Fútbol > PEÑAROL

Dudas y certezas de Diego López

Llevadas cuatro fechas del Torneo Clausura el entrenador mirasol comienza a presentar muestras de su idea

Tiempo de lectura: -'

14 de agosto de 2018 a las 05:00

De a poco Peñarol se va acomodando en el terreno de juego y los jugadores van captando la idea de Diego López, quien planteó un partido que en efectos del resultado buscado, pareció casi no tener fisuras. Luego de realizar algunas pruebas, parece ir encontrando un equipo que le empezó a dejar mejores réditos que en las primeas fechas.

La defensa con la llegada de Carlos Rodríguez parece estar pronta para ir creciendo. Tras la salida de Ramón Arias se abrieron muchas incógnitas, pues el jugador demostró ser un líder nato. Acompañado de Fabricio Formiliano se presentaron como una de las duplas de zagueros más consistente del Campeonato Uruguayo.

Pero el arribo del argentino Carlos Matheu no estuvo a la altura de la vara dejada por Cachila, ni tampoco cerca de lo que precisa un equipo grande para su defensa central. Diferente a la aparición de Carlos Rodríguez, quien demostró en sus tres encuentros disputados, que tiene todo lo que precisan los carboneros.

Los laterales eran aviones y de a poco fueron perdiendo vuelo. La incógnita que se mantiene con Guillermo Varela, que tiene contrato pero está a la espera de una salida por lo que no es tenido en cuenta, más la salida de Hernán Petryk, quien continúa su carrera en San Martín de Tucumán, dejaron el lateral derecho libre, a la espera de alguna aparición de emergencia.

Con Mathías Corujo lesionado, Giovanni González comenzó en el puesto, por más de no ser natural, y tuvo buenas y no tan buenas. Pero un desgarro lo dejó afuera del partido ante Liverpool y López tuvo que echarle mano a la cantera. Con tan solo 17 años, Ezequiel Busquets tuvo la gran oportunidad que siempre soñó. Anteriormente había saltado a la cancha, en el Torneo Intermedio, para disputar 12 minutos frente a Defensor Sporting, pero ésta escena era totalmente diferente.

Durante el partido, el carrilero oriundo del Chuy, demostró un orden táctico digno de resaltar para su corta edad, además de buena técnica de marca y precisión con el balón dominado. En el segundo tiempo, cuando el delantero de Liverpool, Federico Martínez, lo atacó, cumplió con creces.

Sin dudas su pasado como número 10 y luego como volante central, además las horas compartidas con el José "Chueco" Perdomo en las formativas de los mirasoles, le dieron un aprendizaje diferente que lo supo volcar en el lateral. Cuando pudo pasó al ataque, no reventó la pelota, por contrario trató de salir siempre jugando y su defensa fue férrea.

En el sector zurdo no hay mucho cuestionamiento desde que llegó Lucas Hernández a Peñarol. El lateral se fue afianzando y tuvo rendimientos que lo transformaron en uno de los jugadores más queridos por la hinchada, además de un habitual titular en las oncenas de los entrenadores.

Doble cinco de experiencia

La posición de Cristian Rodríguez en la zona de volantes le dio otro funcionamiento al equipo, mejoró, tuvo mayor ida y vuelta y creación ofensiva. La ubicación del capitán le da otra visión para poder ayudar con la marca y de llegar con mayor aire y claridad al área rival.

Además, desde hace un buen tiempo, Guzmán Pereira se transformó en un baluarte en la mitad de la cancha, lo que le quita tanta preocupación a sus compañeros a la hora de recuperar.

Las dudas, en los extremos

El entrenador Diego López probó por primera vez con Ignacio Lores desde el arranque del partido. El jugador debutó ante Wanderers, en la tercera fecha, y una vez puesto a punto y con una adaptación de tres semanas, el DT se la jugó por el ex Ascoli.

Arrancó jugando por izquierda, por delante de Lucas Hernández, no inquietó lo que se esperaba pero cumplió con una excelente asistencia en formato de centro. Con un zurdazo preciso al centro del área, dejó solo para definir a Gabriel Fernández, en el primer gol.

Por su parte, Agustín Canobbio no estuvo cerca de los grandes rendimientos mostrados en su arranque con la camiseta aurinegra. Desde hace un tiempo dejó la regularidad, tanto en las convocatorias para ser titular, como en su rendimiento. Su mayor aporte frente a Liverpool fue un disparo de derecha que pudo desviar Jorge Bava, por encima del travesaño.

La duda para el próximo partido se puede llegar a plantear nuevamente en ese sector, ya que fue el de más bajo nivel ante los negriazules de Belvedere.

Rodrigo Rojo demostró en la primera parte del Clausura y en los partidos de Copa Sudamericana, ser uno de los más regulares. El cansancio en el último partido del plano internacional, frente a Atlético Paranaense, le jugó en contra para poder proyectarse tanto en defensa como en ataque y terminó observando el partido contra Liverpool desde el banco de relevos.

Por ese sector ya fueron probados anteriormente, desde la llegada de López a los carboneros: Fabián Estoyanoff, Maximiliano Rodríguez y hasta Franco Martínez, quien es volante central y tuvo que dar una mano frente a River Plate como extremo y de lateral ante los brasileños.

El doble nueve, no se toca

Desde la recuperación de Lucas Viatri, se planteó una duda en la atmosfera mirasol. ¿Podían el argentino y Gabriel Fernández jugar juntos? La respuesta la brindó el Memo López ante Liverpool.

Ambos jugaron los 90 minutos, el Atracador regresó a demostrar su valía y sacrificio para el equipo y el "Toro" convirtió un hattrick por primera vez con la camiseta de Peñarol, que le sirvió para ganar el partido y para demostrar que la decisión del entrenador fue por demás acerada.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...