no es posible contrastar opiniones con presentaciones que fueron habladas en un ámbito restringido. El delegado del Nuevo Espacio, Darío Mendiondo, fue crítico con la "metodología" seguida por la actual conducción de la Carifa para procesar los temas. 

Corbo, del Partido Comunista, fue aún más lejos y le reprochó a Bergamino que al cortarse solo estaba incurriendo en la misma actitud que le había recriminado semanas atrás al dirigente de Asamblea Uruguay, Sebastián Hagobian, luego de que este prestara su firma de forma inconsulta para una declaración de jóvenes de la región contra la persecución a opositores del mexicano Andrés Manuel López Obrador. Ese episodio había llevado a Bergamino a poner el grito en el cielo, al punto que trasladó la situación al Secretariado Ejecutivo y la Mesa Política del Frente Amplio. 

Ahora, ante los cuestionamientos de los integrantes de la Carifa, Bergamino no se quedó callado y llegó a comentar de forma sarcástica que quizás había "compañeros que están mal y necesitan ayuda" o que "se toman algo" antes de ir a la reunión, pero que a la Carifa se va "a hablar de política". La delegada de las bases, Mercedes Romero, lo acusó de que no era responsable hablar en esos términos sobre los compañeros, mientras que Eduardo Mernies, del Fidel, sostuvo que esa actitud "no construye". 

Cuba y Foro de San Pablo

Entre las sombras que pesan sobre la figura de Bergamino en la izquierda se incluye el malestar del Partido Comunista de Cuba (PCC), según confirmó El Observador, en un contexto en que la presidencia del Frente Amplio mira a ese país como uno de los destinos de su ronda de contactos internacionales

Las rispideces tienen su origen en los tiempos en que el actual presidente de la Carifa fue embajador en Cuba (2009-2014 y 2015-2017), y el hecho de que en ese entonces recibía en el consulado de La Habana a disidentes comunistas del grupo Cuba Posible, cuyos representantes Lenier González y Roberto Veiga llegaron a estar de visita en Montevideo una vez que Bergamino pasó a ocupar la subsecretaría de Relaciones Internacionales, según recabó El Observador

A eso se suma la publicación este año del libro sobre las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, en el que el exjerarca y asesor cercano a Tabaré Vázquez desliza observaciones críticas hacia el régimen. Entre sus páginas refiere a la "falta de liderazgo político", a que Miguel Díaz Canel es "un presidente digitado desde arriba y sin mayores logros en el ejercicio del cargo recibido", a que hay un "crónico déficit de referentes autónomos" desde el fallecimiento del arzobispo Jaime Ortega. 

"El reimpulso posible se dará en la medida en que Cuba se normalice a sí misma, a partir de lo que fue, lo que es y lo que quiere y puede ser. No hay revolución que dure sesenta años, ni el socialismo que postula es perfecto y definitivo", redacta Bergamino en el texto Cuba - Estados Unidos: Una mirada a la relación bilateral en el siglo XXI. 

Por último, en algunos sectores de la izquierda uruguaya hizo ruido la decisión de suspender el Encuentro Regional Sur del Foro de San Pablo, cuya organización estaba prevista para el 30 y 31 de agosto en Montevideo. La resolución llegó ante la imposibilidad de la secretaria ejecutiva de la conferencia, Mónica Valente –quien es dirigente del Partido de los Trabajadores de Lula Da Silva– de participar de ese evento, en pleno proceso electoral en Brasil. 

Consultado para esta nota, Ariel Bergamino prefirió no hacer comentarios. 

Temas:

Frente Amplio Rony Corbo Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar