Fútbol > DEFENSOR SPORTING

El regreso de Risso con el recuerdo de los aplausos y la fuerza de la ilusión

El entrenador asumió la conducción de Defensor, dijo tener detectado el problema de la mala campaña, pidió orden a sus dirigidos y que tengan claro que “siempre hay algo para hacer por el equipo”

Tiempo de lectura: -'

03 de abril de 2019 a las 05:04

“Paren, paren”. El entrenamiento se detiene. Los jugadores lo miran. El flaco, con un gorrito de visera, camina unos pasos. No tiene silbato ni nada por el estilo. Sencillo como cuando jugaba. Al momento de hablar, el tono reúne condimentos de la misma frialdad que tenía a la hora de definir.

“Jugaron todo por afuera, así no hacemos daño. Si recibo acá lanzo al lateral para el pase gol”, sugiere.

La pelota sale otra vez del fondo. Sus jugadores parecen haber captado el mensaje. El equipo llega con peligro. “Mirá que diferencia. ¡En dos toques ya estamos ahí!”, exclamó.

Referí se metió en la reconstrucción de Defensor Sporting. El equipo más golpeado de los últimos tiempos. Un plantel que se armó pensando en el campeonato y que no para de recibir bofetadas. Una goleada tras otra lo ponen, como nunca, en el último lugar de la tabla como el equipo que recibió más goles en contra.

Esto precipitó la salida de Jorge Da Silva el lunes de tarde y, paralelamente, el rápido ascenso de Ignacio Risso al primer equipo.

El histórico goleador venía desempeñando funciones en la sub 19 violeta. Podía haber optado por mantenerse en la comodidad de su puesto de trabajo.

“Sí, pero no es la idea. Cuando me empecé a preparar siempre pensé en primera división”, comentó en charla con Referí.

El nuevo entrenador aportó un detalle que a su entender le genera un plus.

“Me vino muy bien el tema de entrenar en formativas principalmente por este momento, llegar a un lugar donde conocés a la mayoría de los jugadores, sabés lo que te pueden dar. Fue un trabajo que con muchos ya tiene dos años. Ayuda mucho eso. Si vos empezás hoy y los conocés de nombre o de jugar el fin de semana es diferente la situación”.

Todo transcurrió a ritmo de vértigo. Risso atendía a un canal de televisión mientras el plantel ya estaba en la cancha. Nacho terminó la nota y entró trotando al vestuario para calzarse la ropa de entrenamiento.

Allí lo esperaban sus compañeros de cuerpo técnico Jorge Artigas (ayudante de campo), los preparadores físicos Luis Salsamendi y Nicolás Da Costa, y el entrenador de goleros Washington Aires.

Apenas entró a la cancha apareció en escena el vicepresidente Andrés Fleurquin, el excompañero de Risso que desde el lunes asumió en una nueva función en la institución.

Una breve charla con el plantel y a la cancha. Sin mucho tiempo para perder.

“Se habló de cosas puntuales que quedan ahí adentro, pero básicamente que acá se viene con mucha fuerza, con mucha energía positiva. Lo bueno es saber dónde estamos y cambiar esto enseguida”, comentó Risso a Referí sobre la charla que mantuvo con el grupo.

Primero una entrada en calor con pelota, en espacios reducidos donde remarcó la cuestión de jugar la pelota por abajo.

“El que eleve la pelota por encima de la cabeza de un compañero paga multa”, le sugirió al profe.

“Hay que hablarse para no perderla. Ordénense para marcar, no se desgasten. Hay que hablarse”, se lo escuchaba decir a sus dirigidos.

“Apostamos a jugadores de buen pie, obviamente hay momentos en el fútbol donde se puede, otros que no, donde hay situaciones como la que está tocando vivir ahora. El tema es eso, intentar cambiar la pisada porque si vos ganás hay mucha más asimilación de conceptos”, expresó el nuevo conductor de la viola.

Trabajo táctico

Después de permitir que los jugadores se hidrataran, aparecieron chalecos rojos para diferenciar un equipo de otro. El cuerpo técnico repartió tareas. Risso se encargó de la parte ofensiva, al tiempo que su colaborador el Teño Artigas disparó conceptos para los defensas.

En la charla con Referí, el técnico dijo tener detectado el problema que aqueja al equipo que ocupa el último lugar en la tabla de posiciones.

“Y sí, por eso ya he identificado cual es el problema, en qué momento del juego aparecen estos problemas. Ahora hay que solucionar esos pequeños detalles”.

Claro que Risso no reveló cuál es el problema. “Eso es algo de adentro, de uno”, se limitó a decir.

