Cargando...

Mundo > México. Emergencia hídrica

La escasez del agua amenaza a Monterrey

La segunda ciudad más poblada de México y uno de los principales centros industriales atraviesa la peor crisis en dos décadas producto de una sequía que se ha prolongado por casi seis años.

Tiempo de lectura: -'

29 de junio de 2022 a las 07:56

El último vaso de agua tiene precio desde hace un par años. No es extraño. El agua es un bien cada vez más escaso. Se lo pusieron los inversores cuando en el Nasdaq Veles California Water Index debutó en el mercado de futuros Wall Street. El indicador se creó a fines de 2018 y marcó en su estreno de diciembre de 2020 los US$ 484, 53 por acre-pie. El equivalente a 1.200 metros cúbicos, o bien 1.200 tanques residenciales de mil litros cada uno. Hoy, cotiza a US$ 987,10. Lo que se dice, una buena inversión.

Si bien los contratos a futuro no requieren entrega física en el momento de la transacción, la cotización del índice -que se identifica por las siglas NQH2O- se basa en los niveles hídricos y pronósticos climáticos de las cuencas californianas. Su creación, como también la suba de su precio, habla a las claras de las recurrentes y cada más aguda sequía que atraviesan los estados del suroeste de Estados Unidos. También del norte de México, como la ciudad de Monterrey, la capital industrial del país y cabecera del norteño estado de Nueva León.

La urbe atraviesa la peor crisis hídrica en dos décadas producto de una sequía que se ha prolongado por casi seis años, temperaturas cada vez más elevadas, un mal planeamiento, el derroche doméstico y el uso intensivo del agua por parte de la industria. La crisis golpea a sus 5,3 millones de habitantes y no hace distinciones de clases. Ricos y pobres sufren por igual un estricto racionamiento, mientras las autoridades intentan gestionar la escasez.

La situación obligó a las autoridades a declarar la emergencia hídrica en febrero. Desde hace tres semanas, el agua solo fluye seis horas por días por la red de suministro. Lo justo para llenar tanques y todo tipo de recipientes. Los tres reservorios más importantes de los que se abastece la ciudad -las represas El Cuchillo, Cerro Prieto y La Boca- registran almacenamientos del 45, 2 y 8 por ciento, respectivamente, de acuerdo con los informes oficiales. El 15 de junio, la situación alcanzó un punto crítico cuando el agua de Cerro Prieto y La Boca alcanzaba apenas para unos pocos días.

El gobernador de Nueva León, Samuel García, le pidió a la población “encender velas” para que llueva. De acuerdo con el Monitor de Sequía de América del Norte, el 56% del territorio mexicano experimenta algún tipo de sequía. El monitor, elaborado por expertos de Estados Unidos, Canadá y México, indica que la mitad de Nuevo León se encuentra en la categoría de “anormalmente seco” y el resto del territorio experimenta algún tipo de sequía.

La situación en Monterrey

Monterrey es la segunda ciudad más grande de México. Explica el 32% del Producto Bruto Geográfico del estado y el 9% del Producto Interno Bruto del país. Su economía se enfoca en las actividades manufactureras, aunque sus subcomponentes están diversificados. Las actividades metalúrgicas básicas son importantes, tanto como la producción de alimentos y bebidas. Estas últimas son grandes consumidoras de agua, en especial las plantas que fabrican refrescos y cervezas

"La situación está muy crítica, la falta de agua nos afecta bastante, más por los niños y la gente mayor", dijo a la AFP Mercedes Lugo, residente del municipio de Apodaca, en la zona metropolitana de la ciudad. Semanas atrás, los cortes eran de un día a la semana, pero el calor, que marca temperaturas de hasta 45 grados centígrados, obligaron a endurecer el racionamiento.

Mercedes relata que las cisternas se vacían rápidamente, en especial entre las familias numerosas con la suya, que tiene siete integrantes. Para juntar el agua que llega por las cañerías, ellas y otras mujeres usan bidones de 20 litros. La emergencia, incluso, redujo al mínimo la actividad de los escuelas primarias y secundarias, mientras que las universidades decretaron vacaciones.

La escasez, además, provoca que también sea difícil conseguir agua envasada, un artículo de lujo cuyo precio se disparó por el aumento de la demanda, pero también por la especulación de los comerciantes y las empresas. La situación límite también se registra en algunas zonas de la Baja California, como en la localidad de Ensenada, en la región costera del Pacífico, cerca de Tijuana, donde se han registrado protestas vecinales.

