Cargando...
El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier

Mundo > Inversiones

El presidente alemán advirtió sobre “la fuerte dependencia” de su país con China

El mandatario alemán Frank-Walter Steinmeier dijo que Berlín debe estar prevenido de una "fuerte dependencia" de China, tras la compra del 24,9% de una terminal de contenedores del puerto de Hamburgo por parte de un astillero estatal del gigante asiático

Tiempo de lectura: -'

26 de octubre de 2022 a las 12:16

El puerto de Hamburgo es el más importante de Alemania y el tercero de Europa tras Rotterdam, en Países Bajos, y Amberes, en Bélgica. Por tener un régimen de puerto libre y estar situado en una bahía de aguas profundas sobre el río Elba, es clave en la entrada y salida de contenedores de la primera economía europea.

El Gobierno alemán dio vía libre este miércoles para que la empresa naviera china Cosco adquiera el 24,9% de las acciones de una terminal de contenedores de ese puerto estratégico. Al principio la oferta de la empresa fue por el 35% y el canciller socialdemócrata Olaf Scholz, junto a sus socios en la coalición de gobierno, los Verdes y los Liberales, finalmente redujeron al 24,9% la participación de la empresa china.

En el sistema político alemán conviven el jefe de gobierno, el canciller Scholz, y el presidente, que en los hechos tiene menos poder de decisión. Frank-Walter Steinmeier es el presidente y viajó a Kiev el lunes. De regreso y tras el anuncio del ingreso de Cosco al puerto de Hamburgo, en un programa de televisión advirtió sobre las debilidades que le da a Alemania su relación tanto con China como con Rusia, según consigna el portal alemán DW.

"La lección que deberíamos extraer es que hay que reducir dentro de lo posible las dependencias unilaterales".

La visita realizada por Steinmeier a Kiev tenía un punto conflictivo. En abril, el presidente alemán no viajó a la capital de Ucrania junto a otros líderes europeos, porque para Volodomir Zelensky era una presencia "no deseada".

A Steinmeier se le identifica en Kiev con una pasada línea "pro-rusa" practicada tanto por el canciller socialdemócrata Gerhard Schröder (1998-2005) como por la conservadora Merkel (2005-2021).

El actual presidente alemán fue ministro de la Cancillería y mano derecha de Schröder, amigo y aliado político del presidente ruso, Vladímir Putin, y luego titular de Asuntos Exteriores en dos legislaturas de Merkel.

En su primer periodo con Schröder se gestó la construcción del primer gasoducto germano-ruso Nord Stream 1, que entró en funcionamiento en 2011, mientras que bajo Merkel se consolidó la dependencia energética respecto a Moscú, al decidirse la construcción del Nord Stream 2.

Al problema de la dependencia del gas ruso, se suma el ingreso de capitales chinos en un lugar estratégico como el puerto de Hamburgo. Alemania debe buscar "más intensamente" acuerdos comerciales con países vecinos del sudeste asiático, un mercado con 700 millones de personas. Estos países “no pueden reemplazar las relaciones comerciales con China, pero sí complementarlas”, dijo Steinmeier.

El miércoles, antes de estas declaraciones del presidente de Alemania, el Consejo de Ministros autorizó la operación con la china Cosco, que se quedará con el 24,9% en una de las tres terminales de la firma de logística HHLA, en el puerto de Hamburgo.

Junto con esta decisión, el canciller Scholz tiene previsto un viaje a Beijing la semana próxima. Acompañado de una delegación de empresarios, el jefe de Gobierno retoma este tipo de misiones, habituales para su antecesora, Angela Merkel. La gran diferencia es que cambió el escenario internacional. Merkel fue promotora de los gasoductos rusos cuando la relación entre Moscú y Berlín era más que cordial y para Alemania el gas ruso era una gran solución económica.

Por otra parte, Alemania tiene una política exterior en sintonía con Estados Unidos tanto en el conflicto de Ucrania como en la cuestión de Taiwán. China acaba de culminar el XX Congreso del Partido Comunista Chino que consagró a Xi Jinping para un nuevo período presidencial de cinco años. La visita de Scholz al mandatario chino es todo un símbolo respecto de los equilibrios que deben mantener las distintas potencias mundiales.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...