Fútbol Internacional > COPA LIBERTADORES

La receta de Almada para ser semifinalista de la Libertadores

Tras 19 años de ruina a nivel internacional, Barcelona de Ecuador se metió entre los cuatro mejores del continente con DT uruguayo

Tiempo de lectura: -'

21 de octubre de 2017 a las 14:28

Abatiendo a gigantes con pies de barro, Barcelona de Ecuador mantiene la mira telescópica en la final de la Copa Libertadores de América-2017, en la que ha sido "protagonista" tras 19 años de ruina a nivel internacional.

"El club está floreciente, tiene mucho capital en sus jugadores", dijo el técnico uruguayo Guillermo Almada en entrevista con la AFP, añadiendo que el equipo más popular del fútbol ecuatoriano tiene "muchas expectativas" de disputar otra vez el título del torneo sudamericano.

El conjunto 'torero', subcampeón de las ediciones de 1990 y 1998 -lo más alto que ha podido escalar a lides internacionales-, definirá con el brasileño Gremio el pase a la final, haciendo primero de local el próximo miércoles en el puerto de Guayaquil (suroeste).

Luego de casi dos décadas de sequía en competiciones extranjeras y superando una crisis de resultados, Barcelona anda a paso firme en la actual Libertadores al dejar en el camino al argentino Estudiantes de La Plata, con estirpe futbolera, y al colombiano Atlético Nacional, monarca de 2016.

También arrasó a los brasileños Palmeiras y Santos, a los que venció de visitante en la revancha por los octavos y cuartos de final, respectivamente, después de que en la fase de grupos derrotara a Botafogo en Rio de Janeiro.

Barcelona anda de capa caída en el certamen local con 12 puntos en 12 partidos, que le ubican noveno entre una docena de planteles.

"Hemos priorizado la Libertadores por sobre todas las cosas para recuperar el prestigio, y estamos en ese camino", explicó Almada, quien conduce a los 'canarios' desde 2015, logrando el campeonato ecuatoriano al siguiente año.

Agregó que Gremio, el 'Rei de Copas' brasileño, es un "rival durísimo, muy complicado, una institución muy grande, con grandes individualidades en sus jugadores".

El estratega, que por primera vez dirige a un equipo fuera de su país, enfatizó que el 'tricolor gaúcho' posee un "muy buen juego colectivo, pero confiamos plenamente en lo que podemos hacer (...) No nos cabe ninguna duda" de que el Barcelona estará en la final.

"Respetando la magnitud del rival que tenemos al frente, no nos creemos más que nadie ni menos tampoco", dijo Almada, quien para el partido del miércoles afrontará las bajas por suspensión del mediocampista Gabriel Marques y del delantero Jonathan Álvez.

Señaló que por ahora presta atención a que su plantilla, que incluye a varios seleccionados como el arquero Máximo Banguera, sea "precisa" en el funcionamiento colectivo y en el control de la pelota.

"El andamiaje defensivo de nuestro equipo debe estar a la perfección para no cometer errores", añadió el entrenador charrúa, que planea mantener el sistema táctico y técnico que ha llevado a Barcelona a las actuales instancias de la Libertadores siendo "protagonista".

Sostuvo que "si jugamos mejor que el rival seguramente vamos a tener más situaciones de gol y, por ende, vamos a tener más posibilidades de ganar".

Empero, también tiene claro que el rival no es una perita en dulce. "No vamos a desconocer lo que es Gremio en Sudamérica y a nivel mundial, pero lo que juega dentro de la cancha no es la camiseta", expresó Almada.

El 'inmortal tricolor' fue campeón de la Libertadores (1983 y 1995), de la Intercontinental (1983) y de la Recopa Sudamericana (1996).

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...