Y agregó: “Uno lo detecta, conoce, estuvo ahí, y a partir de ahí tenemos la solución. Que no son grandes cosas, no es un gran problema, simplemente son pequeños detalles que son claves porque a nivel de jugadores estamos muy bien. Acá no es que se tienen que ir todos estos y  hay que esperar un periodo de pases para traer a 11 nuevos. No estamos pensando en eso”, comentó.

“Hay que ordenarse. Si nos vamos desordenados, hay problemas”, gritó Nacho una posición central en un entrenamiento táctico que se realizó en media cancha.

De pronto un grito atravesó la cancha: “Muchachos, siempre hay algo para hacer por el equipo”.

¡Referencia!

Una de las palabras más escuchadas en el entrenamiento de los violetas fue “referencia”. Fue lo que pidió constantemente Artigas a los goleros para que ordenaran a sus defensas.

“No escuché la referencia. Nos están desbordando. ¡Referencia!”, fue el grito en un momento en el que Tata González llegó al fondo tirando una pared con el lateral de su sector.

No hay dudas que el sector que más preocupaciones genera es el defensivo. Defensor es el equipo más goleado del campeonato. Por ahí comenzaron la tarea.

“Si hacemos un esfuerzo bárbaro y la perdemos acá, no nos sirve de nada”, fue la primera indicación del técnico.

En un momento el entrenamiento se paró para que los jugadores se hidrataran en la calurosa mañana en Pichincha. Y mientras Risso hablaba con Rabuñal, el minuto fue aprovechado por Artigas para indicarle a los defensas que no anduvieran con vueltas en el fondo.

Tomo una pelota con las manos y les dijo: “Muchachos, a los que defienden. Acá salgo de la presión (le pega a la pelota para adelante). La tiro para allá porque allá vamos a tener gente”.

Orden

La cuestión del primer entrenamiento del nuevo conductor de la viola partió desde el orden.

“El tema del orden es clave. Inclusive nosotros nos repartimos la tarea, estamos el Teño con la parte defensiva y yo con la ofensiva. El fútbol es más global, pasa todo en todo momento y como tenemos un buen cuerpo técnico y delegamos funciones, vamos tirando conceptos para que los jugadores vayan agarrando la idea”, dijo Risso a Referí.

Fue así como el técnico le dijo al defensa Gastón Álvarez: “Acordate Gastón. Acá no metan el pase entre ustedes. Si la recibís acá, empujá a Villoldo”.

Risso no se detuvo solo en el sector defensivo, sino que caminó por el medio y en un momento le dijo a Matías Santos.

“Vos te quedás acá en zona de rebote. Perfilado ya para presionar”.

La presión fue otro aspecto que se trabajó en el primer trabajo táctico de la reconstrucción de Defensor.

“Voy y lo hago dudar. Voy y me le planto y le digo yo para donde ir”, le decía Artigas a los volantes para que se plantaran en el mediocampo.

El movimiento llegó a su fin. Mientras algunos se hidrataban, el técnico aprovechó para intercambiar ideas con el goleador Navarro.

Minutos después se reunió todo el cuerpo técnico con el hombre que tiene ascendencia en el vestuario por su experiencia, el capitán Nicolás Correa.

“Capaz que si no conociera a los jugadores asumiría que esto es un riesgo. Pero luego de la entrega que me mostraron vamos detectando los detalles a atacar. Es espectacular tomar el reto ahora”, dijo Risso a Referí.

El domingo ante Boston River, minutos antes de salir a la cancha, se parara por primera vez como entrenador delantero de un plantel de Primera división.

“Hay que ser muy simple. Si ahora querés tirar mucha cosa no van a agarrar nada. Hay que tirar cosas básicas, mucha confianza y que el fin de semana lleguen con la mayor soltura”.

Nacho vivirá una nueva experiencia. El vestuario, el camino a la cancha, la platea, el banco de suplentes, le resultarán lugares conocidos. Allí, donde lo despidieron con aplausos, lo recibirán con ilusión.

FRASES
"Han subido muchos jóvenes que hemos entrenando en juveniles. Capaz que si no conocieras a los jugadores decís, sí, es mucho más riesgoso, pero cuando los conocés, hay confianza"
"Apenas dejé de jugar extrañaba el vestuario, pero la cancha ya tenía asimilado que no estaba más. Extrañaba la parte humana. Uno como entrenador tiene que tomar decisiones"
"¿Qué voy a decir el día del debut? Hay que ser muy simple. Tirar cosas básicas, mucha confianza y que el fin de semana lleguen con la mayor soltura"
"Vos no te estreses (al golero). Si sabés que lo van a desbordar, le gritás al defensa"
"Si tenemos un rechazo orientado, hay compañeros deseosos que se la den"
"Siempre den opción de pase, hay que mostrarse para darle al compañero opción de pase"
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...