Fútbol > HISTORIAS

Diego Aguirre en Catar: la cuarentena entre barbijo, libros, cocina y curso de inglés

El entrenador permanece en Doha debido a que están cerradas las fronteras, esperaba para esta semana a su familia que debió cancelar el viaje, y solo sale de su casa para correr una hora por día y para ir al supermercado

Tiempo de lectura: -'

06 de abril de 2020 a las 05:00

Vive solo en Doha y a 13.000 kilómetros de su familia que está en Montevideo. La Liga de Catar se suspendió hace algunas semanas y debido a ello, trabaja online con sus compañeros del cuerpo técnico y los futbolistas. El coronavirus tiene eso. Esta semana su esposa y sus hijos iban a estar con él en el país asiático, pero debieron postergar el viaje. De todas formas, se las ingenia para hacer pasar las horas de cuarentena, la misma que hay en Uruguay, no obligatoria. Así son los días de Diego Aguirre del otro lado del mundo.

“Dentro del desastre mundial, estoy bien, esperando que pase esto. El fútbol quedó en un segundo plano porque las preocupaciones van mucho más allá de eso y ahora estamos todos preocupados con la situación de salud primero que nada y después esperando a ver qué pasa y cómo sigue todo”, explicó Aguirre a Referí.

En Catar no hay cuarentena obligatoria, “estamos en la misma situación que Uruguay y la gente la respeta mucho. Yo salgo a hacer las compras al supermercado con barbijo y una vez por día corro una horita por la rambla de acá”, indicó.

“Mi familia estuvo acá en Doha hasta poco antes de que todo empezara a ponerse mal, pero está todo bien. Este momento es difícil de entender porque no sabés lo que puede durar. Eso genera esta incertidumbre. Nadie sabe si va a durar dos semanas más, un mes, dos meses o cinco meses más”, comentó.

También habló de cómo lo afecta psicológicamente el tema del coronavirus. “Trato de no bajonearme. Es lo que hay, hay que esperar que pase y a otra cosa, no queda otra”.

El 15 de abril la Federación Catarí de Fútbol va a definir si se suspende el torneo –en el que su equipo, Al Rayyan, marcha segundo– o si se pone alguna fecha para que continúe.

“Faltan cinco partidos, se paró todo. Al principio, cuando recién había surgido la pandemia acá, algunos días entrenamos con grupos de cuatro jugadores manteniendo las distancias, pero después eso no se pudo hacer, así que ahora lo hacen monitoreados por nosotros. Obviamente que no es lo mismo porque al jugador le cuesta estar mentalizado como para volver a competir rápidamente. No es lo mismo estar parados una semana que un mes”, dijo el DT que supo llevar a Peñarol a la final de la Copa Libertadores de América de 2011.

La incertidumbre que reina en el mundo y del cual el fútbol no está exento, obviamente que también se vive en el país asiático.

“Tenemos que estar preparados para lo que sea, pero creo que todo indica que la competencia no va a volver a corto plazo y quizás esos cinco partidos se disputen antes de la temporada que viene”, indicó.

Las fronteras están cerradas, tanto en Catar como en Uruguay. Pero Aguirre por ahora, no tiene la cabeza puesta en el regreso a Montevideo.

“No pienso en si vuelvo ahora o no. Ese problema después lo veo. Lo que debo solucionar acá es qué va a pasar y después, de alguna manera a Uruguay llego. La frontera en Catar, para mí que soy uruguayo, no está cerrada. No quiero ni averiguar cómo llegar allá igual. No puedo adelantarme porque acá todo va cambiando día a día. Hoy está cerrado y capaz que la semana que viene está abierto. Quiero esperar para tener solucionada acá la situación para ver qué hago. Trato de no preocuparme demasiado de las cosas porque creo que no está bueno buscar soluciones a situaciones que todavía no sé qué ocurrirá en el futuro”.

La distancia normalmente agranda las cosas que se viven y más cuando la familia está muy lejos.

Por eso, Aguirre admite que vive “con preocupación porque trato de estar informado y es un problema durísimo para el mundo, durísimo lo que pasará el día después cuando las cosas vuelvan a la normalidad. Va a quedar un problema tremendo social y económico. La verdad que lo veo con mucha preocupación, pero trato de no enroscarme demasiado porque hay que dejar que las cosas vayan pasando”.

En Catar hasta el momento hay menos fallecidos que en Uruguay por el coronavirus, solo tres y hasta el domingo, eran 1.325 casos positivos.

“Estamos en una situación bastante parecida a Uruguay, salvo que hay más de 1.000 contagiados; no son cifras muy alarmantes. Yo creo que no se puede dejar de tener en cuenta los problemas económicos que puede traer esto para el país, para la gente”, agregó el técnico.

El Mundial de Catar 2022 sigue en pie, aunque las obras por ahora se paralizaron. “Faltan dos años y medio todavía y tienen todo organizado. Esto no afecta para nada por el momento. El tema de los estadios está muy avanzado. Son ocho estadios nuevos y hay tres que ya están terminados y en menos de un año, los otros también estarán prontos”, explicó Aguirre.

Leer, cocinar, aprender

El tiempo libre hay que saber sobrellevarlo y más en soledad. Más allá de esas horas de teletrabajo con sus compañeros de cuerpo técnico, el resto del día hay que compensarlo.

Así cuenta Aguirre cómo hace: “Leo, tomo clases de inglés online todos los días con un profesor una hora y así voy llenando las horas. Yo sé algo de inglés, pero está bueno practicar. Ahora estoy leyendo ‘El método Monchi’, que trata sobre el director deportivo de Sevilla, quien tuvo un éxito bárbaro y consiguió muchos títulos con el club, varias copas de Europa League. Me lo mandaron por PDF y lo leo en mi iPad. Está interesante porque aparte tiene que ver directamente con mi trabajo. Es parte de lectura, pero también siempre se aprende”.

Confiesa que no se mete mucho en Netflix y que si bien, de vez en cuando mira alguna película, “no soy de mirar mucho las series”.

Cuando corre por la extensa rambla que tiene Doha “no hay ni gente por la calle, a veces me cruzo con alguno”.

Por otra parte, sostiene que cumple con lo que el gobierno de aquel país pide y se queda en su casa, si bien no es obligatorio.

“Yo cumplo bastante la cuarentena, salgo solo a correr o al supermercado algún día. No estoy con gente. Es una responsabilidad que debemos tener”.

Aguirre cuenta que cuando va al supermercado, se pone barbijo. Solo en esa ocasión. “No es que esté obsesionado con eso, pero cuando puede haber gente, sí lo llevo puesto”.

Con su familia habla todos los días. “Mateo, mi hijo más chico, ya está en primero de liceo y estudia con clases online. Mis hijas mayores, María Paz y Josefina, están en casa, estudian también online, y la mayor trabaja desde allí cumpliendo la cuarentena”.

El técnico admitió que no se destaca en la cocina, pero se defiende y hasta consigue buena carne.

“No soy muy bueno, cocino para sobrevivir nomás. Bien simple. Aparte cocinar para uno solo, también es aburrido. Me hago alguna pasta, carne a la plancha, arroz, omelete y no salgo de eso. Consigo carne uruguaya buenísima acá, así que estoy bien en ese sentido”.

Entre plato y plato, clases de inglés online, algún que otro libro, sus corridas por la rambla de Doha y las compras con barbijo incluido, Diego Aguirre deja pasar los días en cuarentena, extrañando como nunca a su familia y a sus amigos.

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...