Fútbol > HISTORIAS

Jairo O’Neill es primo de Fabián pero eligió Peñarol, lo dirigió Cappuccio, fue campeón con Perdomo y pide cancha

"¡Qué raro viniste acá a Peñarol y no a Nacional!", le dijo Martín García cuando supo que era primo de O'Neill y la respuesta del juvenil no tardó: ‘Yo soy de Peñarol’”; Jairo O'Neill, el lateral izquierdo que se proyecta como alternativa para la Primera

Jairo O

Tiempo de lectura: -'

11 de junio de 2021 a las 05:00

Esta semana comenzó de una forma diferente para Jairo O’Neill, quien el próximo mes cumplirá 19 años.

Mauricio Larriera, el técnico de Peñarol le dio minutos en la práctica de Primera división por el lateral izquierdo, teniendo en cuenta la suspensión de Valentín Rodríguez y la lesión de Joaquín Piquerez que lo radió, 24 horas antes, de poder sumarse a la selección uruguaya para jugar los dos partidos de Eliminatorias para el Mundial de Catar 2022 contra Paraguay y Venezuela.

Finalmente, este miércoles se supo que Piquerez mejoró de su distensión muscular en el posterior de su pierna derecha y que seguramente pueda estar el sábado a la hora 20:15 en el Estadio Campeón del Siglo frente a Rentistas por la quinta fecha del Torneo Apertura.

Para Jairo fue una jornada distinta ya que pudo hacer fútbol con los que menos minutos habían tenido ante Wanderers el domingo y compartió equipo, por ejemplo, con Walter Gargano y Maximiliano Pereira, entre otros.

Jairo nació en Paso de los Toros el 31 de julio de 2002, su papá Walter era tío de Fabián O’Neill, por lo que el juvenil lateral aurinegro es primo hermano del ex Nacional y la selección uruguaya que concurrió al Mundial de Corea y Japón 2002.

Jairo O'Neill en su etapa en baby fútbol en Paso de los Toros

Lamentablemente, su papá falleció poco antes de que él naciera y su madre se hizo cargo de la difícil tarea de criarlo casi en soledad.

“Vivió toda su infancia en Pueblo Centenario que es cruzando el puente de la Ruta 5”, dice a Referí, su amigo y jugador de Paso de los Toros, Rodrigo Frederico.

Es que, de un lado de ese puente, Paso de los Toros pertenece a Tacuarembó, mientras que Pueblo Centenario es en Durazno.

Walter, su padre, jugaba muy bien al fútbol, era goleador de Libertad y Peñarol de Paso de los Toros y también de la selección. Era zurdo igual que Jairo.

Obviamente que Jairo lo echó mucho de menos en su infancia.

En el baby fútbol formando en la posición de puntero izquierdo, Jairo O'Neill es el último a la derecha de los de abajo

Gina, su madre lo acompañó siempre. “Ella cambió toda una vida, vendió todo en Pueblo Centenario hace siete años y se fue a Montevideo para seguir la carrera del hijo. Vendió la casa, se fue con lo que tenía puesto porque tiene un hermano, Caril, en la capital. Lo hizo persiguiendo el sueño de Jairo. Después vendió otra casa y se pudo instalar de lleno en Montevideo recién este año”, agrega Frederico.

Su mamá trabaja limpiando algunas casas y desde hace años no se pierde ningún partido de Jairo.

Así lo recuerda el primer técnico que tuvo cuando llegó a Peñarol, Martín “Tato” García, para Referí: “En Las Acacias siempre había una bandera que decía Paso de los Toros está contigo, la llevaba la mamá a cada partido”

Es que su mamá hizo de padre y madre de Jairo que es, además, único hijo. Le encantó siempre el fútbol, tanto, que fue presidenta del club Centenario que juega por la Liga de Paso de los Toros.

Fabián O’Neill, su primo hermano, tiene contacto con él y se lleva muy bien, pero no ha tenido incidencia en lo que Jairo ha logrado.

Con los guantes de golero puestos, Jairo O'Neill acompaña a su amigo Rodrigo Frederico, como mascota de la selección mayor de Paso de los Toros

A los tres años empezó a jugar al fútbol. Era muy inquieto y la pelota era su principal amiga y su cable a tierra. “No hacía caso a nadie. En Paso de los Toros siempre se juega la Copa de Selecciones, y yo vivía en el fondo de la casa de él y un día le dije a mi vieja: ‘A ese gurí, lo voy a domar’. Le pedí permiso a Gina y lo llevé a las prácticas y al estadio de Paso de los Toros. Fuimos en bicicleta y le comenté: ‘Si no me hacés caso, no te traigo más al fútbol’. Desde ese día nunca más se portó mal y siempre me hizo caso. Es como un hijo o como un hermano menor para mí”, explica Frederico.

Este lateral izquierdo de Peñarol que está cerca de debutar en Primera jugó en baby en Libertad y en Centenario. Hizo sub 13, sub 15, en esa categoría defendió a la selección de Paso de los Toros, y partió hacia Montevideo.

Jugaba como delantero en el baby y en la sub 15 y era goleador. También le gustaba a veces usar los guantes de arquero.

