Opinión > EDITORIAL

Desorden y opaca transparencia

El orden administrativo y la transparencia exigibles a todo gobierno son requisitos que flaquearon en la administración anterior, generando quejas de la actual y nuevos cruces internos en el Frente Amplio

Tiempo de lectura: -'

03 de junio de 2015 a las 15:57

El orden administrativo y la transparencia exigibles a todo gobierno son requisitos que flaquearon en la administración anterior, generando quejas de la actual y nuevos cruces internos en el Frente Amplio. Pero la corrección de las claudicaciones en la era Mujica tampoco está siendo completa, como lo evidenció la reciente negativa de la alianza de izquierda a habilitar una comisión parlamentaria que investigara denuncias de la oposición sobre el funcionamiento del Fondo para el Desarrollo (Fondes). Este organismo fue creado por José Mujica en 2011 con aportes del Banco República, para financiar a cooperativas de trabajadores que se hacían cargo de empresas privadas que habían quebrado.

En unos pocos casos la ayuda fue fructífera, al permitir la recuperación sostenida de actividad y fuentes de trabajo. Pero en otros se volcaron millones de dólares en emprendimientos que prontamente demostraron ser inviables y cerraron, a un costo en recursos fiscales que pudo evitarse si se hubieran realizado previamente estudios técnicos precisos de factibilidad. Una comisión preinvestigadora, formada por dos diputados frenteamplistas y uno nacionalista, utilizó esa mayoría para rechazar el planteo opositor de escudriñar la concesión de préstamos a las cooperativas.

El diputado blanco Rodrigo Goñi, promotor de la investigación, sostuvo que faltó "transparencia" en el manejo del Fondes, denuncia basada en la presunción de que muchos créditos fueron otorgados con más voluntarismo político que con realismo económico. El legislador oficialista Alfredo Asti argumentó que el rechazo dispuesto por la preinvestigadora se basó en que el requerimiento opositor carecía de "la seriedad, la entidad y la oportunidad" exigidas por la ley. Pero además de que las denuncias de Goñi no parecen carecer de seriedad, ciertamente es oportuno y de entidad investigar la adjudicación de créditos fiscales que se perdieron por imprevisión gubernamental. El planteo opositor, por otra parte, tuvo cierta forma de confirmación en el intento del presidente Tabaré Vázquez de reformar el Fondes, buena medida que frustraron la oposición sindical y el MPP de Mujica.

Este cuestionable rechazo de una acción elemental de control sobre el manejo de fondos públicos en forma cristalina y acertada ha coincidido con desavenencias internas en el FA por un caos administrativo dejado por la administración Mujica en muchas dependencias públicas, así como errores en licitaciones y gastos que, como en el caso del Fondes, fueron mal planificados. Miembros del gobierno anterior, incluyendo al exdirector de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Gabriel Frugoni, y al senador del MPP y exsubsecretario de Desarrollo Social, Lauro Menéndez, salieron a protestar públicamente por las acusaciones de sus correligionarios del nuevo Poder Ejecutivo.

Pero las claudicaciones anteriores son obvias. Además del fiasco del Fondes, lo demostraron las leyes caídas por incurrir en violaciones a la Constitución y hasta por estar mal redactadas, a lo que se agregan otros casos de desorden administrativo, detectados ahora. A diferencia de lo que ocurre en otros países de la región, nada indica casos de corrupción. Son innegables, sin embargo, los descuidos y errores de gestión que ahora se procuran corregir, meta acertada a la que le falta, sin embargo, transparencia en el caso del Fondes que a nadie que tenga certeza de que no se hizo nada indebido debería incomodar.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...