Fútbol > PEÑAROL

Diego López apuesta a su liderazgo para salir del bajón repentino

El técnico pidió a los jugadores una reunión minutos después de la derrota ante Rampla y allí hubo autocrítica, motivación y honestidad; hablará aparte con Canobbio quien se molestó por el cambio

Tiempo de lectura: -'

09 de octubre de 2018 a las 05:00

Hacía pocos minutos que había terminado el partido ante Rampla. La derrota caló hondo en el plantel de Peñarol porque entendían que no habían jugado un mal encuentro y que no merecían haber caído.

El técnico Diego López esperó el momento justo y tomó la palabra en pleno camarín que da hacia la Colombes. “Muchachos, vamos a hablar un rato de lo que pasó hoy”, dijo.

Según confió una fuente del club a Referí, fue una charla solo con los jugadores que incluyó de todo: autocrítica, motivación y honestidad.

No es noticia que un técnico hable con sus futbolistas. No obstante, esta es la primera vez desde que llegó Diego López al club, que se toma algunos minutos para una conversación íntima luego de un encuentro.

López les ha llegado mucho a los futbolistas. Su forma de ser y de dirigir fueron tomadas de forma positiva por parte el plantel principal de Peñarol. No es fácil llegar a un club grande y menos luego de tres títulos seguidos. Sin embargo, todos coinciden en la buena onda que existe en el vestuario carbonero.

Hace solo dos fechas atrás, Peñarol tocaba el cielo con las manos: le había sacado seis puntos al segundo, Nacional, y también lo había superado en la Tabla Anual.

De allí en adelante, de los siguientes seis puntos ante Torque y Rampla, perdió cinco y ahora, los tricolores están a uno en el Clausura y quedaron cuatro arriba en la Anual. Como sucede siempre en el fútbol uruguayo, todo es muy cambiante.

Puertas adentro de Los Aromos entienden que contra Rampla jugaron bien y perdieron y ante Torque, lo hicieron mal y empataron. “Si hubiésemos perdido con Torque, no podíamos decir nada. Pero ante Rampla, por lo que hicimos, merecimos ganar”, dijo una fuente del club a Referí.

En esto se puede hablar de uno de los puntos que le pegan mal a Peñarol: jugó un buen primer tiempo y terminó cayendo 1-0. Cuando no la puede meter Gabriel “Toro” Fernández, nadie toma la posta. Claro que como reconoció el propio López, no se puede depender exclusivamente del goleador del campeonato.

La ansiedad también es algo que el plantel no sabe manejar. Es uno de los puntos que va a trabajar el técnico a futuro.

Fue un tropezón duro pero en Peñarol saben que quedan 12 puntos por jugar y entre ellos, nada menos que el clásico. ¿Se hizo un gran drama por esta derrota? No.

Saber ganarle a la frustración es una de las cosas más difíciles que hay en cualquier deporte y el fútbol no está exento, por lo que el equipo de López está expuesto a ello.

Las ausencias que tuvo Peñarol ante Rampla se sintieron. Claro que el rival tenía el mismo problema, pero a los de López le faltó el alma del equipo: Cristian “Cebolla” Rodríguez, Guzmán Pereira y Lucas Viatri. Nada menos. Esto no pasó contra Torque y allí quizás se jugó peor, como desde dentro de Peñarol manejan.

Una charla con Canobbio

Las variantes esta vez y ante Torque no dieron resultado. Maximiliano Rodríguez –quien ha tenido muchos altibajos en este torneo–, no ha sido solución. Ignacio Lores no entró bien y jugó como doble 5. Canobbio marró más de dos situaciones de gol y se retiró molesto con el cambio y le dijo algo a la pasada al entrenador.

López jugó y es amigo de Osvaldo Canobbio. Conoce a Agustín casi de niño. Le dio mil oportunidades en este Clausura y el volante no respondió. Jugó ocho partidos y no solo rindió en cuentagotas, sino que no anotó ni un gol y sin tener en cuenta los de la Copa Sudamericana. Es más, su último tanto lo hizo hace 25 encuentros, casualmente ante Rampla en el Apertura en abril pasado.

Debido a esa reacción del futbolista, Diego López mantendrá una charla aparte con él para hacerle ver que no estuvo bien.

En otro orden, lo que duele en Peñarol es que se dejaron siete puntos ante equipos que pelean el descenso: dos ante Racing y Torque, y tres contra Rampla. Pero también está la otra cara: volverá el cambio de ritmo del Cebolla ante Fénix, vendrán luego el clásico, Progreso y Defensor.

La confianza está intacta en el plantel pese a estos últimos resultados adversos. Los jugadores aben que en el Clausura dependen de ellos y la Anual todavía no la consideran una utopía. En eso también trabajará Diego López en estos días que vienen que serán de definiciones.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...