Cargando...
La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon

Mundo > Base de operaciones

La primera ministra de Escocia denuncia actividades ilegales chinas en Glasgow

De acuerdo con los informes de un organismo defensor de derechos humanos, en esa ciudad funcionaría una base ilegal que se encargaría de silenciar y obligar a los disidentes chinos a regresar a su país

Tiempo de lectura: -'

28 de octubre de 2022 a las 09:56

La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon ha mantenido conversaciones con la Policía de Escocia sobre los informes de que un restaurante de la ciudad de Glasgow está siendo utilizado como base de operaciones de la policía secreta china.

Los informes sobre ese tipo de actividades por parte de ciudadanos de origen chino ha sido también objeto de organismos de defensa de derechos humanos como Safeguard Defenders, que ha publicado un informe que afirma que se han establecido docenas de puestos de avanzada en todo el mundo para obligar a los disidentes chinos a regresar a su país.

Según con lo establecido en el informe, una de esas bases estaría ubicada en Sauchiehall Street de Glasgow, en la misma dirección que un restaurante.

La BBC contactó a un miembro del personal del restaurante quien dijo que no estaba al tanto de ese problema.

Por su parte, el asistente del jefe de policía Andy Freeburn dijo que se estaba revisando la información evaluar cualquier delito en conjunto con socios locales y nacionales".

La nueva cobra cuerpo en momentos en que el gobierno irlandés ordena el cierre de una "estación de policía" china en el centro de la ciudad de Dublín. Las autoridades chinas dijeron que la estación ofrecía servicios a los ciudadanos chinos en Irlanda, incluida la renovación de las licencias de conducir.

El gobierno chino ha sido acusado de establecer instalaciones similares en toda Europa, incluidas dos en Londres y Holanda.

Los medios holandeses informaron que hay evidencias de que las "estaciones de servicio en el extranjero", que supuestamente brindan servicios diplomáticos y consulares, están siendo utilizadas para tratar de silenciar a los disidentes chinos en Europa.

Una portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores holandés dijo que la existencia de puestos policiales no oficiales era ilegal, pero el Ministerio de Relaciones Exteriores de China rechazó las acusaciones.

El miembro del Parlamento por el partido Verde, Ross Greer, le preguntó a Nicola Sturgeon sobre el informe de Safeguard Defenders durante la sesión de Preguntas a la primera ministra que se produce todos los jueves en el Parlamento escocés con la presencia de público.

Según el informe, las oficinas de seguridad pública de dos provincias chinas establecieron 54 "centros de servicios policiales en el extranjero" en cinco continentes y 21 países.

La mayoría de ellos están en Europa, incluidos nueve en España y cuatro en Italia. En el Reino Unido, se habrían detectado dos en Londres y uno en Glasgow.

La primera ministra dijo que estaba tomando las afirmaciones "extremadamente en serio" y que había hablado con el jefe de policía Iain Livingstone.

Y agregó que "cualquier país extranjero que opere en Escocia debe cumplir con la ley escocesa. El gobierno escocés apoya plenamente los derechos de las personas a la libertad de expresión y ese también es un principio extremadamente importante".

"Obviamente, estos asuntos requieren una investigación completa y adecuada y no sería apropiado que entre en demasiados detalles, pero lo sé como resultado de una conversación que tuve ayer con el jefe de policía, que la policía está al tanto de estos informes.

Sturgeon afirmó también que "por supuesto, la policía es independiente desde el punto de vista operativo y depende de ellos determinar qué investigaciones serían apropiadas, pero son conscientes de esto y repito, estos informes requieren ser tratados con extrema seriedad".

Greer, el portavoz de asuntos exteriores del Partido Verde, agradeció la respuesta de Sturgeon y agregó que no era la primera vez que se cuestionaba el comportamiento del régimen chino en el Reino Unido.

Según el legislador, "en 2019 hubo serias denuncias de estudiantes de Hong Kong que fueron atacados en Edimburgo y solo la semana pasada el gobierno del Reino Unido tuvo que convocar a un diplomático chino por el asalto de un activista a favor de la democracia que protestaba frente a su consulado de Manchester”.

"El régimen chino tiene un historial de derechos humanos espantoso. No se puede permitir que exporte esa violencia y abuso a Escocia", dijo Greer.

Un portavoz del Ministerio del Interior también dijo que los informes de estaciones de policía no declaradas que operan en el Reino Unido se tomarán "extremadamente en serio" y que "cualquier país extranjero que opere en suelo británico debe cumplir con la ley del Reino Unido”.

"La protección de las personas en el Reino Unido es de suma importancia y no se tolerará ningún intento de repatriarlas ilegalmente".

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...