18 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
28 de noviembre 2017 - 5:00hs

La cifra acumulada impacta, pero si la inversión de los albos se desglosa por mes, sería en el entorno de US$ 1.150.000, un número que está acorde a lo que los clubes grandes de Uruguay inyectan mes a mes para competir en todas sus categorías.

Tras la igualdad frente a los violetas, los tricolores, para seguir con posibilidades de título, deben ganarle a Sud América y que Fénix venza a los del Parque Rodó en el Franzini. En caso de que eso no se dé, el próximo fin de semana Nacional bajará la cortina a un año complicado en el que mirará por TV los principales festejos.

Pero más allá de los resultados, hay cuestiones de fondo que parecen más preocupantes.

¿Qué talento del club que integre el plantel principal es transferible en este momento?

Nacional tiene 11 jugadores formados en su cantera. Hay tres que ya fueron transferidos al exterior y están de regreso: Alexis Rolín, Diego Arismendi y Gonzalo Bueno.

Hay algunos que todavía no debutaron en Primera aunque entrenan en Primera: Gabriel Neves y Axel Müller. También el tercer golero Gabriel Araújo.

Después están Matías Viña, Diego Coelho y Facundo Labandeira que ya han asomado en el primer equipo pero aún no son fijos en las convocatorias. Lo mismo Guzmán Corujo, titular el domingo ante Defensor Sporting y en la última fecha del Apertura contra Sud América.

Una de las grandes joyas de la cantera que se proyectó al primer equipo es Agustín Rogel. Pero sus pobres rendimientos le hicieron perder el puesto con Rolín.

Por último están Alfonso Espino y Leandro Barcia, ya consolidades desde hace años en el primer equipo y que por su edad no cotizan como jóvenes talentos para los mercados internacionales.

"Nacional necesita vender", repitieron los dirigentes cuando saltaron a la palestra pública los números rojos del pasivo, que rondan los US$ 16 millones.

Así se terminó malvendiendo a Felipe Carballo en una operación de US$ 2,9 millones de la que Nacional se quedó con US$ 1,5 y el 17% se lo llevó un intermediario español. El volante le había dado otra dinámica al mediocampo y había levantado el nivel del equipo. Le costó varios partidos a Martín Lasarte encontrar en Matías Zunino un reemplazante.

El camino del año

En este final de año, la historia parece repetir lo ocurrido en el Apertura. En el primer semestre Defensor Sporting le ganó 3-2 a Nacional en la penúltima fecha y en la última debió ir al Capurro, donde la viola dependía de sí misma para ser campeón. Los albos debían superar a Sud América, como ocurrió, pero el conjunto de Eduardo Acevedo ganó su partido y se quedó con el título.

Para el próximo fin de semana, la situación es parecida pero con la Anual en juego, luego de que Peñarol ya se asegurara el título del Torneo Clausura.

De esa forma, por segunda vez en la temporada, Nacional no dependerá de sí mismo y deberá esperar una manito de Fénix.

La única alegría tricolor en la temporada fue la consagración en el Torneo Intermedio, un certamen que se estrenó este año y que está muy lejos de tener la importancia de un Apertura o Clausura.

Con su conquista, tras ganarle la final a Defensor, los albos se aseguraron un lugar en la definición de la Copa Uruguaya ante el ganador del Campeonato Uruguayo, en otra nueva disputa que, por ahora, poco incentiva.

En la actividad internacional, los albos lograron pasar la fase de grupos, segundos por detrás de Lanús, hoy finalista del certamen, pero cayeron en los octavos de final frente a Botafogo.

En el partido de ida, jugado en el Parque Central, perdieron 1-0. El partido fue recordado por el penal que no pitó el juez chileno Julio Bascuñán a favor de los locales, lo que derivó en un reclamo de José Luis Rodríguez, presidente tricolor, ante la Confederación Sudamericana del Fútbol para que el árbitro no dirigiera más partidos internacionales. En la primera final de la Libertadores, ¿quién fue el árbitro? Bascuñán.

En el partido de vuelta, en Brasil, Botafogo ganó 2-0 y cortó la ilusión copera de los albos, que en la fase de grupo ganaron dos partidos, empataron dos y perdieron otros dos. Fue una copa amarga.

El orden de Lasarte no alcanzó

A nivel de cuerpo técnico, Martín Lasarte mantuvo el plantel que ganó el Uruguayo Especial, si bien para el segundo perdió a dos valores importantes como Rafael García y Santiago Romero, dos referentes del equipo.

El entrenador albo tuvo un momento de rispidez con la dirigencia a raíz de la situación de Rodrigo Amaral. El club, de acuerdo con el representante del futbolista, Daniel Fonseca, autorizó al volante juvenil a que fuera a entrenar al Campus de Maldonado para ponerse en forma, sin consultar al técnico del equipo, quien quedó por fuera de la determinación.

El técnico también quedó en medio de una tensión entre futbolistas y su ayudante de campo, Rodolfo Neme, quien finalmente fue cesado de su cargo sin que el club diera detalles en profundidad de lo ocurrido.

En el plano directivo, la gran apuesta fue la ampliación del Parque Central, con resultados ya a la vista con el estreno de los nuevos palcos y obras a gran escala que ilusionan a los hinchas.

"Creció el Parque Central que está quedando una belleza, entregamos el 100% de los palcos que estaban previsto entregarse a partir de agosto, se hizo la primera bandeja en la Abdón Porte. En Los céspedes se hicieron obras en dos canchas que vienen muy bien, una como la del Parque y también se están reparando la de sintético que tuvo unos pequeños inconvenientes. Es un año de mucho trabajo de todos los dirigentes, queríamos coronarlo con un campeonato, pero ahora hay que remarla más fuerte. Igual la esperanza es lo último que se pierde", dijo ayer Heber Lambert en Tirando Paredes que se emite por AM 1010.

Hasta ahora los dirigentes, no realizaron una autocrítica por la temporada. Primero porque la misma no se terminó. Y segundo porque han apuntado sus baterías al arbitraje, solicitándole días atrás una audiencia al Colegio de Árbitros, y a la Mesa Ejecutiva por la fijación del Olímpico para el partido contra Rampla Juniors la semana pasada.

"Sabíamos que la audiencia con el Colegio de Árbitros era para manifestar nuestra preocupación por algunas cosas. Creo que el nivel de los jueces en Uruguay es bajo, ayer (por el domingo) todo el mundo vio situaciones muy puntuales. Los vio todo el mundo, esperemos que el Colegio se cargue las pilas, que empiecen a entender que el fútbol moderno se juega de otra manera y que no se aplica la ley de las compensaciones", afirmó Lambert.

En el mismo medio, José Luis Rodríguez fue más escueto: "Los arbitrajes del Clasura no han sido buenos, el del domingo fue tan malo como los demás; la audiencia no sirvió absolutamente para nada".

Tampoco terminó sirviendo el elevado presupuesto. Nacional tiene la sensación de que el Urugayo 2017 ya se le terminó.



Temas:

Martín Lasarte Nacional

Más noticias de Referí

Te Puede Interesar