20 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,25 Venta 39,75
16 de septiembre 2019 - 5:00hs

El extupamaro José Mujica llegó al gobierno en marzo de 2010 con la reforma del ferrocarril como una de sus banderas. Cuando todavía era candidato a presidente por el Frente Amplio (FA), Mujica repitió en más de una oportunidad –incluso en un evento con los 19 intendentes del país– que habría ferrocarril. Sin embargo, después de algunas ofertas de inversores extranjeros que no prosperaron y una pulseada con los trabajadores que terminó perdiendo el gobierno, la gestión de Mujica terminó sin pena ni gloria en materia de transporte de carga ferroviario. 

De hecho, ese fue uno de los "paquetitos atados" que Mujica dejó para su sucesor, Tabaré Vázquez, entre los que también estaba la regasificadora y el puerto de aguas profundas. 

En octubre, cuando ya era presidente electo, Vázquez reconoció en una entrevista con Océano FM que no se había avanzado en el tren de carga. "Se mantiene todo igual y hay que reconocer cuando se logran objetivos o cuando no se logran. Pero este es un objetivo que el Uruguay tiene que lograr, por varios motivos. El primero, porque abarataríamos el precio del flete de carga. En segundo lugar, estaríamos descargando nuestras carreteras del enorme peso que tienen las cargas, que aumentaron 200 veces con respecto a 10 años atrás", señaló entonces Vázquez. 

Diego Battiste

Sin embargo, los cambios más importantes que tendrá el transporte de carga llegarán de la mano de la segunda planta de celulosa de la finlandesa UPM, que puso como una de las condiciones para confirmar la inversión la concreción del Ferrocarril Central, una vía ferroviaria que unirá Montevideo con Paso de los Toros a lo largo de unos 273 kilómetros. La obra, que se realizará mediante la participación público-privada, demandará unos tres años de trabajos y una inversión de US$ 1.000 millones. 

En promedio, los trenes que circulen por la vía Montevideo-Paso de los Toros transportarán un promedio de cuatro millones de toneladas anuales, una cifra que disparará las estadísticas del transporte de carga en Uruguay, que por el momento son muy magras. 

Según los datos a los que accedió El Observador, el transporte de carga uruguayo trasladó en 2018 unas 411 mil toneladas. Con esos registros, la actividad está en sus mínimos históricos desde que se creó, en 1952, la Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE). Sin embargo, desde 2011 ya no es AFE quien gestiona el transporte de carga en el país, sino la sociedad anónima Servicios Logísticos Ferroviarios (SELF), de la que el organismo estatal es accionista mayoritario. 

Las propuestas en campaña

Al igual que en 2014 –y con el impulso que se espera le dará UPM al transporte de carga– el transporte ferroviario y las propuestas para ese sector volvieron a aparecer este año en los programas de gobierno de los partidos políticos con más chances de obtener el gobierno en las próximas elecciones de octubre. 

Con diferentes énfasis, tanto el documento programático del Frente Amplio (FA), como el del Partido Nacional y el Colorado tienen propuestas para este sector. 

En el caso de la coalición de izquierda, el programa que llevará adelante si es electo presidente el candidato Daniel Martínez destaca que los gobiernos frenteamplistas fueron los que "realizaron las mayores inversiones en infraestructura ferroviaria de los últimos 40 años". Sin embargo, el documento agrega que "se continuarán realizando fuertes inversiones en maquinarias y recursos humanos". 

Si el FA llega al gobierno, según el programa, fomentará el uso del ferrocarril, ya que se trata de "una manera eficiente, confiable, competitiva y segura" de transportar cargas, aunque esto precisará de la incorporación de "moderna tecnología de la información y comunicación" para incorporar a la gestión del ferrocarril. 

Las propuestas del oficialismo no terminan sin antes afirmar que se fortalecerá AFE, que deberá "relanzarse como operador estratégico y logístico tanto para su infraestructura como también como operador de cargas y pasajeros". 

Diego Battiste

Si el programa del FA afirma que en los últimos años se invirtió como nunca, los del Partido Nacional y Colorado dicen exactamente lo contrario. El programa de Luis Lacalle Pou, por ejemplo, asegura que en la última década "la carga transportada de tren pasó de 1,3 millones de toneladas a 400 mil" y que las causas de ese fenómeno, entre otras, están en la "mala gestión", así como la falta de "inversión y mantenimiento". Para revertirlo, los nacionalistas proponen "aplicar un plan quinquenal para la recuperación de máquinas y vagones, así como para la compra de locomotoras". 

"Estas medidas de reconstrucción irán acompañadas por un cambio total en la gestión, que incluirá la participación de operadores privados para lograr un mejor aprovechamiento de los 1.600 kilómetros de red que están actualmente en servicio". 

En esa misma línea, el programa del candidato colorado Ernesto Talvi asegura que en materia de infraestructura física y transporte la inversión ha sido "absolutamente insuficiente", por lo que el país necesita "urgentemente un shock de inversiones". "Uruguay requiere un cambio en la modalidad de transporte carretero a uno multimodal que incluya en mayor proporción el transporte ferroviario y fluvial", agrega el documento, que se titula "Un pequeño país modelo". 

Si es electo presidente, Talvi "sueña" con aprovechar el "capital importante" de AFE con una "fuerte inversión en materia ferroviaria", lo que incluirá nueva maquinaria. 

"El transporte por ferrocarril se vuelve muy competitivo a medida que aumenta su recorrido. Por lo que se orientará a las empresas ferroviarias cargas extrafronteras, buscando captar las que pasan por ejemplo por los puertos de Montevideo y Nueva Palmira. En este sentido, se incentivarán acuerdos internacionales de integración para efectivizar el tránsito por vías brasileras y/o argentinas". 

Wilfredo Rodríguez, el presidente de AFE, aseguró en una entrevista con El Observador en 2017 que la llegada de UPM será "un antes y un después" para la historia del ferrocarril, que en sus épocas doradas llegó a transportar 1,5 millones de toneladas. Para ver si esto se cumple, sin embargo, habrá que esperar tres años hasta que el próximo presidente inaugure la obra del Ferrocarril Central y, con ello, la esperanza de que se reactive el transporte ferroviario. 

Temas:

Gobierno Decisión 2019 política Elecciones 2019 Programa de gobierno Frente Amplio Partido Nacional Partido Colorado Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar