Fútbol > ENTREVISTA

Carballo y un desafío que ganó con convicción, entrenamiento triple y psicología

El volante cumplió su deseo de volver al tricolor y lo celebró con otro título; contó las claves del equipo, la predicción que le hizo el Guti en Sexta y los compañeros que más los sorprendieron

Tiempo de lectura: -'

18 de diciembre de 2019 a las 05:01

En el mes de enero Felipe Carballo comenzó a visualizar su regreso a Nacional. El volante que estaba en Sevilla recibió el llamado desde la sede de 8 de Octubre y se encendió el deseo de volver a Los Céspedes para ponerse la blanca, luego de quedar en medio de una salida un poco abrupta hacia el fútbol español que no cayó bien en los bolsos, quienes querían disfrutarlo un tiempo más.

Actualmente, el volante de 23 años le pasa raya a una temporada que le salió redonda, que comenzó con el título de la Supercopa, idas y vueltas en el equipo hasta ganarse la titularidad y un cierre de año con gol y triunfos clásicos, además del Campeonato Uruguayo.

Mientras disfruta de sus primeros días de vacaciones, recibió a Referí y repasó cómo fue su 2019 y las claves del tricolor.

¿Cómo surgió la posibilidad de volver a Nacional?

Sucedió en enero, en los primeros días. Se habían puesto en contacto conmigo y con mi representante, pero Sevilla estaba un poco duro en ese tema porque querían que me quedara en Europa. Mi deseo era venir a Uruguay porque no había tenido una experiencia muy buena cuando me fui y quería venir para estar cómodo, a sentirme en mi casa. Resigné mucho en lo económico y capaz que también se puede decir que en lo futbolístico, pero ahora, viéndolo desde este punto, te digo que no, que también saco ventaja de eso. Y fue todo muy rápido como se dio, porque viajé de un día para el otro y cuando llegué a los tres días fue la final de la Supercopa y ya estaba jugando. Fue todo de golpe.

Después fue alternando hasta que contra Juventud se ganó el puesto y no lo soltó más…

Sí, tal cual. Cuando estaba Eduardo (Domínguez) él había apostado por mí, él me había llamado, y jugué casi todos los partidos con él. Es verdad que no le fue bien al equipo, el rendimiento de todos no fue el esperado. Después, cuando vino Álvaro (Gutiérrez), me tocó estar más relegado, estuve muy pocos minutos. A mitad de año me llegaron algunas ofertas para irme y Sevilla quería que fuera de vuelta para Europa, para sumar minutos en algún lado. En ese momento hice fuerza para quedarme, les dije a mi padre (el preparador físico Javier Carballo) y mi representante que me quería quedar acá y que me iba a ganar el puesto, que lo que precisaba era una oportunidad.

Y la oportunidad se dio contra Juventud (en el Intermedio). Porque los dos volantes, el Rafa (García) y el Gabi (Neves), tenían cuatro amarillas y había que guardarlos para el clásico. Por suerte salió redondito contra Juventud, después pude jugar el clásico y ahí pude agarrar la titularidad en el equipo.

Y en ese clásico se dio el gusto de marcar un gol.

Sí, ese gol fue de rebote pero vale uno. Lo importante en ese clásico fue cómo se dio todo, que pasamos a Peñarol en la Anual y que fue un clásico redondito que ganamos 3-0. Jugamos un partidazo y me parece que eso nos impulsó a que después nos fuera como nos fue.

¿Cómo vivió el momento de ese gol en un clásico y en el Centenario?

Estaba contentísimo. Todos sueñan con hacer un gol clásico, quizás no de esa forma, y fui a festejarlo con Guille Cotugno que fue el que pateó. Estábamos muy contentos los dos y todo el equipo. Fue como la frutilla de la torta.

También marcó un golazo por la Libertadores en Brasil, ante Mineiro, para el triunfo 1-0, que fue seleccionado entre los mejores por Conmebol. ¿Cómo lo recuerda?

Ese fue distinto. Fue una manera distinta de vivirlo porque ahí no estaba teniendo minutos y muchas veces ni siquiera era convocado. Me tocó entrar en los últimos 10 minutos y cuando vi el espacio y que Mati Zunino me la tiró, ni lo pensé y definí por arriba del arquero. Y ahora que lo veo fue un gol muy lindo, porque cuando estás en el momento no pensás si hacer eso o si tirarla al medio, y la verdad que salió todo redondo.

Este plantel de Nacional tuvo un nivel muy parejo, parecía que había que estar atento a tener una oportunidad para ganarse el puesto y luego cuidarlo, ¿lo considera así?

Sí, teníamos un plantel muy amplio y muy bueno. Los jugadores que estaban, los que vinieron a mitad de año y los juveniles, entre todos había mucha competencia y eso fue un punto fuerte del plantel. Cualquier jugador que entraba no se notaba la diferencia, no se sabía quién era titular o el suplente. Y eso es lo que le gusta a los entrenadores, que se la hagamos difícil, y en ese sentido creo que debe haber estado muy cómodo Álvaro.

¿Cómo fue Gutiérrez como entrenador? ¿Ya lo conocía?

