25 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,30 Venta 39,70
15 de enero 2023 - 14:02hs

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró el estado de “catástrofe grave” en California, región en la que están previstas nuevas lluvias torrenciales, luego de tres semanas de precipitaciones sin precedentes que provocan inundaciones y deslizamientos de tierra que dejaron un saldo de al menos 19 muertos.

Biden, además, dispuso ayuda federal para socorrer a los habitantes y municipalidades con el objetivo de reparar los daños causados desde el 27 de diciembre por las violentas tormentas invernales, según informó la Casa Blanca mediante un comunicado.

Por su parte, el Servicio Meteorológico Nacional (NWS) advirtió que a partir de mañana ingresará en la región una nueva franja de humedad cargada de grandes cantidades de agua de los trópicos, que los meteorólogos definen como “río atmosférico”, fenómeno que “traerá nuevas olas de precipitaciones extremas”.

Más noticias

AFP Ríos atmosféricos

Una impresionante ola de lluvia y nieve en las zonas de montañas arrasó en las últimas horas muchas zonas del estado más poblado del país, cuyos suelos anegados están llegando al punto de saturación, lo que provoca daños en las líneas de alta tensión, bloqueo de rutas e inundaciones desastrosas, como la registrada en Salinas, una importante zona agrícola al sur de San Francisco.

El gobernador de California, Gavin Newsom, advirtió a la población que todavía no están a salvo: "No se ha terminado", dijo tras visitar a los habitantes afectados por las tormentas. Newsom instó a los residentes a permanecer alertas y a continuar aplicando "el sentido común en el transcurso de las siguientes 24 a 48 horas".

Según los últimos reportes oficiales, unos 26 millones de californianos permanecen bajo alerta de inundación, decenas de miles tienen orden de evacuar y al menos 16.000 hogares siguen sin electricidad. Las breves interrupciones entre las tormentas apenas dan tiempo a las autoridades para limpiar los escombros y restablecer los servicios públicos.

En la montaña, el fenómeno se traduce en fuertes nevadas, con más de un metro previsto durante las próximas horas en la Sierra Nevada, por lo que las autoridades advirtieron sobre la posibilidad de nuevos aludes y desaconsejaron cualquier desplazamiento.

Según los científicos, aunque California está acostumbrada al clima extremo y las tormentas de invierno son habituales, el cambio climático está haciendo que estos fenómenos sean cada vez más frecuentes y feroces. Además, señalan que pese al déficit hídrico que registra desde hace dos décadas el oeste de Estados Unidos, los monstruosos aguaceros no revertirán 20 años de precipitaciones por debajo del promedio.

Según el NWS, en algunos lugares hubo niveles de precipitaciones que no se alcanzaban desde hace 150 años. Por su parte, el Centro de Avalanchas del Noroeste (NWAC) informó que “se espera que se produzcan avalanchas peligrosas y de gran tamaño de forma natural durante este fenómeno meteorológico húmedo y nevado", en referencia a las llamadas "avalanchas de placas húmedas", que tienen lugar cuando la nieve más húmeda se amontona sobre la nieve más ligera y esponjosa, haciendo que el manto sea inestable.

Según Los Ángeles Times, el número de fallecidos por las tormentas incluye gente atrapada por las inundaciones en sus automóviles, residentes aplastados por caída de árboles, una pareja muerta por un deslizamiento de tierra y personas arrastradas por la correntadas en el marco de "una avalancha interminable de ríos atmosféricos que no se veía desde 2005”, según el NWS.

Estos "ríos de cielo", que se forman gracias al vapor de agua de los trópicos y viajan para luego descargar trombas en la costa oeste de Estados Unidos, rara vez son tan frecuentes y si bien es difícil establecer un vínculo directo entre esta serie de tormentas y el cambio climático, los científicos explican que el calentamiento global aumenta la frecuencia y la intensidad de estos fenómenos extremos.

Temas:

Mundo Joe Biden Estados Unidos cambio climático

Seguí leyendo

Te Puede Interesar