Economía y Empresas > Elecciones de octubre

La pelea que viene en Argentina: el dólar y las reservas en las seis semanas de transición

Alberto Fernández acusa a Macri de dilapidar los dólares y dejarle un Banco Central sin reservas, pero el gobierno no tiene incentivos para convalidar una nueva devaluación

Tiempo de lectura: -'

14 de octubre de 2019 a las 05:00

Uno de los mayores temores entre los empresarios y economistas argentinos es el período de transición que habrá si –como todo indica- Alberto Fernández se impone en primera vuelta sin necesidad de balotaje.

La elección es el 27 de octubre y el cambio de mando es el 10 de diciembre. Esto implica un período de seis semanas en el que Mauricio Macri seguirá gobernando, ya como virtual ex presidente, conviviendo con Fernández como mandatario electo. Para los parámetros argentinos, seis semanas es una eternidad, o al menos un lapso lo suficientemente extenso como para que puedan producirse nuevas turbulencias financieras.

De hecho, una de las primeras cosas que preguntan los enviados de fondos de inversión de Wall Street que en estos días llegan a Buenos Aires para entrevistarse con funcionarios del equipo económico es si ya hay charlas de coordinación con los técnicos de la oposición, de manera de evitar nuevos episodios de tensión. Les responden que sí, que hay diálogo, pero la inquietud no termina de despejarse.

En la City porteña ya están tomando medidas preventivas ante lo que ven como inevitable: una pulseada en la cual Alberto presionará a Macri para que devalúe o imponga un “cepo” duro al dólar, mientras que el todavía mandatario hará lo posible por defender al tipo de cambio.

Por lo pronto, el candidato opositor ya empezó a advertir sobre la herencia que le dejará Macri. Y, en particular, se queja de que el gobierno está fomentando que el Banco Central se quede sin reservas en el Banco Central para cuando se haga el traspaso de mando.

“Lo único que le pedí cuando hablamos es que cuide las reservas y parece que lo hiciera adrede; está perdiendo US$ 100 millones diarios. Espero que Dios no permita que siga haciendo lo que está haciendo”, fue la expresiva frase de Fernández en una de las muchas entrevistas radiales que concedió la semana pasada.

Reservas en caída libre

A primera vista, la situación del Banco Central no parecería tan grave: cuenta con unos US$ 48.000 millones casi el doble de lo que recibió Macri hace cuatro años. Sin embargo, cuando se hacen los números finos, la cosa empieza a empeorar. Si se restan los encajes bancarios, el swap con el banco central chino y los dólares correspondientes al stand by del Fondo Monetario Internacional, la suma que queda neta es la cuarta parte: poco más de US$ 12.000 millones.

En otras palabras, esa sería la cifra disponible en la caja para intervenir en el mercado cambiario y, además, respaldar los pagos a los preocupados acreedores de la deuda.

Desde la última crisis con el tipo de cambio, a finales de agosto, el Banco Central ha asumido un agresivo rol de defensa de la cotización en torno de 60 pesos argentinos. Para ello, no ha tenido prejuicio en vender reservas o recursos de los bancos estatales. La suma de US$ 100 millones diarios puede parecer poco, pero no hay que olvidar que está rigiendo una restricción que impide la compra por encima de US$ 10.000 mensuales para las personas físicas, mientras las empresas y fondos de inversión están obligados a actuar en el mercado de capitales.

Aun así, el panorama luce complicado. Uno de los motivos es la reticencia de los exportadores agrícolas –los pocos que tienen dólares para vender- que ante la perspectiva de un tipo de cambio más alto luego del recambio de gobierno mantienen su producto en los silobolsas.

Otra razón es la acelerada caída de los depósitos en dólares del sistema bancario. Desde la elección primaria de agosto hasta ahora, el monto de ahorro dolarizado cayó de US$ 30.000 millones a US$ 20.000 millones y, si bien el ritmo de descenso aminoró, la tendencia continúa siendo a la baja. Se presume que tras la elección se acelerará, dado el tenor de las declaraciones de los asesores de Alberto Fernández, que proponen nuevos impuestos para la compra y tenencia de ahorros en moneda extranjera.

Y, por supuesto, está la acumulación de vencimientos de deuda. El guiño del Fondo Monetario, que le permitió a Macri usar los US$ 7.200 millones de la “cuenta intocable” sólo implica un oxígeno de corto plazo hasta fin de año. Pero luego viene la parte complicada: según una estimación de la consultora Eco Go en el primer semestre del año próximo habrá vencimientos por 869.000 millones de pesos argentinos y US$ 11.900 millones. Convertido al tipo de cambio actual, implica un total de US$ 29.200 millones.

Desincentivos políticos y judiciales

Con la cuenta de deuda en mente, Fernández se alarma al ver el rápido deterioro de las reservas del Central. Ya había criticado a Guido Sandleris, titular del BCRA, a quien acusó de estar actuando más como un militante del PRO que como un banquero.

Pero lo cierto es que tanto Sandleris como Macri y el ministro Hernán Lacunza tienen sus motivos para seguir defendiendo al tipo de cambio. Para empezar, no tienen ningún incentivo para devaluar: eso implicaría asumir un fuerte costo político, porque en Argentina equivale a enfrentar el malhumor social.

Menos atractivo aun es el panorama de haber hecho el “trabajo sucio” para dejarle al gobierno kirchnerista entrante el “regalo” de un tipo de cambio alto, que serviría para licuar pasivos fiscales, ayudar a la industria y financiar un paquete de asistencia financiera a los jubilados y receptores de planes sociales.

Pero, para colmo, está la cuestión judicial. Hay en Argentina una inquietante tendencia a judicializar las decisiones políticas y técnicas. Una prueba muy reciente de ello es la denuncia –en una causa ya en curso- contra el ex ministro de hacienda, Nicolás Dujovne, que es investigado por la devaluación siguiente a las elecciones internas de agosto.

La denuncia concreta es que, contradiciendo el compromiso del acuerdo stand by con el Fondo Monetario, el gobierno decidió no intervenir en el mercado cuando el dólar tocó el techo de la banda cambiaria. Hubo quienes dijeron que esa decisión había sido tomada por Macri con el objetivo de infundir miedo en la población y para que sirviera como advertencia sobre lo que le ocurriría al país en caso de que Fernández fuera presidente.

Con semejante antecedente, se hace muy difícil pensar que los funcionarios del elenco macrista, empezando por el propio presidente, sientan estímulo para devaluar en caso de perder la elección.

Hay una tercera vía que cumpliría simultáneamente los objetivos de sostener el actual tipo de cambio y además defender las reservas, pero luce inaceptable desde el punto de vista político: se trata de un endurecimiento del “cepo” cambiario, al punto que prácticamente se prohíba la compra de divisas.

Para Macri, esa sería la peor de las despedidas, porque supondría adoptar una medida equivalente a la que rigió en los últimos años de la gestión de Cristina Kirchner. Terminar con el mismo cepo que había criticado durante toda la campaña le supondría a Macri una fuerte pérdida de credibilidad ante su base electoral y le haría poner en riesgo su capital político.

En consecuencia, el escenario que aparece como más probable para la transición es el de Macri poniéndole un tope al dólar mientras Alberto Fernández le recrimina que el Banco Central se vacíe de reservas.

Ironías de la política argentina, es exactamente la situación que ocurría a fines de 2015, pero con los roles cambiados: en aquel entonces era Macri el que le reclamaba a Cristina Kirchner que “sincerara” el tipo de cambio y que cuidara las reservas.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...