Economía y Empresas > CPA Ferrere

Economía crece pero Argentina y Brasil suman incertidumbre

Acontecimientos políticos pueden repercutir en comercio y turismo

Tiempo de lectura: -'

28 de junio de 2017 a las 05:00

La situación económica en Uruguay "luce buena", pero con incertidumbres que muestran una recuperación de la economía todavía "frágil". A eso se suma un escenario político complejo en Brasil y Argentina que introduce más incertidumbre de cara a fin de año. Con esos conceptos se abrió este martes la reunión sobre Coyuntura Económica organizada por la consultora CPA Ferrere. Aunque se espera que la economía local crezca a tasas de 3,1% y 2,8% en 2017 y 2018, respectivamente, los pronósticos están atados a los países vecinos y al desenlace que tengan algunos acontecimientos en el corto y mediano plazo.

El economista Santiago Rego señaló que en el caso de Argentina, un resultado electoral adverso para el oficialismo de Mauricio Macri en las elecciones legislativas de octubre próximo puede poner fin al escenario de tipo de cambio real apreciado. Eso porque podría darse un proceso de salida de capitales con corrección cambiaria.

"En un escenario de estabilidad de Argentina y no de crisis en Brasil vamos a seguir estando caros en dólares, porque esencialmente la región va a seguir estando cara", dijo Gabril Oddone.


Hasta ahora un peso argentino más fuerte ha beneficiado a Uruguay y lo hace más competitivo en precios con los bienes y servicios que intercambia con el país vecino. Eso quedó reflejado principalmente en la última temporada de verano, que tuvo una llegada masiva de argentinos.
En tanto, aunque el escenario económico en Brasil es "menos benigno" que el año pasado, Rego indicó que la "parálisis política" continúa comprometiendo la recuperación y eso hace que las reformas necesarias sean difíciles de concretar. En las últimas horas se sumó la eventualidad de un posible juicio político contra el presidente Michel Temer. Un eventual efecto en los mercados financieros podría repercutir de forma negativa sobre el comercio de bienes que Uruguay tiene con el vecino norteño.

Crecimiento asimétrico

El economista y socio de CPA Ferrere Gabriel Oddone sostuvo que la economía uruguaya dejó atrás la fase de estancamiento, pero aclaró que el crecimiento se está dando de forma asimétrica y concentrada en pocos sectores de actividad con escasa generación de puestos de trabajo. Según dijo, ese "rebote" de la economía tiene características similares a las de los años 90. Entre ellas mencionó un tipo de cambio depreciado que sostiene el consumo, una región cara y en particular Argentina, sectores transables "severamente afectados en sus márgenes", un mercado laboral con dificultades y la inversión que crece a tasas bajas.

"Lo que las autoridades están experimentado estas últimas semanas es que tienen muy buenos datos que exhibir en materia de crecimiento y de inflación. Sin embargo, el clima no está tanto mejor. Ni los empresarios parecen estar suficientemente contentos y los trabajadores enfrentan la amenaza del mercado laboral", dijo Oddone.

A modo de ejemplo, subrayó que pese a la mejora de la economía, el aumento generalizado de la morosidad bancaria muestra que la salud financiera de las empresas y las familias "está lejos de estar mejorando". Ese indicador pasó de 1,7% en abril de 2014 a 4% en abril de este año.

La inflación "afloja"


La consultora espera que la inflación cierre el año en 6,8% y dentro del rango meta. Para el 2018 los pronósticos apuntan a que la inflación se ubique en 7,9%. Estas proyecciones asumen que el dólar cerrará el 2017 en $ 29,5 y en $ 32,5 el año próximo.

Según Oddone, hay varios indicadores que muestran que el "aflojamiento" de la inflación tiene probabilidades de consolidarse. Una es la moderación en los precios de frutas y verduras respecto a un año atrás y la otra el tipo de cambio.

La moderación de los precios también se ha expandido a otros bienes de la canasta de consumo. En la actualidad hay 30% de los productos que crece por debajo del 3% interanual y 52% que aumenta por debajo de 7%, graficó Oddone.

Dólar débil

Sobre la evolución del dólar, Rego sostuvo que se espera que el billete verde "siga débil", debido a que el escenario macroeconómico de Estados Unidos y la agenda de medidas de Donald Trump que todavía no se materializa permite pensar que las tasas de interés se mantendrán bajas al menos por un año. En ese contexto, destacó la mejora de las economías emergentes, con un crecimiento más generalizado de los países BRICS. En ese sentido, dijo que las tasas bajas y el repunte de los emergentes implican la vuelta de fondos de inversión hacia la región y el mantenimiento de la presión al alza sobre las monedas locales.

Comentarios