Economía y Empresas > Dinero digital

Buscan que empresas de blockchain europeas se instalen en Uruguay

Un uruguayo radicado en Suiza pretende incentivar que compañías del viejo continente usen a Uruguay como plataforma de lanzamiento de esta tecnología hacia América Latina 

Tiempo de lectura: -'

12 de diciembre de 2018 a las 05:04

“Es como la invención del email. Si hubiésemos pensado que el email era todo internet, nos hubiésemos perdido el 99% del potencial desarrollo que tenía esa herramienta. Las criptomonedas son eso, simplemente la primera buena aplicación de la tecnología blockchain”.

Con ese paralelismo, el uruguayo radicado en Suiza hace dos años, Pablo Coirolo, definió al blockchain como la nueva tecnología que está naciendo en el mundo y que representa todo un horizonte de nuevas oportunidades en el desierto virtual. A partir de esta premisa, el empresario con un máster en finanzas y sistemas de información trabaja desde agosto de este año con el fin de que empresas del exterior –particularmente desde Europa- vengan a Uruguay a “instalarse para desarrollar todo el software de esa tecnología en el país para utilizar a Uruguay como posible plataforma de lanzamiento para el resto de América Latina”. Coirolo fundó en setiembre de este año Crypto Bay Montevideo, con el fin de ser "un puente digital" entre Europa y Uruguay. 

La primera empresa en visitar Uruguay estos días, según comentó Coirolo, fue Blockchain Aeternity, una firma con sede en Liechtenstein valorizada en US$ 100 millones, que llegó para evaluar al país con la intención de analizar la posibilidad de que la compañía se instale en zona franca.

“El blockchain es el internet del valor. Cuando se comenzó con internet se trataba más de la comunicación y el marketing, que luego desembocó en ventas. Hoy en día el blockchain permite transferir valor de un país a otro y de una persona a otra de forma directa. No hay necesidad de tener intermediarios confiables como bancos o un Banco Central en el medio, lo que abre una cantidad enorme de posibilidades para el desarrollo de distintos tipos de soluciones”, explicó Coirolo.

El blockchain (o cadena de bloques) es una base de datos compartida que funciona como un libro para el registro de operaciones de compraventa o cualquier otra transacción. Es la base tecnológica del funcionamiento del bitcoin, por ejemplo. Consiste en un conjunto de apuntes que están en una base de datos compartida online en la que se registran mediante códigos las operaciones, cantidades, fechas y participantes. Al utilizar claves criptográficas y al estar distribuido por muchos ordenadores (personas) presenta ventajas en la seguridad frente a manipulaciones y fraudes. Una modificación en una de las copias no serviría de nada, sino que hay que hacer el cambio en todas las copias porque la base es abierta y pública.

En este sentido, el empresario aseguró por ejemplo que se puede garantizar toda la trazabilidad del ganado como ocurre en Uruguay sin que el sistema pueda ser hackeado, a diferencia de lo que sí puede ocurrir al estar fundada en base de datos como en el presente.

“Esta nueva tecnología que está naciendo en el mundo no puede ser hackeada, por eso hay empresas multinacionales que ya están implementando este tipo de soluciones. Se genera un ecosistema de empresas que comienzan a desarrollar valor sobre internet, como pueden ser soluciones para la educación o fintechs”, prosiguió.

El bitcoin y las criptomonedas

Un caso paradigmático durante los últimos meses en lo que tiene que ver con blockchain fueron las criptomonedas, particularmente el bitcoin. Según explicó Coirolo, el bitcoin implicó el primer caso de buen uso de la tecnología de blockchain. Lo que se logró, señaló el empresario, fue que un activo digital por primera vez no sea copiable: “Cada bitcoin está identificado y no puede ser replicado”.

Además, al haber 21 millones de bitcoins en el mundo porque está determinado matemáticamente, aunque haya mayor demanda no va a haber mayor producción, acotó, por lo que se entiende que su producción limitada va a hacer subir el precio en algún momento.  

Sin embargo, dicha moneda cayó en un año de algo más de US$ 19 mil a poco más de US$ 3 mil, lo que representó una caída de precio estrepitosa luego de una ascenso exponencial. “Lo que produjo la baja fue que al caer el precio los compradores de menor monto dejaron de demandar, por ejemplo en Corea del Sur que representaba el 15% de las compras cuando subía día a día. En definitiva disminuyó la cantidad de participantes en el mercado”, comentó el empresario.

El bitcoin nació en 2009 y su precio operó por debajo de los US$ 10 hasta 2011. No alcanzó los US$ 100 hasta 2013 y no fue hasta principio de 2017 que superó los US$ 1.000. A fine de ese año sobrepasó los US$ 10.000 la unidad. En la actualidad cotiza a US$ 3.427. Su pico histórico lo había alcanzado en diciembre de 2017, al llegar a cotizar US$19.798 cada bitcoin. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...