23 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,25 Venta 39,65
8 de abril 2020 - 12:30hs

En el primer cuarto del año el mercado eléctrico uruguayo tuvo una particularidad muy poco común en el último tiempo; la importación de energía casi duplicó a las exportaciones.

El país compró entre enero y marzo 141.908 megawatt/hora (MWh) que fueron suministrados enteramente por Argentina. La mayor parte de esa energía (70%) se adquirió en el mes pasado.

Los precios que se pagaron varían, pero han estado en la franja de US$ 65 a US$ 85 MWh, aunque hubo días que el valor se situó cercano a US$ 45 MWh, según el tipo de máquina utilizado para esa generación. Si bien el país cuenta con buena disponibilidad dada la diversificación de la matriz eléctrica, en esta oportunidad se aprovecharon ofertas realizadas desde Argentina.

Esto sirvió para optimizar costos operativos. Cuando la energía eólica no ayuda demasiado en algunos momentos del día y por  falta de lluvias se busca preservar el agua de los embalses, la energía argentina permite cubrir tramos puntuales de la demanda,  que de otra forma se tendrían que atender con generación térmica y a costos operativos bastante por encima de los US$ 100 MWh.

Particularmente en la última parte de marzo Uruguay también se benefició de la evolución de la demanda en el país vecino. En 10 días de cuarentena obligatoria decretada por el gobierno de Alberto Fernández debido a la pandemia de coronavirus, el consumo de electricidad disminuyó 23%, según datos de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa).

Eso abrió la puerta para nuevas oportunidades de compra a precios que resultaron convenientes. De hecho, entre el 18 y el 30 de marzo el 26% de la demanda eléctrica uruguaya se abasteció con energía importada (92.350 MWh), publicó SEG Ingeniería en base a datos de UTE.

Este tipo de operaciones se ha seguido dando en los primeros días de abril, aunque a la fecha la importación acumulada en 2020  (170.000 MWh) equivale a solo el 6% de la demanda total, según datos de la Administración del Mercado Eléctrico (Adme).

Uruguay viene de un 2019 en donde la importación se redujo a apenas 236 MWh y que correspondió a pruebas realizadas con la interconexión con Brasil. Un año antes habían sido solo 13.739 MWh adquiridos en el primer semestre casi enteramente a Argentina. En todos los casos son cantidades significativamente menores a las registradas previo a 2012 cuando se dependía enteramente  de las represas hidroeléctricas y centrales térmicas a gasoil.

Exportaciones

Cuando Uruguay dispone de excedentes de energía, si los costos de generación en Brasil o Argentina son mayores, antes de incrementar el uso de térmica los vecinos evalúan la conveniencia de aceptar las ofertas que realiza Uruguay.

Entre enero y marzo hubo exportaciones de excedentes por 80.508 MWh, que fueron en un 75% hacia la vecina orilla y el resto hacia Brasil, según datos de UTE. Esas ventas se realizaron casi en su totalidad entre enero y febrero. El volumen comercializado muestra un descenso de casi 90 % comparado con el primer trimestre de 2019, período en que el mercado argentino fue un fuerte demandante para completar el abastecimiento de su sistema.

Consumo local

La demanda diaria de electricidad en Uruguay durante los últimos 16 días hábiles cerrados al lunes 6 de abril -contados desde que se declaró la emergencia sanitaria por coronavirus- mostró un leve descenso en comparación a cómo venía transcurriendo el mes de marzo. De todas formas todavía resulta difícil cuantificar cuánto se debe al efecto de la cuarentena y cuánto a la variación de la temperatura, según había dicho a El Observador el gerente de la Administración del Mercado Eléctrico (ADME) Ruben Chaer.  En la medida que los días han sido más templados ese aspecto incide en un menor encendido de los equipos de aire acondicionado. Y esa  práctica se  hace más pronunciada estando en el hogar que si las personas están en la oficina.

 

 

 

 

 

 

 

 

Temas:

UTE Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar