21 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,25 Venta 39,75
20 de octubre 2020 - 5:01hs

Desde que la pandemia comenzó los hostels sufrieron una baja en la demanda de alrededor del 90%. Muchos empresarios del sector decidieron cerrar las puertas, a la espera de la recuperación de la economía y expectantes de las medidas que tomara el gobierno.

Sin embargo, los meses pasaron y el rubro aún no ve la luz al final del túnel. Por eso, más de 20 ejecutivos de este sector decidieron formar una cámara empresarial con el objetivo de entablar conversaciones con las autoridades del Ministerio de Turismo.

Si bien esta cartera ha hecho foco en el turismo interno, el director de El Viajero Hostels e integrante de la cámara, Federico Lavagna, comentó que el público al que apuntan dentro del rubro es mayoritariamente del exterior. “En algunos lugares como Colonia o Punta del Este se puede hablar del turista nacional, pero no mucho más”, explicó.

Otro de los inconvenientes que tienen en este sentido es que casi todas estas empresas están ubicadas en Montevideo, por eso les cuesta aún más captar al huésped local. “Cuando los hoteleros se quejan y hablan de turismo interno, se olvidan de Montevideo que es donde está la mitad del país”, agregó Lavagna.

Para tratar de levantar esta situación, a principio de octubre el grupo de hostels envió al ministro de Turismo Germán Cardoso una carta en donde presentan una serie de propuestas para levantar la demanda. Entre las medidas, proponen ampliar el rango de turistas con posibilidad de ingreso al país, habilitando solo a aquellos que acrediten haber cursado la enfermedad y estar curados.

Según los cálculos que hicieron desde la cámara, estiman que para la próxima temporada habrá cerca de 1,5 millones de argentinos curados mientras que brasileños serán 6 millones. Lavagna entiende que es impensable que vengan todas estas personas, pero sí sería de gran ayuda que parte de ellos llegaran a tierras uruguayas. “En la situación en la que estamos, el mínimo movimiento nos mueve la aguja”, afirmó.

Otro de los argumentos en los que se basan los empresarios, es que desde el propio Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) sostienen que las posibilidades de recontagio son mínimas. Lavagna explicó que tomar estas medidas con anticipación, permite que los potenciales veraneantes puedan considerar a Uruguay como una opción de destino, y en base a eso planear también posibles descuentos o promociones.

La segunda medida que intentan  proponer es que el ministerio compre tests rápidos de saliva, desarrollados por el Clemente Estable. Estos permiten obtener el resultado en el correr del mismo día que se lleva adelante el estudio.

Según Lavagna, este año la cartera no invertirá dinero en publicidad y esos mismos recursos pueden ser destinados a la compra de los test.

La propuesta especifica también que al momento de ingresar al país, el turista deberá proveer tanto los datos personales así como información acerca del alojamiento. En casos que sean hogares particulares, se tendrían que dar datos básicos de la inmobiliaria a cargo o del dueño de la casa.

Si bien desde la cámara entienden  que es pertinente hacer un estudio de PCR (Polymerase Chain Reaction por su siglas en inglés) previo al ingreso, Lavagna hizo la salvedad de que sería conveniente exigirlo con 96 horas previas y no 72 como sucede ahora. “Si viene mucha gente, ningún laboratorio argentino o brasileño daría abasto”, dijo.

Por el momento no han recibido una respuesta del gobierno a esta serie de medidas, y desde la cámara están a la espera de poder reunirse con Cardoso. Lavagna, por su parte, entiende que las medidas que viene tomando el Poder Ejecutivo han sido “muy cautas” con respecto al turismo. “Es cierto que hemos abierto para algunos continentes como Europa, pero la realidad es que nadie viene porque hay que hacer una cuarentena de 10 días. Nadie viene bajo ese formato”, enfatizó. .

Para Lavagna, la falta de respuesta por parte del ministerio responde a que se reciben muchas propuestas en simultáneo y “todo el mundo está desesperado”. Sin embargo, también dijo que hay cámaras que tienen mayor peso y eso hace que “el factor lobby” juegue su papel. “Capaz que estamos nosotros en falta al no acercarnos a alguna de las cámaras de turismo”, dijo.

El empresario afirmó que es consciente de los riesgos a nivel sanitario y económico que puede implicar dar un paso en falso, pero rescató que el rubro en donde se desenvuelve necesita tener un poco más de proyecciones para saber qué hacer. “Si no va a haber temporada, hay que avisarle a todos aquellos que siguen pagando el alquiler y afrontando los gastos para estar con las puertas abiertas”, sostuvo Lavagna.  

Actualmente, si las cosas siguen como están, los hostels tienen claro que deberán cerrar durante los meses de verano porque las tendencias son claras en que no tendrán demanda. “Como mucho se moverá algo durante los primeros días de enero, pero después no hay forma de levantarlo así como están las cosas”, explicó Lavagna.

En este sentido, si las propuestas que impulsan quedan en nada, el empresario aseguró que el Estado debería brindar alguna ayuda económica al rubro para poder “tener más aire y pensar en seguir luego de que pase la pandemia”.

Cautela

El subsecretario de Turismo, Remo Monzeglio sostuvo a El Observador que no estaba al tanto de esta serie de propuestas. De igual modo, afirmó que todas las medidas que se reciben son estudiadas y se elevan al Ministerio de Salud Pública para evaluarlas en conjunto con los integrantes del GACH. “Después de esa etapa, se decide qué se hace”, explicó Mozeglio.

En cuanto a la próxima temporada, Monzeglio entiende que hay que ser “cautelosos” con las medidas que se vayan a tomar. Afirmó que las autoridades están constantemente observando las curvas de contagios de los países de la región como de los de Europa, sin embargo aún están lejos de llegar a una definición.

Temas:

Café y Negocios Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar