Cargando...
Gustavo Petro

Mundo > colombia

El desafío de Petro en Colombia: reemplazar la renta petrolera y perderse US$ 13,500 millones en exportaciones

Gane quien gane en el balotaje deberá dar respuestas en un escenario caracterizado por altas tasas de desocupación, pobreza e indigencia. Ni a Gustavo Petro ni a Rodolfo Hernández les será fácil gobernar. Ninguno tendrá mayoría en el Congreso. Un repaso de las propuestas

Tiempo de lectura: -'

31 de mayo de 2022 a las 05:04

Solo en las elecciones de 2002 y 2006, cuando se impuso Álvaro Uribe, las elecciones presidenciales colombianas se definieron en primera vuelta. En esta ocasión, sin embargo, el país llegará al balotaje del 19 de junio en un escenario inédito, marcado por el final del uribismo y la emergencia de un fuerte movimiento social que demanda urgentes respuestas.

A ninguno de los dos candidatos le será sencillo gobernar. Hoy, cuando el Acuerdo de Paz con las FARC y su implementación parecen lejanos y la pandemia comienza a quedar atrás, la agenda está dominada por la pobreza, la indigencia y la desocupación, además de los desafíos que plantean la narcoguerrila y los grupos paramilitares de derecha.

Tras la recuperación económica del 10,6% de 2021, la pobreza e indigencia todavía se encuentran por encima de los niveles previos a la pandemia en Colombia. La pobreza se redujo al 39,3% durante 2021, en comparación con el 42,5% que alcanzó en 2020, pero continúa siendo mayor al 35,7% de 2019, según el Departamento Nacional de Estadísticas (DANE).

La indigencia, en tanto, bajó al 12,2% frente al 15,1% de 2020. Según los datos oficiales, 1,3 millones de colombianos salieron de la indigencia. Sin embargo, 19,6 millones continúan inmersos en la pobreza -perciben menos de US$ 89 al mes- y, de ellos, 6,1 millones de personas viven con menos de US$ 37 mensuales, lo que les impide solventar una canasta básica alimentaria.

Al panorama se suma la desigualdad de ingresos. Medida por el coeficiente de Gini -en el que 0 representa la ausencia de desigualdad y 1 la desigualdad máxima-, el indicador se ubicó en 0,523 en 2021 contra un 0,544 del año anterior. Una muy leve mejora. Según el Banco Mundial, el país exhibía ya antes de la pandemia uno de los niveles más altos de desigualdad en el mundo. El contexto se completa con una tasa de desempleo urbano del 12,7% y un nivel de informalidad laboral que alcanza a uno de cada dos asalariados.

Más allá de las estadísticas oficiales, la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia, que reúne a una veintena de organizaciones sin fines de lucro, le puso cifras al invisibilizado problema del hambre en un país que, además de ser la cuarta economía de América Latina, es productor de alimentos: de los 50 millones de habitantes, 21 millones están en la pobreza y 16 millones de ellos comen dos o menos veces al día.

Qué proponen los candidatos

"¿Qué exportamos nosotros? Carbón, petróleo y cocaína. Los tres producen violencia, no solo la cocaína. Para sacar petróleo matan comunidades", lanzó en plena campaña Gustavo Petro. Poco después, Álvaro Pardo, su asesor para la transición energética, matizó la afirmación. "Nunca hemos dicho que llegaremos a cero hidrocarburos. Se irá reduciendo la explotación petrolera hasta un nivel de un mínimo esencial", afirmó.

El tema es central. El diagnóstico de Petro y su equipo subraya la necesidad de cambiar la matriz productiva del país. Afirman que de ganar las elecciones impulsarán el reemplazo de la renta del petróleo. De lograrlo será una verdadera hazaña. El sector generó exportaciones por unos US$ 13,500 millones en 2021. La tercera parte de las exportaciones totales. Las manufacturas y el agro, los sectores con los que Petro buscará compensar esos ingresos, tendrían que duplicar sus ventas al exterior.

Petro ha sido siempre un defensor a ultranza del medio ambiente, posición que lo enfrenta con la industria petrolera, pero que a la vez es uno de sus principales activos políticos. Su objetivo es no autorizar nuevas exploraciones, aunque aclaró que conservará los contratos vigentes en la materia. No así las iniciativas que contemplan el fracking y la búsqueda offshore, impulsadas por el gobierno saliente, por ahora suspendidas y judicializadas. Desde la Asociación Colombiana de Petróleo y Gas sostienen que bloquear nuevas búsquedas implicaría "una pérdida de unos US$ 4,500 millones de aportes fiscales entre 2022 y 2026". Además, afirman que Colombia también perdería el autoabastecimiento a partir de 2028.

Las propuestas de Petro, además, incluyen una reforma agraria. La idea es aprovechar las tierras fértiles improductivas mediante un aumento de impuestos a los latifundios de más de 500 hectáreas que no produzcan y, en última instancia, comprarlos para entregarlos a las comunidades rurales. Una propuesta por demás disruptiva. Tanto como la lanzada en materia petrolera. Por el lado de las finanzas públicas, Petro ha insistido en campaña que subirá los impuestos vigentes a los sectores de altos recursos para aumentar los presupuestos en educación y salud. También dijo que reducirá la presión tributaria a las pymes agrícolas que produzcan con energías limpias.

Otra iniciativa de Petro que ha causado mucha polémica es la de avanzar con una reforma previsional que combina tres ejes: uno no contributivo, otro contributivo y uno complementario. En Colombia hay 6 millones de adultos mayores de 60 años, y solo el 28% cuenta con una pensión para su vejez. Su idea es que todos los asalariados coticen hasta cuatro salarios mínimos al Colpensiones, la Administradora Colombiana de Pensiones, una empresa estatal vinculada al Ministerio de Trabajo. El excedente podría ser derivado a las Administradoras de Fondos de Pensiones. El proyecto ha sido calificado por sus opositores como “expropiador”. Petro, además, propone pagar 500 mil pesos mensuales a unos 3 millones de adultos mayores en condición de vulnerabilidad.

En el caso de Rodolfo Hernández, su discurso se ha caracterizado hasta el momento por un tono populista y casi siempre centrado en el combate contra la corrupción. Con propuestas difusas, el candidato afirma que no avanzará con ninguna reforma tributaria, que impulsará una tarifa general del Impuesto al Valor Agregado del 10% que no incluirá los bienes de la canasta familiar y que se enfocará en el ahorro del gasto para, una vez más, reducir la corrupción. En materia previsional, un rubro donde se concentra el mayor peso del gasto público, Hernández propone la creación de un salario mínimo para los adultos mayores sin pensión. Además, aseguró que lanzará un esquema de incentivos para generar empleo en el campo y promover la autoconstrucción de caminos en las zonas rurales.

Un factor a tener en cuenta es que muchas de las reformas que prometen impulsar desde el gobierno los candidatos deberán pasar por el Congreso, donde ninguno tendrá mayoría. Un escollo difícil de sortear, en especial para Petro, que de llegar a la presidencia deberá construir alianzas capaces de hacer viable un programa mucho más disruptivo que el de Hernández.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...