Los problemas de acceso al agua potable se extienden a otras regiones del país de 126 millones de habitantes desde hace años. En la mismo México DF, en algunos sectores, como en Iztapalapa, donde viven 1,8 millones de personas, es común que las autoridades racionen el líquido y envíen camiones para paliar la escasez.

Cruces políticos

La emergencia provoca cruces a nivel político. Unos de ellos entre el gobernador de Nueva León, Samuel García, y el presidente Andrés Manuel López Obrador. “Estamos ayudando, al grado de que un funcionario de la Comisión Nacional del Agua fue solicitado para hacerse cargo. No se puede seguir apoyando de otra forma, hacemos lo que se puede”, comentó López Obrador ante los reclamos del gobernador.

Desde el gobierno nacional insisten en que para priorizar el consumo doméstico las autoridades locales deben negociar con las empresas localizadas en los grandes parques industriales, que son las que mayor cantidad de agua utilizan. Para enfrentar la contingencia, las autoridades de Monterrey, además de distribuir agua en camiones cisterna, trabajan en la habilitación de nuevos pozos para extraer agua de las napas subterráneas.

Días atrás, el gobernador García denunció en las redes sociales la existencia de conductos ilegales que desvían el agua hacia establecimientos agrícolas y encabezó un operativo acompañado por policías para desconectar mangueras y tubos. La práctica es similar al robo de combustible que se conoce en México como "huachicoleo", en la que grupos de delincuentes perforan los conductos de gasolina para extraerla y venderla clandestinamente.

En tanto, en el central estado de Hidalgo, las autoridades reportaron la detección de hasta 1.800 tomas clandestinas de agua, mientras que vecinos de Pachuca, la capital estatal, denunciaban que ladrones furtivos vaciaban los tanques de agua domésticos. "Aprovecharon que la casa estuvo sola durante el fin de semana para robar el agua”, relató una vecina de Pachuca durante una reunión vecinal.

Un “equilibrio vulnerable”

Según el Observatorio de Sustentabilidad de la Universidad León, “el privilegiar el abasto de agua para la zona urbana de Monterrey se descuida la generación y promoción de nuevos polos de desarrollo en otras regiones que podrían disminuir la presión social sobre el agua y otros recursos”.

Los informes del observatorio hablan de un “equilibrio vulnerable” del agua en superficie. Advierten, además, de la “mala administración” de los 22 acuíferos que se encuentran dentro de los límites del territorio estatal, y de los 7 restantes que son compartidos con los estados vecinos de Coahuila, San Luis Potosí y Tamaulipas. Los especialistas enfatizan que “la mayoría de los acuíferos presenta un déficit” y que “no se deben autorizar concesiones que impliquen un incremento en las extracciones”.

El gobierno de León argumenta que es un problema heredado, que lleva tres décadas, y que no puede quitarle las concesiones a las empresas que extraen agua de los acuíferos, ni racionar a las empresas que producen en el territorio y pagan impuestos. Según los medios locales, el conflicto de intereses es grande y se suma la escasez de plantas de tratamiento de agua. Nueva León, para peor, concentra 7 mil concesiones mineras, que se suman al consumo industrial en detrimento del uso doméstico.

El riesgo inminente

Lejos de las preocupaciones cotidiana de los habitantes de Monterrey y de sus pares de otras ciudades castigadas por las recurrentes emergencias hídricas, según el Chicago Mercantil Exchange, el bastión del liberalismo y primer mercado de futuros del mundo, el Nasdaq Veles California Water Index “permite a los agricultores y municipios una mejor gestión de los riesgos asociados al agua”. La zanahoria: que se ganará certidumbre. No parece tan sencillo.

Si el agua deviene en commodity, los fondos de inversión podrán especular con su precio al margen de los fundamentales que marcan la oferta y la demanda. El peligro es obvio. ¿Quién puede garantizar que unos pocos no acumularán derechos al solo efecto de revenderlos para maximizar ganancias de corto plazo de cara a las fluctuaciones climáticas? Además, ¿quién pondrá límites a los efectos secundarios que supone vender derechos sobre el agua de un río que verá reducido su caudal?

El riesgo se diría inminente. El valor de intercambio del agua ya amenaza con superar al valor de uso, el que refleja el precio que por ella pagamos. Podemos vivir sin petróleo, sin oro y sin aluminio. También sin diamantes. Incluso es posible imaginar la supervivencia de la especie humana ante la desaparición de algunas especies. No sin agua. Junto con el aire que respiramos es nuestro bien más preciado. Nuestro sostén biológico más básico. Hoy, su escasez es una realidad que amenaza no solo a Monterrey.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...