Espectáculos y Cultura > Cine

Coco: solo muere lo que se olvida

Cinco razones para ver el filme que va camino al Oscar

Tiempo de lectura: -'

17 de enero de 2018 a las 19:00

1. Primera persona

Que Coco se sienta como una carta de amor a la cultura mexicana tiene una explicación. Adrián Molina, estadounidense nacido en México, era apenas un pasante en Pixar cuando se enteró de que estaban haciendo una película sobre esa tierra tan cercana para su familia.

Después de probar su valía en filmes como Ratatouille y Toy Story 3, Molina llegó a codirigir la película junto a Lee Unkrich. Ambos decidieron que la única manera de reflejar de manera certera a México era conociéndolo de primera mano, por lo que realizaron seis viajes al país, en los que recorrieron, aprendieron y se empaparon de la riqueza de su cultura y la relevancia que el Día de los Muertos tiene allí.

2. Coco, no Miguel

Si bien la historia sigue los pasos de Miguel y su familia, el nudo de la película está en Mamá Coco, su bisabuela. La mujer, senil y en sus últimos años de vida, representa a las grandes matriarcas de las familias mexicanas. En ella está basado el gran mensaje de la película: solo muere lo que se olvida. La elección del título es, sencillamente, perfecta.


3. México desatado

Pocos espectadores saldrán de la sala de cine sin ganas de visitar tierras aztecas. Su propuesta visual es la más avasallante y colorida en la historia de las producciones de Pixar, y resulta imposible no enamorarse de su fantástica paleta de colores fluorescentes. En Coco, los homenajes a mexicanos ilustres de su cultura son muchísimos: Frida Khalo, El Santo y Cantinflas son solo algunos de los que hacen acto de presencia mientras Miguel intenta llegar a Ernesto de la Cruz. Cualquiera querría estar muerto si el destino es esa tierra encantada llena de música, sueños y color. Y más aun si entre las posibilidades está visitar a la familia cada año.

Cualquiera querría estar muerto si el destino es esa tierra encantada llena de música, sueños y color.


4. Respeto

Las grandes historias que tomaron aspectos culturales para engrandecer su propuesta se basaron siempre en el respeto y la fidelidad al material de base. En Coco los acentos, por ejemplo, son tan genuinos como la admiración a la cultura que transmite la película. Cada creencia o costumbre está tratada de una forma que todo se eleva en un conjunto perfecto. Los mexicanos se sentirán orgullosos y aquellos que al principio dudaron tendrán que rendirse ante una de las mejores historias originales que han salido desde Pixar.

5. Recuérdame

Los ojos empañados, las ganas de conocer más sobre la propia familia, el deber de no olvidar. Eso es lo que se lleva el espectador cuando sale de ver Coco. El mensaje, dosificado por las risas y su fuerza visual, es poderoso: no te olvides de los que estuvieron antes que vos, porque ellos viven a través de esos recuerdos. Las referencias más sutiles, aquellas que funcionan como islas en la gran historia, son las más eficaces. El triste momento en que una vieja calavera se desvanece sola, mientras el viento de esa tierra muerta/viva se lleva sus restos. La resignación de Héctor al saber que su destino es el olvido definitivo. La escena en el cenote. Así como pasó con el comienzo de Up: una aventura de altura, con el final insuperable de Toy Story 3 o la historia de amor de dos robots en Walle-E, Pixar deja al espectador con el corazón en la mano y con la vista nublada de lágrimas.


Comentarios