Lo tuve en Sexta y en ese momento no jugaba porque era chiquitito y flaquito. Varias veces me dijo que a pesar de la situación no me fuera, que no dejara el fútbol, que yo iba a crecer y jugar en Primera. Y así fue. En ese último año de Sexta hubo un Sudamericano sub 15, fueron muchos jugadores a la selección y ahí me empezó a poner de carrilero, jugaba de carrilero con él. Y cuando subí por primera vez a Primera división a hacer la pretemporada Álvaro era él técnico así que lo conozco muy bien y él a mí.

Este año Sebastián Eguren contó que dejó el fútbol por usted. “Yo miraba todos los partidos y deseaba que a Carballo le fuera bien, o que jugara él antes que yo (…) Ahí me dije: ‘Estoy loco. No puedo jugar más al fútbol si estoy deseando que el que está compitiendo conmigo para entrar juegue antes que yo’”, relató. ¿Estaba al tanto de la anécdota?

Sí. Con Seba me llevaba muy bien. Tenemos una gran relación. Cuando estaba en Primera me apoyaba mucho en él, era como un padrino. Jugaba en mi posición, me explicaba muchas cosas, siendo compañeros se quedaba después de los entrenamientos a ayudarme a girar, a para la pelota, a controlar de una forma o de otra. Por más que éramos competencia, por así decirlo, a él nunca le importó, siempre me daba para adelante, quería que jugara. Siempre le voy a estar agradecido, es una persona espectacular.

¿Con qué jugadores se reencontró en este plantel?

En este plantel se dio que muchos jugadores nos conocíamos de juveniles. Con Guzmán Corujo hicimos todas las juveniles juntos. Gabi Neves, Rodri Amaral y Matías Viña eran un año más chicos, pero coincidimos en algunas categorías. Papelito (Fernández), Luis Mejía y el Rafa (García), estaban cuando estuve en la anterior etapa en el club. Con la gran mayoría nos conocíamos y con los que no nos conocíamos hubo una afinidad tremenda entre todos. Lo destaqué, ese fue uno de los puntos fuertes del plantel, que era un gran grupo, nunca hubo recriminaciones, siempre fue todo muy lindo y eso suma un montón a la hora de jugar y estar en la cancha.

¿Hubo jugadores del plantel que lo sorprendieron por su rendimiento este año?

Sí, muchísimos. Por ejemplo, a Santi Rodríguez no lo conocía y es un jugador espectacular para la edad que tiene, hace cosas de crack. Después, Mati Viña también. Lo conocía desde hacía tiempo y en Primera había coincidido con él, sabía el jugador que era pero nunca había tenido esa confianza que agarró este año y fue espectacular, lo llevó a estar en la selección y a ser el mejor jugador del campeonato, sin duda.

¿Qué le dejó este título?

Una alegría inmensa. Cuando me fui de Nacional habíamos ganado el Uruguayo Especial de 2016 y el primer Intermedio. Este año, en mi primer partido ganamos la Supercopa y ahora en fin de año coronarlo así, se me hace espectacular. Porque si uno está en Nacional es para ganar títulos, fue el objetivo y se logró.

¿Y qué va a pasar en el futuro, va a seguir en Nacional, vuelve a Sevilla?

En principio, en enero tengo que presentarme allá, por contrato tengo que ir a entrenar. Después se verá qué sucede. Ellos deciden mucho, tienen la mayor parte de mi ficha, pero siempre con mi consentimiento. Y se verá ahí. Tengo muchas ganas de seguir acá, cerrar el año de esta forma es espectacular, te impulsa a querer seguir. De mí parte voy a hacer todo lo posible, aunque no depende 100%, entonces voy a disfrutar estos días de vacaciones y después ver qué será de mi futuro.

En su primera etapa en Nacional se supo que se cuidaba a rajatabla, hacía entrenamientos adicionales o iba a la pista de atletismo para mejorar, ¿este año hizo algún trabajo especial?

Sí. Cuidarme y entrenar aparte lo hago siempre. Porque como siempre digo: mis virtudes la mayoría son entrenadas y trabajadas, entonces no puedo dar ventaja en se sentido. Si no me hubiera cuidado y preparado como me preparé, cuando me tocó jugar con Juventud después de no haber participado por muchísimo tiempo, se iba a notar a la legua que no jugaba hace tiempo. Pero me fui manteniendo, entrenando el doble o el triple que mis compañeros, porque eso es lo que hay que hacer. El jugador que no es titular tiene que entrenar el triple para equiparar lo que no se hace en los partidos y creo que esa fue la ventaja que tuve.

¿Trabajó en aspectos psicológicos o de motivación?

Nunca fui de hacer eso. Pero este año, en ese tiempo que no jugué la estaba pasando bastante mal, iba a entrenar y sabía que no tenía chance de jugar por más que dejara todo en el entrenamiento. Eso me tiraba un poco abajo, me desanimaba. Y un día decidí ir al psicólogo, a Jesús Chalela, a quien le agradezco un montón, y él me comentó varias cosas que te hacen reflexionar y pensar, quizás no tanto a la hora jugar, pero sí en el día a día para estar contento. Y eso después se ve reflejado a la hora de entrenar y de jugar. Me ayudó un montón

¿La psicología fue una herramienta más que sumó a su preparación?

Es una herramienta más. Hoy en día el jugador de fútbol no es solo físico y técnico, tiene que tener la cabeza 100% bien y ni hablar del descanso y la alimentación, los otros entrenamientos invisibles, que son fundamentales.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...