Dead Cells: la leyenda del prisionero sin cabeza

Un nuevo videojuego aporta dinamismo y entretenimiento puro y duro en un formato que ya es un clásico

Tiempo de lectura: -'

06 de agosto de 2018 a las 04:50

Los subgéneros aparecen como hongos después de la lluvia. Constantemente surgen nuevas maneras de definir en forma específica las peculiaridades de un concepto –en este caso, un videojuego– y, así, destacar sus principales virtudes. Dead Cells se presenta entonces como un nuevo aporte al metroivania: la combinación balanceada entre los juegos Metroid y Castlevania, o sea, juegos de plataforma donde se avanza conforme se eliminan enemigos de creciente dificultad y se mejoran las armas y escudos.

Sin embargo, hay una influencia todavía aún más poderosa para Dead Cells y esto es el Prince of Persia. Tanto su jugabilidad –el sistema de salto y combate refiere casi que exacto al legendario antecedente– como su entorno –en ambos se encarna a un prisionero que busca escapar de una mazmorra o calabozo– son muy similares, con el aliciente de que Dead Cells es bastante más macabro y siniestro. Tanto es así que el protagonista es un prisionero recientemente decapitado, quien vuelve a la vida luego de que una misteriosa sustancia toma posesión del cadáver. Una vez que se pone en movimiento, debe recolectar armas, armaduras y mejoras permanentes. Por ejemplo, las células muertas del título son recompensas específicas que dejan a su paso algunos enemigos caídos. Todo permitirá avanzar más fácilmente en cada intento de enfrentamiento con distintos enemigos y criaturas.

Porque –y este dato no es menor– al momento de morir o perder se vuelve sistemáticamente al inicio de manera invariable (lo que recuerda también al Prince of Persia). Pero también con cada muerte se aprende algo de algún enemigo, de alguna armadura o de algún tipo de arma. El protagonista sale golpeado pero mejorado, lo que le servirá en su próximo intento.

Frustración adictiva

Aunque el juego se edita oficialmente el próximo 7 de agosto para PC, macOS, Linux Nintendo Switch, PlayStation 4 y Xbox One, ya circula para algunos formatos una versión beta (muy jugable, dicho sea de paso) en el que ciertos elementos del juego ya son reconocibles. Primero, que los escenarios no se conservan entre intento e intento. Cada vez que se quiere escapar, la pantalla cambia y se vuelve desconocida (así como la organización y la potencia de nuestros enemigos). Segundo, hay por lo menos cuatro "jefes finales" ya establecidos en distintas partes y momentos del juego: estos son The Incomplete One, The Watcher, The Assassin y The Hand of the King y se los conoce con el nombre colectivo de Keepers.

Del protagonista se sabe poco y nada. Se lo conoce solo bajo el nombre de El Prisionero e incluso ignoramos el crimen por el que se lo ejecutó. En su actual condición de decapitado –en lugar de cabeza la sustancia que lo revive le da una suerte de llama flotante– no habla, pero demuestra algunas actitudes corporales según la situación (como enojo, frustración y desconcierto) mediante clarísimos gestos; una frustración que el jugador puede llegar a compartir al momento de cada muerte. No obstante, es innegable la adicción que provoca el juego.

dead cells.jpg

Casi imposible

Para el estudio Motion Twin, Dead Cells es un acto de amor. Los franceses llevan desarrollándolo desde 2001, nada menos, o al menos así lo contó el productor Steve Filby en una reciente entrevista. "Desde que fundamos el estudio, tenemos la idea. Es un proyecto que nace de la pasión. Un juego que está pensado para un nicho, para aquellos que aman los juegos duros, de avance casi imposible, con un hermoso arte pixelado y una dificultad casi ridícula", dijo. Al ser consultado sobre si esta definición no afectará el éxito del juego, Filby no se preocupó. "Es para un cierto tipo de jugador, uno que entiende cómo jugarlo. Uno que sabe que de las armas o las armaduras que elija, dependerá su triunfo", añadió.

Filby parece tener buenas razones para no preocuparse más allá de las teóricas. Dead Cells lleva más de 730 mil copias vendidas solo en la preventa vinculada a la versión beta. Todo parece indicar que cuando se produzca el lanzamiento oficial muchos gobernarán los destinos del Prisionero mientras busca su escape.

Comentarios