Rusia 2018 > RUSIA 2018

Cavani, de jugar descalzo en las calles de Salto a ser el 9 celeste

El Matador recargó baterías en Salto y ya palpita su Mundial como 9

Tiempo de lectura: -'

30 de mayo de 2018 a las 05:00

Edinson Cavani mira los Nike Hypervenom III que usará en el Mundial de Rusia 2018 y arquea las cejas: "De jugar descalzo en las calles de Salto a tener unos Nike"... Deja el remate de la frase con una sonrisa que tiene aire a nostalgia.

Tras el evento de presentación de los calzados especiales que usarán los jugadores de Uruguay equipados por esa marca, el Matador atiende a los medios de prensa.

A los periodistas locales se le sumaron varios argentinos. En una carpa improvisada a espaldas del complejo de entrenamiento de Danubio, José María Giménez y Matías Vecino dan sus notas.

Cinco metros más al fondo, en una carpa más VIP que la VIP espera Cavani. Un seguridad hace puerta y la puerta permanece siempre cerrada. Mientras, su hermano-representante Walter Guglielmone coordinaba el ingreso y egreso de los medios.

Todo parece de una pompa excesiva hasta que se está frente a frente con el Matador, un tipo que destila sencillez.

Por algo el lunes cuando se tenía que reincorporar a los entrenamientos de la selección prefirió volver de Salto en un ómnibus de línea y sacarse fotos con pasajeros y transportistas.

"He disfrutado mucho con mi familia antes del Mundial que creo que es la carga anímica más grande que se puede tener por la energía y la motivaación. Ahora hay que volver física y mentalmente a seguir la línea que uno traía del año", le dice a Referí y Ovación a la vez, dado que la agenda se vio sobrepasada.

Jugar su tercer Mundial es motivo de orgullo: "Poder formar parte de este proceso que hace muchos años que está junto a mis compañeros, los que ya no están más los que se sumaron últimamente poder jugar un tercer Mundial es algo muy importante para nuestro país y para nosotros. No es una carga para nada, es motivo de orgullo".

Cuando se le destaca el gran momento en que llega, con 40 goles en la temporada 2017-2018 con la camiseta de Paris Saint-Germain, replica inmediatamente: "¡Mirá que hice 50 goles el año pasado!". Pero cuando se le agrega que esta temporada ganó más títulos intenta restarle importancia: "Son momentos; la temporada y los números te marcan que venís de una gran temporada, pero lo que viene es otra cosa, es otra competición y nunca se sabe hasta el momento de estar ahí. Los de la selección son compañeros diferentes a los que tengo en el club, es una competición más corta, es todo distinto. Hay que llega de la mejor forma e ir partido a partido para ver cómo marchan las cosas".

"El deseo y soñar es algo importante, no solo para el futbolista sino para cualquier persona. Te da fuerza y motivación para dar los pasos que se necesitan. Sin preparación física no podés competir; trataremos de alinear todo eso", expresa.

Sobre el recambio y la llegada de jóvenes talentos que le dieron otro aire futbolístico al equipo dice: "Es algo muy positivo que hayan llegado desde hace no tanto tiempo y que estén respondiendo en la forma que lo están haciendo. Positivo no solo para delanteros sino también para todo el equipo".

Intuye, aunque en realidad ya sabe, que este será un Mundial distinto para él. De aquel botija que volanteaba en Sudáfrica 2010 para liberar a Diego Forlán y Luis Suárez en ataque y el hombre que en 2014 debió olvidarse de hacer goles para marcar a Steven Gerard y Andrea Pirlo, ahora se verá un centrodelantero neto.

"En todos los equipos he vivido estos procesos. Cuando llegué a Palermo, en Napoli cuando jugaba con Marek Hamsik que era volante ofensivo y el Pocho Lavezzi que le gustaba volantear por lo que tenía que dar una mano en la marca, los primeros años en PSG. Estos dos últimos años me tocó estar como centrodelantero, incluso en mi selección. Es mi manera de jugar esa de ir, venir y correr. Pero como hace ya un tiempo que estoy jugando en la posición que me gusta eso genera confianza. Las expectativas son buenas y los deseos son los mejores; veremos qué es lo que pasa y hasta dónde se puede llegar" dice. .

Alemania, Brasil, Argentina y España son sus candidatos: "Creo que van a estar peleando con nosotros los primeros puestos", dice. A las risas. Pero soñando a la vez.

El compañero de andanzas

En los mundiales, Cavani tuvo primero como compañero de habitación al Loco Abreu y luego a Nicolás Lodeiro. Ahora lo compartirá con el Cebolla Rodríguez: "El gaucho es un crack, tenemos una muy linda relación".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...