Cargando...

Estilo de vida > Lugares

La elegante Viena

En la sofisticada capital de Austria se respira su pasado imperial y siempre está presente el arte

Tiempo de lectura: -'

23 de abril de 2018 a las 05:00

Transitar las mismas calles que Mozart, Strauss, Schubert y Haydn es un honor; seguir las huellas de Klimt o Schiele, y tener la posibilidad de ver la obra de ambos, un privilegio. Son muchos los personajes que cambiaron la historia y nacieron en Viena, o al menos realizaron gran parte de su obra en esta ciudad de aire imperial, como el llamado padre del psicoanálisis, Sigmund Freud. La ciudad que funcionó como capital del Imperio austrohúngaro en el siglo XIX se convirtió en la centuria posterior en uno de los grandes centros culturales, filosóficos, políticos y económicos del mundo. En medio del lujo y la sofisticación europea, la sociedad vienesa disfrutaba de la música, los valses, la gastronomía, y ese encanto pervivió a las grandes guerras.

Recorrida histórica

Es una ciudad muy abarcable a pie, con su casco histórico repleto de riqueza patrimonial. Y en la que siempre es posible ayudarse con las 30 líneas de tranvías, que aportan su cuota divertida y pintoresca.

Otra de las maneras ideales de recorrer Viena es valiéndose del bus turístico en el sistema hop on hop off. Posee dos rutas, la posibilidad de realizar un walking tour y un paseo en barco por el río Danubio, que atraviesa la ciudad. Uno de los focos de mayor atención del centro histórico se lo lleva la catedral gótica de San Esteban, con su maravillosa vista desde la atalaya de Steffl, y la campana más grande de Austria. Otro de los símbolos de la ciudad, y con un nombre impresionante, es la Columna de la Peste, construida luego de la gran peste de Viena de 1679 –probablemente peste negra– de marcado estilo barroco; el monumento se ubica en la calle Graben, la peatonal más famosa de la ciudad. El Palacio de Justicia es un edificio que tal vez no tenga un nombre muy atractivo, sin embargo es uno de los preferidos por la vista de la ciudad desde su terraza.

Viena es una ciudad palaciega e imperial, y uno de sus mayores exponentes es el Palacio Hofburg, que funcionó como residencia de la familia real de los Habsburgo durante seis siglos.

Los puntos más importantes de la visita son el Museo Sissi, dedicado a la emperatriz Isabel de Baviera, famosa en el mundo por la trilogía cinematográfica interpretada por Romy Schneider, y los apartamentos imperiales. En la zona se encuentra la Biblioteca Nacional, con fama de ser una de las más bellas del mundo.

Y si de belleza se trata, el otro lugar obligado es la Ópera de Viena, cuya vasta programación puede ser disfrutada por todos, ya que posee entradas populares que inician su precio en menos de € 5 y llegan a € 200. Es una oportunidad que no se puede dejar pasar por nada del mundo.

Sobre la avenida circular Ringstrasse –la más famosa de Viena, construida donde se encontraba la antigua muralla que protegía la ciudad desde el siglo XIII– se encuentran varios de los edificios más importantes de la ciudad, como el Parlamento, el Ayuntamiento, la Bolsa de Valores, la iglesia Votiva, la Universidad y muchos más. Otro lugar impresionante es la Cripta Imperial, bajo la iglesia de los Capuchinos; aquí se encuentran los féretros de los miembros de la realeza austríaca.
Hofburg

undefined


De museos

El Museumsquartier es uno de los polos culturales y de encuentro en Viena. Son 60 establecimientos culturales dedicados al arte contemporáneo; artes plásticas, arquitectura, música, moda, teatro, danza, street art y todas las manifestaciones artísticas y culturales posibles se reúnen en los miles de metros cuadrados que abarca este enorme sitio. Diseñado para disfrutar de las actividades pero también de la tranquilidad, el Museumsquartier dispone de instalaciones como cafeterías, tiendas y zonas de ocio. Ya que recorrerlo en un rato es imposible, se pueden mencionar algunos de sus puntos principales, como el Museo Leopold, donde encontrar obra de Klimt y Schiele, entre otros. Y a partir del término de la estación fría, en su explanada se realizan lecturas, conciertos, toques de dj y todo tipo de eventos.

Tomando el tranvía, o bien el bus turístico, otro de los palacios a visitar es el Schönbrunn, el "Versailles" de Viena, otrora residencia de verano de los reyes. Tiene recorridas en su interior con audioguía y mucho para ver, tanto dentro como en sus jardines exteriores. El Museo Judío es otro de los lugares a visitar, donde conocer la historia y la cultura judía en Viena en dos edificios, uno en Dorotheergasse y el otro en Judenplatz.

Estar en esta ciudad significa música y la Casa de la Música es uno de los lugares –ideal para niños– en los que disfrutarla de manera interactiva, como formar parte de una ópera, añadir sonido a su propio nombre, dirigir la Filarmónica de Viena o subir por una escalera que se convierte en piano.

Un lugar maravilloso donde aprender mucho. Mozart es Viena y viceversa: Mozarthaus Vienna, en Domgasse 5, es la única casa que queda en pie, donde vivió el compositor desde 1784 hasta 1787.
Otro de los personajes que Austria dio al mundo fue Sigmund Freud, y su casa museo es una de las más visitadas en la ciudad; aquí vivió y produjo la mayor parte de su obra, sus teorías y estudios. En la casa se exponen objetos, cartas, libros, muebles y fotografías de la vida y la obra de Freud.

Hay pinturas que representan países, sin duda, y un símbolo austríaco es El beso, del artista Gustav Klimt. El lugar donde encontrarlo es el Palacio Belvedere, un conjunto de edificios barrocos formados por dos palacios, convertidos hoy en museos, y de un tercero, el Schwarzenberg. Dentro de estos edificios se encuentran el Museo de Arte Barroco, el de Arte Medieval y la Galería de arte austríaco, donde se exhibe el famosísimo y hermoso cuadro de Klimt.
tranvia

undefined


La ciudad nueva

lll La capital de Austria también tiene un lugar para lo nuevo y un ejemplo de ellos es el distrito 7, donde se han instalado diseñadores emergentes, innovadores, locales gastronómicos, en un ambiente de movida cultural. La concentración mayor está en la calle Neubaugasse, y también junto a la calle Burggasse y la St. Ulrichs-Platz; en esta plaza las tiendas exhiben moda de vanguardia, diseñadores emergentes y de los ya consagrados; tiendas vintage, cafés, restaurantes y bares con los códigos estéticos de lo último en diseño de interiores y arte que se fusiona con la gastronomía. Muy cerca del centro histórico se encuentra Leopoldstadt, otro de los barrios cool de Viena.

La gentrificación de la que tanto se habla en las grandes capitales también llegó a Viena, y en este caso al distrito 2, considerado el Soho vienés. En este barrio se conjugan las zonas verdes y espacios para compartir al aire libre, con tiendas, bares y restaurantes. Es una zona muy concurrida por los jóvenes y de una atmósfera multicultural. Su epicentro es el Karmelitermarkt, un mercado donde obtener productos naturales y también donde degustar delicadezas. Pero también aquí hay historia porque en el número 54 de la Praterstrasse está la casa donde Johann Strauss compuso el Danubio Azul. En el lugar está la Torre del Danubio (Donauturm), con restaurante giratorio en lo más alto. En este distrito se encuentra el Wiener Prater, el parque de diversiones más antiguo del mundo –funciona desde 1897–, con su famosa rueda gigante (Riesenrad).

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...