Cargando...

Mundo > Juegos Olímpicos

La huella que dejó la corrupción coreana en los Juegos de Invierno

Tras el escándalo que hizo caer al gobierno, patrocinadores privados se sumaron a último momento

Tiempo de lectura: -'

12 de febrero de 2018 a las 05:00

RAYMOND ZHONG y PARK JEONG-EUN
New York Times News Service


Este mes todo será diferente en Corea del Sur.

El país es por primera vez anfitrión de unos Juegos Olímpicos de Invierno en un momento en que flotan en la atmósfera nacional cuestionamientos sobre los grandes negocios, la política y los tentáculos de influencias que los conectan.

Esta semana se intensificó el clamor popular que exige el saneamiento de estas relaciones, tras la liberación del futuro heredero de Samsung, uno de los principales patrocinadores de los Juegos Olímpicos, ya que un tribunal redujo y suspendió su sentencia de encarcelamiento por cohecho.
Los Juegos de Pyeongchang son un símbolo de los estrechos lazos entre el gobierno de Corea del Sur y Samsung, su conglomerado más poderoso.

El presidente de la empresa, Lee Kun-hee, ha sido desde hace mucho tiempo miembro del Comité Olímpico Internacional y cabildeó durante años tras bambalinas para lograr que los Juegos Invernales se celebraran en Corea del Sur. El gobierno consideraba a Lee tan esencial para alcanzar sus sueños olímpicos que, a pesar de que fue sentenciado por evasión fiscal en 2008, la entonces presidenta le otorgó un indulto expreso para que continuara su campaña en favor de Pyeongchang.

Por supuesto que las empresas y las actividades comerciales han formado parte de los Juegos Olímpicos desde hace tiempo. Algunos críticos de los Juegos Invernales de Atlanta en 1996 los apodaron "Olímpicos Coca-Cola" como burla por la publicidad excesiva del patrocinador local.

En la prevaleciente atmósfera de escándalo en Corea del Sur, ha resultado especialmente extraño que los principales nombres corporativos tapicen las sedes olímpicas con logotipos e inunden a los atletas de obsequios.
Sin embargo, en la prevaleciente atmósfera de escándalo en Corea del Sur, ha resultado especialmente extraño que los principales nombres corporativos tapicen las sedes olímpicas con logotipos e inunden a los atletas de obsequios. Los cargos de corrupción que hicieron caer al hijo y heredero de Lee —los mismos que el año pasado causaron la destitución de la expresidenta Park Geun-hye— se referían a sobornos mediante el patrocinio deportivo.

"El pensamiento de nuestra época exige que se hagan reformas al modelo chaebol", aseveró Sun Dae-in, director de Investigación en SDInomics, un centro de expertos con sede en Seúl, la capital. Empleó el término coreano con el que se designa a los imperios monopólicos familiares. "Así que el chaebol se encuentra en una posición muy delicada".

Una de las consecuencias, según Chang Sea-jin, profesor de la Universidad Nacional de Singapur, fue que las empresas coreanas se resistieron durante mucho tiempo a patrocinar los Juegos de Pyeongchang por temor a que se "malinterpretaran" sus aportaciones.

En abril del año pasado, cuando los miembros del Comité Organizador de Pyeongchang se reunieron con el ministro de Finanzas de Corea del Sur para dialogar acerca de los problemas financieros que enfrentaba ese comité, su presidente explicó que el escándalo de los sobornos había dificultado a los organizadores obtener patrocinio corporativo, según la agencia noticiosa Yonhap.

El comité logró recaudar los 875 millones de dólares que necesitaba después de que el presidente Moon Jae-in convocó a participar a las empresas públicas, incluida la eléctrica paraestatal.
El comité logró recaudar los 875 millones de dólares que necesitaba después de que el presidente Moon Jae-in convocó a participar a las empresas públicas, incluida la eléctrica paraestatal.

"Aunque los problemas políticos no han afectado de manera directa la planeación ni los preparativos de los juegos, sí fueron una distracción para la participación local", declaró a través de un correo electrónico una vocera del comité. No hizo ningún comentario acerca de la cantidad de financiamiento que les faltaba antes de la intervención de Moon en julio del año pasado.

Muchos sudcoreanos ya tienen sentimientos encontrados hacia las principales empresas de la nación, lo que ensombrece el espíritu olímpico. La semana pasada, Ju Mi-ryung, de 41 años, viajó una hora con su hijo hasta un centro olímpico oficial en Seúl para ver una demostración de curling y otra de trineo en realidad virtual.

"Es un problema que el chaebol gane puntos políticos a través de eventos deportivos como estos", lamentó Ju.

Patrocinar los Juegos Olímpicos ha sido una propuesta riesgosa este año también por otras razones. La decisión de Moon de alinear a un equipo de hockey conjunto con Corea del Norte ha generado controversia en el país.

De cualquier forma, el chaebol no se va a perder Pyeongchang por completo.

Samsung creó la aplicación oficial de los Juegos Olímpicos 2018. Planea regalar 4000 teléfonos inteligentes Galaxy Note 8 de edición especial a los atletas y al personal de los juegos. Además, proporcionó a dos patinadores de velocidad holandeses trajes con sensores para ayudarles en su entrenamiento.

Así mismo, una subsidiaria de LG Group construyó las oficinas principales del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang y otra produjo videos y anuncios promocionales para los juegos. Hyundai exhibirá sus resplandecientes vehículos autónomos impulsados por hidrógeno en Pyeongchang. Korean Air decoró uno de sus aviones con las mascotas olímpicas oficiales: un tigre blanco y un oso llamados Soohorang y Bandabi.

Sin embargo, los patrocinadores de Corea del Sur en general se han promocionado menos en Pyeongchang que en otros eventos deportivos previos, en opinión de Choi Dong-ho, un comentarista deportivo de Seúl. Cuando Corea del Sur organizó junto con Japón la Copa del Mundo en 2002, Samsung lanzó una campaña publicitaria global que incluyó un enorme anuncio en Times Square, Nueva York.

En contraste, ahora Samsung se ha comportado con "gran cautela", comentó Nam Lee, profesor de la Universidad Chung-Ang en Seúl. "No quieren remover los sentimientos negativos ocultos del público hacia Samsung y su presidente Lee".

Hyundai afirmó que planea amplias actividades promocionales para Pyeongchang, "sin precedente". No obstante, otras empresas chaebol evadieron el tema. Samsung no quiso hacer comentarios en cuanto a su campaña publicitaria para Pyeongchang en comparación con otros juegos. Una vocera de LG declaró que las subsidiarias del grupo no tenían permitido, de acuerdo con los términos de su patrocinio, promover sus propias marcas en material relacionado con los juegos. Un vocero de Korean Air se negó a hacer comentarios.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...