El mouse vertical, otra opción a la hora de usar una computadora

Profesionales estudian las ventajas de hacer uso de este tipo de dispositivo

Tiempo de lectura: -'

21 de agosto de 2018 a las 08:10

Muchas profesiones y actividades requieren pasar horas con el teclado y el mouse. Con el paso de los años, se crearon diferentes modelos de mouse orientados a evitar lesiones de la mano y mala postura, y así mejorar las condiciones de trabajo.

Un ejemplo de esto son los mouses verticales, que no son actuales pero ahora son más conocidos ya que Logitech lanzó su MX Vertical.

Existen ciertos aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de hacer uso del mouse para evitar posibles lesiones en la mano, como por ejemplo que la mano descanse completamente arriba del mouse, que no esté tensa, que la muñeca no esté doblada, el brazo debe estar encima de la mesa y el codo permanecer inmóvil. También se debe de mover el mouse con toda la mano y hacer pequeñas pausas para mover la muñeca y los dedos, así aliviar la tensión muscular y de las articulaciones.

En 2013 Paulo R.V. Quemelo y Edgar Ramos Vieira estudiaron la biomecánica del uso del mouse vertical con respecto a uno convencional, y según concluyeron podía haber menos pronación de la muñeca (es decir, que el brazo no se ladea tanto) y se podía disminuir su extensión, pero era necesario un tiempo para familiarizarse con esta nueva manera de usar el mouse. De hecho, lo del tiempo necesario para acostumbrarse lo comentan en Ars Technica al probar el nuevo ratón de Logitech, sobre todo si no se está acostumbrado a usar este tipo de ratones.

Según las conclusiones, el uso de los mouses verticales implica que la posición natural de las palmas de las manos con respecto al antebrazo es que se miren una a la otra, para no tener que girar la muñeca. Esto ayudaría a que no se fuerce ni la posición del brazo ni la muñeca, ya que al mantener el eje vertical la mano tendería a "abrazar" el mouse y a mantener la alineación con el antebrazo. El objetivo es reducir algunas de las lesiones que se producen en la mano si no está en una posición correcta.

mousevertical23-.jpg

Sin embargo, un estudio llevado a cabo por Annina B. Schmid, Paul A. Kubler, Venerina Johnston y Michel W. Coppieters apunta lo contrario. Concluyeron que el uso de los mouses verticales puede aumentar la pronación de la muñeca y favorecer su extensión. Y además comprobaron que la tensión sobre el túnel carpiano era más o menos la misma en ambos tipos de mouse, y que no había prevención notable de lesiones.

Concluyeron al probar distintos tipos de dispositivos (incluyendo almohadillas) que, aunque con un mouse vertical se veía una reducción notable de la desviación del cúbito (el hueso del antebrazo que queda en el lado del dedo meñique), ninguno de esos dispositivos conseguía reducir el síndrome del túnel carpiano.

Lo que de momento se concluye es que pueden ser una opción más cómoda y parece exigir algo menos en cuanto a la torsión del brazo, pero este tipo de mouse no es un remedio constatado para el síndrome del túnel carpiano. Es una opción más, y puede que resulte más cómoda y que no quiera volver a los convencionales, pero no hay milagro y la elección de un dispositivo ergonómico depende de su preferencias.


REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...