“Cuando llegó a Peñarol, hicimos fútbol y al verlo le noté cosas interesantes. Enseguida le dije a Juan Ahuntchain que me gustaba ese lateral zurdo, de buena pegada, muy agresivo y que subía con criterio”, agrega Martín García.

Pelota al pie y pensando en marcar y atacar; así juega Jairo O'Neill

Y recuerda: “Cuando le pregunté el nombre me dijo Jairo O’Neill de Paso de los Toros y le dije: ‘¿No tenés nada que ver con Fabián?’. ‘Es mi primo’, me respondió. Y le contesté: ‘¡Qué raro viniste acá a Peñarol y no a Nacional!’. Su respuesta no tardó: ‘Yo soy de Peñarol’”.

En Montevideo, vivía en la casa de su tío Caril con su madre, porque ella se lo acompañó desde el principio.

Martín García lo tuvo primero en Séptima junto a Facundo Pellistri, Valentín Rodríguez y el Canario Álvarez, entre otros, y luego en la Quinta..

“Me alegra mucho que esté a un pasito de debutar y sobre todo, luego de venir a probarse solo”, dice el Tato a Referí.

En Peñarol, lo empezaron a probar de volante izquierdo también y en eso, mucho tuvo que ver José “Chueco” Perdomo.

Agustín "Canario" Álvarez, Jairo O'Neill y Enzo Borges en un partido de inferiores de Peñarol

También lo dirigieron en inferiores el hoy técnico de Nacional, Alejandro Cappuccio, y Adrián Colombo, y en 2017 fue campeón contra Defensor Sporting e hizo el gol en la hora para ganar el Uruguayo, desde afuera del área, en el Complejo de River Plate.

Así fue el golazo de Jairo O'Neill que le dio el Uruguayo sub 16 a Peñarol contra Defensor Sporting en 2017:

“Los agarramos en sub 16, venían de una Séptima que había perdido un torneo complicado y le dijimos que tenían una buena generación y que iban a ser campeones. A esa edad es cuando cambian también mentalmente y ese año fuimos campeones y O’Neill hizo el gol. Era medio hosco, pero lo fuimos llevando. Yo deposité mucha confianza en él, porque de lateral estaba Valentín Rodríguez y todos me decían que Valentín debía ser el lateral, pero para mí, en esa categoría, me servía más de volante con mayor llegada y O’Neill como lateral. Y así nos fue mejor para ganar el título”, dice Perdomo consultado por Referí.

Fue allí que se hizo muy amigo de Valentín Rodríguez y del Canario Álvarez.

“Es una persona muy querida en Paso de los Toros porque sigue siendo el mismo que se fue. Cuando tiene un tiempito se viene para acá”, cuenta desde esa ciudad Rodrigo.

Jairo vive en Montevideo en pareja Daniela que también es de Paso de los Toros.

Jairo O'Neill con la selección sub 15 de Paso de los Toros; es el penúltimo hacia la derecha de la fila de abajo

Hace poco tiempo pasó un momento muy complicado cuando iba con su automóvil junto a uno de los hijos de su pareja y le quisieron robar el vehículo. “Eran tres y Jairo les quiso pelear a todos, pero lo asaltaron con una pistola y se quedó quieto. Fue un susto bárbaro, pero por suerte no pasó nada y horas después, apareció el auto”, dice Frederico.

Esta semana, Larriera lo quiso ver haciendo fútbol, el técnico de Tercera división, Raúl Salazar lo felicitó porque anduvo bien en la práctica. Es el capitán de la Tercera y está en la lista de buena fe de la Copa Sudamericana.

Darío Rodríguez, el ayudante técnico de Larriera y quien jugó años en ese puesto de lateral izquierdo, le dijo que empezó un poquito nervioso, y que después mejoró y se afirmó, que no subiera tanto, para cuidar el lateral.

“Martín García y el Chueco Perdomo lo marcaron mucho porque fueron los técnicos con los que aprendió más”, explica Frederico.

Justamente Perdomo, opina igual que el Tato García con relación a su futuro: “Tuvo una buena evolución. Estamos ante un lateral que tiene mucha proyección para debutar en el Primero y de triunfar. Es muy serio, se cuida y trabaja muy bien”.

Tiene una personalidad fuerte y es guapo. Cuando era niño, le gustaba ir pescar en bote al Río Negro y se iba de campamento. Hasta el día de hoy se anota en todos los torneos de truco que puede porque juega muy bien.

En una gira por Ecuador con el Chueco Perdomo, con el que fueron campeones uruguayos en sub 16 en 2017; abajo aparecen, entre otros, el Canario Álvarez como capitán con el banderín, Valentín Rodríguez, y el antepenúltimo es Jairo O'Neill

Frederico recuerda que cuando era un niño, después de pescar juntos en el río, lo mandaban “a vender la yunta de bagres a $ 50 y él iba muy contento con siete años, en bicicleta”.

Siempre que puede, lleva para sus pagos algunas camisetas para sus amigos y también tiene su lado solidario. Ha donado camisetas de Peñarol para colaborar con la selección de Paso de los Toros.

Los días pasan y el debut en Primera División se acerca. Jairo O’Neill, el primo hermano de Fabián O’Neill, es manya -como su mamá y su papá-, y pide cancha por el lateral izquierdo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...