Fútbol > PEÑAROL

El Toro Fernández paga con goles la apuesta de Peñarol

Gabriel Fernández es el máximo artillero aurinegro con 9 goles en el Clausura

Tiempo de lectura: -'

23 de septiembre de 2018 a las 18:15

Apenas lo vieron llegaron a la conclusión de que era el hombre. Pura potencia. Físico privilegiado. Guapo y goleador. No le huía al choque, al contrario, les hacía frente a los defensas que pretendían amedrentarlo.

Gremio desembarcó en Uruguay sin vueltas. Sacó la chequera y avisó estar dispuesto a pagar U$$ 1.700.000 para comprar el 70% de la ficha de aquel Toro.
Se tomó el avión y se bajó en Porto Alegre. Y aquel destino que tanto lo ilusionó le terminó pegando una bofetada: la sanidad de Gremio le dijo que tenía una lesión de ligamentos. No sería contratado.

Volvió con una mano atrás y otra adelante. En Racing, club donde jugaba, costaba afrontar la intervención quirúrgica. Se fue a operar a Buenos Aires e inició un largo y tedioso proceso de recuperación. Hasta que un año después de aquella noticia que le borró la sonrisa del rostro recuperó la felicidad. En los primeros meses del presente año se enteró de la “pelea” de los grandes por su concurso.

Pero como los temores invadían sobre su real estado de salud, los grandes apostaban a llevarlo a préstamo y con determinadas condiciones para hacer el negocio.
Sin embargo, Racing se plantó. Urgido de dinero le avisó al representante del jugador que solo se desprendería del Toro si vendían parte de su ficha.

Peñarol tomó el riesgo. La mitad de la ficha a cambio de US$ 750 mil que abonan en cuotas y un contrato para el jugador de tres años.

La adaptación al primer equipo aurinegro no fue sencilla. Peñarol había traído como gran atracción del período de pases al ecuatoriano Fidel Martínez que debutó con un gol en el clásico de la Supercopa uruguaya.

El primero de los dos goles que anotó en el Apertura lo marcó en la cuarta fecha del Apertura en el Campeón del Siglo. En un partido cerrado contra Liverpool que igualaban 1 a 1, a los 58 apareció el Toro para desnivelar.

En el Intermedio tampoco se amigó con la red ya que solo pudo aportar un gol. Pero el Toro embistió en el Clausura. Explotó. Con el gol convertido el domingo ante Torque alcanzó las 9 conquistas lo que le brinda un promedio cercano de un gol por partido.

Gabriel Fernández, el delantero por el que Gremio se había jugado, el mismo que despertó temores, empezó a pagar con goles la apuesta de Peñarol.
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.