Cargando...
"Centrarse en patógenos prioritarios y familias de virus es esencial para tener una respuesta epidémica y pandémica efectiva y rápida", explicó el director de emergencias de la OMS, Michael Ryan

Mundo > OMS

La Organización Mundial de la Salud actualizará la lista de patógenos prioritarios

La nómina servirá para detectar lagunas de conocimiento, además de orientar las investigaciones y los desarrollos con el objetivo de prevenir o mitigar epidemias, pandemias y brotes infecciosos

Tiempo de lectura: -'

22 de noviembre de 2022 a las 05:00

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que convocó a más de 300 científicos de todo el mundo para analizar más de 25 familias de virus y bacterias con el objetivo de actualizar la lista de patógenos considerados como prioritarios en virtud que pueden provocar epidemias, pandemias y brotes de enfermedades infecciosas.

"Centrarse en patógenos prioritarios y familias de virus es esencial para tener una respuesta epidémica y pandémica efectiva y rápida", explicó el director de emergencias de la OMS, Michael Ryan, quien destacó que de esta forma se propiciarán inversiones que redunden en la investigación y el desarrollo (I+D) de vacunas, diagnósticos y tratamientos.

Ryan agregó que también observarán la llamada "Enfermedad X", un patógeno desconocido que podría causar una epidemia internacional grave. "Sin inversiones significativas en I+D antes de la pandemia de Covid-19, hubiera sido imposible tener unas vacunas seguras y efectivas desarrolladas en un tiempo récord", agregó el funcionario.

El listado de agentes patógenos elaborado por la OMS se publicó por primera vez en 2017 y actualmente incluye las diferentes cepas de los virus del Covid-19, del Ébola y del Marburgo; además de los agentes causantes de la fiebre de Lassa, el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS), el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS), el virus Nipah y el Zika.

“Para cada patógeno identificado como prioritario, los expertos precisarán las lagunas de conocimiento y las investigaciones prioritarias. Esperamos que el listado final esté preparado para su publicación antes de abril próximo”, informó Ryan.

La decisión de la OMS es consecuencia del proceso científico mundial que puso en marcha el viernes pasado, en el marco de una reunión que convocó a epidemiólogos y científicos de diversas especialidades de todos los países miembros de la organización.

Según el procedimiento establecido, los expertos recomendarán una lista de patógenos prioritarios que necesitan más investigación e inversión, proceso que incluirá tanto criterios científicos como de salud pública, así como los factores relacionados con el impacto socioeconómico, el acceso y la equidad.

Para los patógenos identificados como prioritarios, el Plan de I+D de la OMS para epidemias elabora hojas de ruta consensuadas que establecen las lagunas de conocimiento y las prioridades de investigación, que luego son informadas a los institutos científicos y la industria farmacéutica para el desarrollo de vacunas, tratamientos y pruebas de diagnóstico.

Según el estándar aplicado por la OMS, el trabajo de los expertos convocados también incluye esfuerzos para mapear, recopilar y facilitar los ensayos clínicos para desarrollar estas herramientas. "Esta lista de patógenos prioritarios se ha convertido en un punto de referencia para la comunidad investigadora sobre dónde centrar las energías para gestionar la próxima amenaza”, explicó Soumya Swaminthan, jefe científico de la OMS. “Se ha elaborado junto con expertos en la materia y es la dirección acordada para saber dónde debemos invertir energía y fondos”, agregó el funcionario.

Salud y clima

La actualización del listado de patógenos prioritarios se concreta en momento en que los expertos intentan calcular el efecto del calentamiento global en la salud de las personas, investigación que implica una ecuación compleja, que involucra una gran cantidad de variables y, al mismo tiempo, una tarea impostergable debido al rápido deterioro ambiental.

Los especialistas señalan que la ecuación debe combinar los múltiples efectos del cambio climático sobre la salud, desde los peligros inmediatos -como el aumento de la temperatura y los fenómenos meteorológicos extremos-, hasta la escasez de alimentos y agua a largo plazo, pasando por la contaminación del aire y las enfermedades.

En este contexto, y más todavía luego de los tibios progresos registrados en la COP27, la OMS llamó a poner la problemática en el centro de la agenda mundial. “La humanidad debe cooperar o morir", alertó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en la apertura de la finalizada cumbre sobre el clima realizada en Egipto.

Según la OMS, entre 2030 y 2050, el cambio climático provocaría cerca de 250.000 muertes adicionales por año debido a "desnutrición, malaria, diarrea y estrés térmico". Estimación que es considerada “muy inferior al balance real, en especial porque solo incluye ciertos factores”, alertó Jess Beagley, de la oenegé Global Climate and Health Alliance, para quien "el cambio climático es un multiplicador de amenazas".

Según las estimaciones, casi siete de cada 10 muertes en el mundo son provocadas por enfermedades que el calentamiento climático podría agravar. Por caso, las temperaturas más cálidas también empujan a animales vectores de muchos virus a nuevas zonas, aumentando así la propagación de las enfermedades existentes y el riesgo de propagación de otras nuevas.

Las investigaciones señalan que durante la última década, el período propicio para la transmisión del paludismo aumentó un 32,1% en algunas zonas de América latina y el Caribe, y un 14% en África, si se compara con los registros del período 1951-1960. Algo similar ocurre con el dengue, cuyo riesgo de transmisión se incrementó un 12% en todo el mundo, según el estudio anual realizado por 51 instituciones, incluidas la OMS y la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El calentamiento global favorece también la proliferación de bacterias en el agua. Esto en un contexto en el que unos 100 millones más de personas sufren de inseguridad alimentaria grave con relación al período 1981-2010, según alertó Lancet Countdown, entidad que advirtió que la sequía extrema aumentó casi un tercio en las últimas cinco décadas, lo que pone a cientos de millones de personas en peligro de inseguridad hídrica y de contraer enfermedades como el cólera.

En el futuro, el calentamiento global podría matar más que el cáncer en algunas partes del planeta, especialmente en las regiones más pobres, estimó la nueva plataforma de datos lanzada por el Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) y el Laboratorio de Impacto Climático. En el peor escenario, si no se reducen las emisiones de combustibles fósiles, el cambio climático podría aumentar la tasa de mortalidad en el mundo en 53 fallecimientos por cada 100.000 habitantes para 2100, el doble de la tasa de mortalidad por cáncer de pulmón.

“Esas proyecciones probablemente están debajo de la realidad”, señaló a la agencia de noticias AFP Hannah Hess, del Laboratorio de Cambio Climático. ¿El motivo? No incluyen muchas amenazas, como las enfermedades transmitidas por algunos vectores. De allí la decisión de la OMS de convocar a científicos para actualizar la lista de patógenos considerados como prioritarios para prevenir o bien mitigar epidemias, pandemias y brotes de enfermedades infecciosas.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...