Latinoamérica 21 > LATINOAMÉRICA 21

Elecciones parlamentarias en Perú: ¿El comienzo o fin de la guerra política?

Los resultados del pasado domingo han evidenciado la persistente fractura social

Tiempo de lectura: -'

30 de enero de 2020 a las 05:02

Por 

Álvaro Zapatel

La élite urbana del Perú, arropada de sabiduría convencional, consideró que la disolución del Congreso el pasado 30 de septiembre sería preludio de un proceso de renovación política. Sin embargo, los resultados del pasado domingo han evidenciado la persistente fractura social que lleva a que masas de peruanos anónimos, marginales e invisibles, sumadas al voto de protesta y descontento de las clases populares urbanas, terminen por reivindicar a dos alternativas políticas que se asemejan peligrosamente a las ficcionalizadas por Mario Vargas Llosa en “La Guerra del Fin del Mundo”: el fanatismo religioso y el chauvinismo militar como alternativas de gobierno populares en medio del caos y enajenación política y social.

Los medios de comunicación masivos en el Perú se han convertido en caja de resonancia de las redes sociales. Así, como quien se ahorra un esfuerzo, la prensa ha renunciado a investigar las motivaciones que definen el curso social y político nacional para dejarse llevar por el sensacionalismo de las peleas e insultos que inundan el internet. 

En paralelo, las encuestadoras arrojaban cifras que invitaban a la confusión y desconcierto, lo que por momentos pareció pronosticar otra ficción literaria, aquella en la que José Saramago imaginó un pueblo que, un día, votó mayoritariamente en blanco. La clase política, desesperada por esta posibilidad, inició una campaña contra el voto en blanco, so pretexto de que un alto porcentaje podría inflar, en el conteo de votos válidos, el número de congresistas provenientes de agrupaciones políticas impopulares y desnutridas. 

Entretanto, las últimas encuestas empezaron a trazar el camino que los peruanos recorrimos de reproducir una ficción de portugués Saramago a otra, no menos fantástica, del peruano Vargas Llosa. Así, comenzaron a asomarse, por los palos, la creciente intención de voto del Frente Agrícola Popular FÍA del Perú (FREPAP) y del partido Unión por el Perú. 

El primero, es el brazo político del movimiento religioso llamado “Iglesia Israelita del Nuevo Pacto Universal” fundado en 1989 por el ya fallecido Ezequiel Ataucusi, un hombre que se hacía llamar profeta y portador de verdad divina, a quienes sus seguidores creyeron que resucitaría en cuerpo y alma al tercer día y que construyó su mensaje espiritual alrededor de la idea del fin del mundo. Visten de túnica, llevan barbas largas y viven en comunidades a la usanza de los antiguos hebreos bíblicos. Al margen de su imagen excéntrica desde la óptica occidental, han llegado a cubrir necesidades de la población marginal del Perú y en muchos lugares donde el Estado es apenas una idea abstracta e inmaterial.

El segundo, es un partido fundado por el exsecretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar en los años 90 y que hoy es un “vientre de alquiler”, nombre con el que se le conoce en el Perú a los partidos que se adecúan al pensamiento y órdenes del caudillo de turno que en esta oportunidad es Antauro Humala. Este es un mayor del Ejército en retiro y condenado por el asesinato de cinco polícias en una asonada golpista allá por el 2005. Humala, hermano del expresidente procesado por el caso Odebrecht, desea fusilarlo junto a los otros expresidentes acusados de corrupción, también a gays y venezolanos, según ha declarado. Además, propugna el “Etnocacerismo”, ideología desarrollada por su padre, Isaac Humala y que se puede entender como un nacionalsocialismo indigenista que cree en la superioridad de la raza “cobriza”. 

De esta manera, el domingo 26 de enero sorprendió a propios y extraños en tanto dos de las principales fuerzas del Parlamento peruano están conformadas por dos agrupaciones que representan a la marginalidad de las corrientes políticas en el Perú. 

Hasta el momento nadie cuenta con una explicación clara que permita entender este resultado electoral. Sin embargo, es plausible inferir que se combinó, por un lado, la permanente alienación de la marginalidad olvidada del Perú y que no disfruta de los beneficios del “Milagro Peruano” que prensa y académicos dibujaron la década pasada. Y, por otro lado, también se alimentó del hartazgo del electorado popular urbano que, por desdén e incluso por diversión, votó por alternativas otrora inviables en lugar de abocarse al masivo voto en blanco. 

En esa línea, cabe destacar que otro ex militar, procesado por delitos de lesa humanidad, ha sido el parlamentario más votado de esta elección: Daniel Urresti con otro “vientre de alquiler” llamado Podemos Perú. Este, a diferencia de Humala, no cuenta con contenido ideológico alguno, pero es carismático y ha sabido alinear su marca personal a las demandas de seguridad y orden que exige el electorado peruano.

La irrupción de estos tres outsiders contrasta con la derrota de partidos tradicionales como el fujimorismo o el aprismo y la débil irrupción de nuevas alternativas como el Partido Morado cuya representación se reduce a una parte de la élite y clase media urbana limeña. 

Así, el escenario que se avizora de cara al 2021, año en el que se elegirá nuevo presidente y Congreso, es incierto. La alta fragmentación parlamentaria, con cerca de 10 agrupaciones con representación congresal, limitará la capacidad de propuesta y acción legislativa debido al corto periodo por delante. En esa línea, el principal ganador será Martín Vizcarra, quien tendrá la oportunidad de liderar y proponer la agenda política que le permita cerrar su gestión presidencial mejor de lo que comenzó. De lo contrario, la inoperancia del Ejecutivo y Legislativo solo servirá para agudizar tensiones y preparar el camino para que opciones radicales como la de Antauro Humala alcen vuelo a puertas del bicentenario de la República. No vale pestañear.

Álvaro Zapatel, economista peruano, consultor en Práctica Global de Educ. del Banco Mundial y profesor en la Univ. de Lima. Licenciado por Boston College y Master en Adm. Pública por la Universidad de Princeton.

www.latinoamerca21.com, un proyecto plural que difunde diferentes visiones de América Latina.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...