Economía y Empresas > FINANZAS

La claúsula que viene de Hollywood

Wall Street podría seguir el camino de la inclusión

Tiempo de lectura: -'

28 de junio de 2018 a las 10:00

Este año, cuando aceptó el Oscar por Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, Frances McDormand introdujo una nueva idea. "Tengo tres palabras que decir esta noche: cláusula de inclusión", mencionó.

Desde ese momento, el concepto de cláusula de inclusión –una cláusula especial en el contrato de un protagonista o director prominentes que insiste en garantizar la diversidad étnica y de género en el reparto y el personal de una película– se ha vuelto cada vez más popular en Hollywood.

¿Qué pasaría si diera un salto de Hollywood a Wall Street? ¿Qué sucedería si los fondos de pensiones y las donaciones a universidades insistieran en que solo invertirían en capitales privados, de riesgo o fondos de cobertura que sigan ciertas prácticas de contratación a favor de solucionar la brecha de la diversidad?

Los fondos de inversión de Wall Street tienen una larga historia de ser la antítesis de lo diverso. Tan solo el 9% de los altos ejecutivos en el capital privado son mujeres, de acuerdo con la investigadora Preqin. Las mujeres dirigen menos del 2% de las firmas de capital privado. Cerca del 2% de todo el financiamiento dirigido al capital de riesgo fue a empresas cuyos equipos fundadores estuvieron conformados únicamente por mujeres y solo el 12% a equipos con al menos una mujer.

Y a pesar de todo, un estudio tras otro demuestra de forma empírica que las firmas que incluyen mujeres en sus comités de inversión superan a sus pares. Aunque los rendimientos fueran los mismos, ¿no sería una obligación moral mejorar el desequilibrio?

Goldman Sachs ha trabajado en privado en lo que se podría considerar un primer paso para el avance de gerentes de inversión que sean mujeres. La firma está trabajando en una iniciativa de US$ 500 millones para financiar firmas de inversión lideradas por mujeres mediante su propio capital y el de sus clientes.

La cifra es relativamente pequeña en comparación con el tamaño de la industria de gerencia de activos, pero podría servir como modelo para otras iniciativas. Además, si lleva el nombre de Goldman Sachs, podría dar más exposición y experiencia a inversores cautelosos sobre la inversión en fondos dirigidos por mujeres con el fin de que se sientan motivados a hacerlo más, y con el tiempo cambiar la estadística deprimente de las mujeres en el mundo de las inversiones.

"Ya sea que estos números deplorables se deban a una contratación deficiente, a una falta de suministro, a un prejuicio descarado o a una combinación de todo lo anterior, el resultado es claro: basta imaginar a un fundador o a un director ejecutivo, y lo más probable es que sea un hombre", escribió en un memorando a sus colegas Stephanie Cohen, socia y directora de estrategia de Goldman Sachs, quien encabeza la iniciativa. "Ayudará invertir en mujeres emprendedoras con grandes ideas, pero se necesitará mucho más que dólares distribuidos con inteligencia".

La iniciativa de Goldman Sachs, la cual incluirá ofrecer capitales semilla a mujeres que sean gerentes de inversiones así como realizar inversiones directas en negocios dirigidos por empresarias, es una de un puñado de ese tipo de esfuerzos que están poniendo en marcha instituciones financieras. Tal vez lo más importante de esto es que el esfuerzo de Goldman Sachs tiene fines de lucro. La firma ha usado su brazo filantrópico con el objetivo de comenzar proyectos sin fines de lucro como 10,000 Women para apoyar a empresarias y considera que la iniciativa tiene el potencial de generar rendimientos sólidos.


REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...