25 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,30 Venta 39,70
8 de marzo 2023 - 5:00hs

Por Clive Cookson

Científicos de cuatro de las principales universidades del mundo se han unido para investigar los orígenes de la vida en la Tierra y buscar procesos biológicos similares en otras partes del universo.

El sábado en la reunión anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia en Washington, las universidades de Cambridge en el Reino Unido, de Harvard y de Chicago en EEUU y de ETH Zürich en Suiza anunciaron la formación de lo que han llamado la Federación de Orígenes.

Más noticias

“Creo que la vida está integrada en las leyes de la física del universo”, dijo Didier Queloz, uno de los líderes de la iniciativa, quien ejerce cargos tanto en Cambridge como ETH. Fue codescubridor del primer exoplaneta — un planeta que orbita una estrella que no es nuestro sol — en la década de 1990.

La búsqueda de larga data de vida extraterrestre — ya sean simples microbios o civilizaciones avanzadas —será impulsado por nuevas misiones interplanetarias a las lunas de Marte y Júpiter y por observatorios como el telescopio James Webb, dijeron los científicos fundadores. La investigación complementaria se centrará en el surgimiento aún desconocido de la vida en la Tierra misma.

“Vivimos un momento extraordinario en la historia”, dijo Queloz. Los científicos han identificado más de 5000 exoplanetas y creen que solamente en la Vía Láctea existen miles de millones.

“El descubrimiento de muchos planetas diferentes ha cambiado el pensamiento de los científicos”, dijo Queloz. “Hemos encontrado una gran diversidad de sistemas planetarios y muchos de ellos son bastante diferentes del sistema solar”.

Su colega de Cambridge Emily Mitchell, bióloga evolutiva, cree que la existencia de vida a un nivel básico seguramente se extiende por toda nuestra galaxia, a juzgar por la velocidad con la que surgieron los microbios en la joven Tierra hace unos 4,000 millones de años.

El laboratorio de Mitchell está buscando pistas sobre la vida extraterrestre de la evolución bioquímica temprana de los primeros microbios en la Tierra. “A medida que comenzamos a investigar otros planetas”, dijo, “las biofirmas podrían revelar si el origen de la vida misma y su evolución en la Tierra son sólo un feliz accidente o parte de la naturaleza fundamental del universo, con todas sus complejidades biológicas y ecológicas".

Pero el descubrimiento de vida extraterrestre probablemente no sería un evento único y claro. "Es poco probable que un anuncio de detección de vida provenga de una sola pieza de datos", dijo Heather Graham, astrobióloga del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

“Si obtenemos un resultado realmente positivo de un vehículo de exploración de Marte o de un telescopio, tendremos que mirar de otra manera para confirmarlo. Hemos comenzado a pensar en la detección de vida y la detección de biofirmas como conjuntos de datos en lugar de piezas de datos singulares".

Kate Adamala, de la Universidad de Minnesota, está investigando los orígenes de la vida mediante la creación de células sintéticas simples en su laboratorio. “La química está lista para crear vida, pero crear una vida inteligente es mucho más difícil”, dijo.

“Además, una forma de vida inteligente podría enfrentar grandes desafíos para mantenerse con vida”. Las civilizaciones extraterrestres podrían tender a destruirse a sí mismas con sus tecnologías avanzadas, sugirió.

Queloz estuvo de acuerdo en que, aunque la vida a nivel básico probablemente impregna el universo, las civilizaciones de alta tecnología podrían ser extremadamente raras. “A medida que obtienes más conocimiento, se vuelve más fácil destruirte a ti mismo. Tal vez nos espera una especie de fin del mundo", dijo.

Temas:

Financial Times espacio

Seguí leyendo

Te Puede Interesar