Fútbol > CLAUSURA

El tiqui tiqui fue tricolor

Nacional le ganó 3-0 al Fénix de Juan Ramón Carrasco, en un partido en el que dominó a voluntad

Tiempo de lectura: -'

05 de agosto de 2018 a las 20:00

Tan solo 27 minutos le bastaron a Nacional para arrasar a Fénix y poner el marcador 3-0, con el que se cerraría el partido el domingo en el Estadio Centenario, en una preciosa tarde de domingo y de sol en la que el tanteador incluso pudo ser más abultado para los albos.

El encuentro tenía la expectativa de ver al equipo de Juan Ramón Carrasco, de local, ante el puntero, el de Alexander Medina. Además, había que tener en cuenta que los de Capurro llegaban de hacerle cinco goles a Cerro en el Tróccoli, en la primera gran actuación de los de JR desde que el DT regresó a los albivioletas.

Eso generaba incertidumbre por lo que podía ocurrir en la cancha, y más teniendo en cuenta que los albos no la habían tenido sencilla en sus dos anteriores partidos por el Clausura.

Pero las interrogantes duraron poco. Nacional tomó el protagonismo desde el arranque y no lo dejó hasta promediar el segundo tiempo, cuando la historia ya estaba más que liquidada.

El conjunto de Medina impuso su juego desde el mediocampo, donde esta vez no estuvo Christian Oliva, pero sí Luis Aguiar desde el arranque, quien tomó la conducción de la pelota y comenzó a distribuir juego.

La línea de volantes de los tricolores tuvo una libertad total de sus tres piezas. Por momentos el Colo Romero aparecía como el más retrasado o como 5, pero Aguiar a veces tomaba ese puesto, mientras que Matías Zunino tenía vía libre para pasar al ataque, como ya es habitual.

Y así fueron avanzándo los ataques, por ambas bandas. Por la izquierda, Tabaré Viudez comenzó a mostrar que estaba encendido y que iba a ser un dolor de cabeza para Juan Álvez. Además, se le sumaba Alfonso Espino para desbordar.

En tanto, por derecha, Leandro Barcia se volcaba hacia la punta, junto a Zunino y con el debutante Guillermo Cotugno, quien se arrimaba, pero sin ser el encargado del toque final.

Con todas esas piezas, más Sebastián Fernández peleando todas en el área, comenzaron los ataques tricolores. Primero fue un centro rasante de Zunino y luego una trepada de Espino que definió por arriba del travesaño.

Fénix no lograba plantarse en cancha y comenzó a mostrar que no estaba sólido en defensa. Los tres jugadores que JR colocó en el medio no podían con el juego tricolor y la zaga no aguantaba.

En una jugada colectiva por el centro de la cancha, Zunino quedó mano a mano con Denis y el arquero lo bajó, en un claro penal. Papelito tomó la pelota, no falló y marcó el 1-0 a los 14 minutos.

Mientras Carrasco mascaba la bronca porque su equipo ya estaba abajo en el marcador y no mostraba nada en la cancha, llegó el segundo tanto albo tras un fallo defensivo en el que Zunino quedó solo en el área mano a mano con el arquero rival y no lo perdonó, para poner el 2-0. ¡Para qué! JR quedó petrificado durante varios segundos mirando a sus defensas, resignado, buscando explicaciones.

Con la tranquilidad del marcador a su favor, Nacional siguió con su propuesta, con sus jugadores en una gran tarde ante un rival que no despertaba.

El mediocampo tricolor se las ingeniaba para tener siempre un jugador libre en medio de la marca de Fénix. Y eso que ambos equipos jugaron con dibujos similares.

Viudez hizo lo que quiso por su sector, sin que Álvez pudiera controlarlo, ganando en velocidad, con algunos buenos enganches, yendo hasta el fondo junto a Espino o encarando para el medio para hacer correr la pelota de una banda a otra.

Y el tercero no demoró en llegar. A los 27' luego de una jugada colectiva que comenzó por la derecha, la pelota llegó al área, Aguiar habilitó a Fernández y el delantero albo, sin marcas, puso el 3-0 con un remate cruzado.

El trámite ya estaba liquidado teniendo en cuenta lo que habían mostrado ambos equipos. El tiqui tiqui era totalmente tricolor.

Las jugadas colectivas o preparadas de los de Capurro , típicas de Carrasco, brillaron por su ausencia. Leo Fernández fue el que más intentó, con algún pase profundo, pero Rodrigo Erramuspe y Rafael García fueron efectivos para despejar lo poco que llegó al área.

El medio de Fénix, con Carlos Muela y Maxi Cantera con mucho trabajo, seguía desbordado.

Y los albos no bajaron la intensidad. Espino volvió a trepar y remató al arco, reventando el travesaño.

Recién a los 32', Fénix tuvo su primer tiro al arco con un remate de tres cuartos de cancha que exigió a Esteban Conde, pero que de todas formas detuvo el arquero tricolor sin un gran esfuerzo.

En busca de respuestas, JR metió un cambio a los 34': sacó a Alex Silva, el 9 del equipo, quien no había tenido ninguna situación, y puso a Nicolás Vigneri. La variante dejó interrogantes ya que el problema parecía ser en las otras zonas del equipo y no arriba.

El primer tiempo terminó con Carrasco ofuscado, recluido en el banco de suplentes. El complemento, comenzó con Nacional a fondo, con otra buena jugada de Viudez y una defición de Zunino que tapó Denis, en su primera atajada del partido.

Como era de esperar, el trámite se fue enfriando mientras caía el sol sobre el Centenario.

Fénix reclamó un penal por mano en el área a los 55' pero Andrés Cunha no lo consideró, algo que volvería a repetirse a los 64' con una caída de Vigneri.

Los albos mantuvieron el orden defensivo, con Cotugno en ese modo, sin pasar al ataque pero sí metiendo pases a los delanteros, mientras que Espino sí estuvo libre para proyectarse.

Medina movió su banco. El primer cambio que hizo fue el de Gonzalo Castro, quien se vio un tanto más rápido y a quien Denis le sacó un mano a mano, que luego se perdió Romero de forma increíble en el rebote. El Chory ingresó en lugar de Barcia, quien terminó jugando en posición de 9.

Fénix se soltaba más pero no tenía peso en el área. A los 68', Muela ganó por arriba y su cabezazo lo detuvo Conde. Luego, Matías Acuña, quien había entrado para el segundo tiempo, probó de lejos y su tiro pasó cerca.

César Taján, que también entró en el complemento, se perdió otra buena situación al cabecear mal un centro al área tricolor.

El Cacique siguió cuidando jugadores y sacó a Viudez, para darle ingreso a Sebastián Rodríguez, y a Luis Aguiar, para que entrara el pibe Brian Ocampo. Dos de las figuras de la tarde se fueron muy aplaudidas por los bolsos.

El partido se fue apagando pero en el final Nacional pudo ampliar el marcador en una jugada de muchos toques, que fue de izquierda a derecha y luego nuevamente a la izquierda, y que terminó con Zunino y Romero yendo a buscar el centro, molestándose, para que el Colo volviera a definir mal frente al arco rival.

Así se cerró el trámite, un partido en el que Nacional ganó sin inconvenientes por primera vez en el Clausura, con un equipo en el que todos los jugadores estuvieron en gran nivel, lo que lo mantiene como único líder del segundo torneo del año.

Lo que en lo previo parecía un trámite que podía tener riesgos para los dirigidos por Medina, terminó siendo un festival en el que el tiqui tiqui fue tricolor. l



Embed


REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...