Opinión > opinión

Globalismo

El debate entre Aleksandr Dugin y Olavo de Carvalho

Tiempo de lectura: -'

13 de enero de 2020 a las 05:03

En 2011 se desarrolló un debate escrito (en inglés) sobre los Estados Unidos de América y el Nuevo Orden Mundial entre dos filósofos políticos contrarios al “globalismo occidental”: el ruso Aleksandr Dugin1 y el católico brasileño Olavo de Carvalho. Dugin ha influido mucho en Vladimir Putin, quien detenta el poder en Rusia desde 1999.

Olavo de Carvalho es el pensador más influyente en el gobierno de Jair Bolsonaro, quien asumió la Presidencia de Brasil en 2019. La cuestión disputada entre Dugin y Olavo fue doble: ¿Cuáles son los principales actores en el escenario político mundial y cuál es la posición de Estados Unidos en ese escenario? Cada autor tuvo cuatro intervenciones: una introducción, dos respuestas a su interlocutor y una conclusión. Las ocho intervenciones están publicadas en internet.

Pienso que Olavo fue mucho más convincente y que refutó varios aspectos esenciales de la postura de Dugin. Este último es un pensador extraño. Fundó el ya desaparecido Partido Nacional Bolchevique, una mezcla de fascismo, comunismo y nacionalismo ruso.

Actualmente propone lo que él llama la “cuarta teoría política”, que pretende superar a las tres teorías políticas de la modernidad: liberalismo, socialismo y fascismo. Además, sostiene el “eurasianismo”, una teoría geopolítica que interpreta gran parte de la historia universal como un conflicto entre potencias marítimas (como Fenicia y Cartago en la Antigüedad y la alianza angloamericana en nuestros días) y potencias terrestres (como Roma en la Antigüedad y Rusia en nuestros días).

Las potencias marítimas o “atlantistas” representarían una visión mercantilista y materialista de la existencia, mientras que las terrestres o eurasiáticas representarían una visión espiritual y tradicionalista. Dugin invita a China y al Islam a unirse a Rusia para luchar contra la “sociedad abierta” de Occidente, que él considera una influencia corruptora. 

Por su parte, Olavo afirma que hay cuatro actores principales en el escenario mundial. Uno de ellos (el cristianismo) carece hoy de casi todo poder político, mientras que los otros tres compiten por el predominio global, aunque a veces se alían entre sí. Olavo denomina tentativamente a esos tres actores el proyecto ruso-chino, el proyecto occidental y el proyecto islámico.

“Los agentes que personifican estos proyectos hoy son respectivamente:

  • 1. La élite gobernante de Rusia y China, especialmente los servicios secretos de esos dos países.
  • 2. La élite financiera occidental, representada especialmente en el Club Bilderberg, el Council on Foreign Relations y la Comisión Trilateral.
  • 3. La Hermandad Musulmana, los líderes religiosos de varios países islámicos y algunos gobiernos de países musulmanes. (…) Así, por primera vez en la historia del mundo, las tres modalidades esenciales del poder –político-militar, económico y religioso– se encuentran personificadas en distintos bloques supranacionales, cada uno de ellos con sus propios planes de dominio mundial y su peculiar modo de acción. (…) No es descabellado decir que hoy el mundo es el objeto de una disputa entre militares, banqueros y predicadores”.

Según Olavo, solo el proyecto ruso-chino puede ser concebido en términos estrictamente geopolíticos. En cambio, el proyecto occidental (el más avanzado en la implementación de sus planes de dominio), aunque tiene a las naciones de Occidente como principales bases de operación, es indiferente o contrario a los intereses de esas naciones; y el proyecto islámico busca la instauración de un Califato universal basado en el Corán. Olavo se muestra muy crítico con respecto a esos tres proyectos globalistas.

Termino con unas pocas y breves reflexiones personales:

  • 1. Olavo acierta al distinguir entre el proyecto globalista occidental y el cristianismo. Los orientales y los musulmanes a menudo omiten esa distinción fundamental. Occidente es hoy una civilización dividida en dos: aunque nació con una fuerte impronta católica, sucesivas revoluciones anticatólicas la condujeron a la actual situación de neto predominio secularista y liberal.
  • 2. El secularismo lleva al hombre a alejarse de Dios y de su Ley, lo cual es una forma de auto-destrucción. “Sin el Creador, la criatura se diluye”.
  • 3. El liberalismo idolatra la libertad de elección del individuo, conduciendo a una sociedad individualista, en la que cada uno tiende a afianzar ilimitadamente su propio interés, en detrimento del bien común. El capitalismo liberal absolutiza indebidamente la propiedad privada, el libre mercado y el libre comercio, y tiende fácilmente a procurar como objetivo supremo de las empresas la maximización de las ganancias y a tratar a los trabajadores como objetos.
  • 4. Una globalización de signo secularista y liberal tiende a la abolición de las fronteras y de los Estados nacionales y a la creación de un gobierno mundial y un mercado mundial, con una gran concentración de poder en las élites empresariales, burocráticas y tecnocráticas.   
  • 5. La doctrina social cristiana aporta elementos valiosísimos para corregir los aspectos negativos del actual proceso de globalización. Empero, hoy pocos la conocen. l


Recientemente el autor publicó el libro Por el contrario… Aportes para una contracultura cristiana, disponible en Amazon, que reúne sus primeros 44 artículos publicados en El Observador.

1. Perteneciente a la comunidad de los "viejos creyentes", separada de la Iglesia Ortodoxa Rusa desde el siglo XVII.

2. Olavo de Carvalho, USA and the New World Order, Introduction; la traducción es mía.

3. Concilio Vaticano II, Constitución Gaudium et Spes, n. 36. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...