Economía y Empresas > MERCADO CAMBIARIO

La verborragia de Trump pinchó el dólar a nivel global y en Uruguay

Fiel a su estilo, el presidente apuntó contra la Fed por su política de suba de tasas porque le quita competitividad a su país

Tiempo de lectura: -'

20 de julio de 2018 a las 17:42

El presidente Donald Trump lanzó este viernes un nuevo ataque a China y la Unión Europea (UE), a los que acusó de manipular sus monedas y volvió a cargar contra la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos. Ello llevó a que la mayoría de las monedas de los países emergentes se fortaleciera frente a la divisa estadounidense. Uruguay no fue la excepción. El dólar interbancario perdió 0,6% este viernes en promedio para quedar apenas por arriba de los $ 31 ($ 31,027). En tanto, en la pizarra al público del Banco República el dólar cayó 17 centésimos en la punta vendedora, a $ 31,73, mientras que en la venta cerró en $ 30,33.

Embed

El índice dólar, que mide al billete verde frente a una cesta de seis grandes divisas, se encaminaba a anotar su mayor pérdida diaria en tres semanas. Frente al yen, se dirigía a registrar su peor caída diaria en dos meses.

Los comentarios en Twitter del presidente de EEUU a primera hora fueron seguidos de una entrevista en la cadena CNBC en la que expresó su deseo de imponer aranceles a todas las importaciones chinas. En un puñado de tuits Trump afirmó que "China, la Unión Europea y otros han estado manipulando sus monedas y tasas de interés".

En contrapartida, apuntó, el dólar se torna cada vez más fuerte y perjudica la "ventaja competitiva" de la mayor economía del mundo. Este año el yuan retrocedió aproximadamente 10% con relación al dólar estadounidense, en una tendencia que favorece las exportaciones del gigante asiático. Trump incluyó en sus críticas a la Fed, que funge como banco central de Estados Unidos, por su política de endurecimiento monetario que fortalece al dólar.

Para contener el avance de la inflación en la mayor economía del mundo, la Fed ha subido siete veces desde 2015 las tasas de interés y considera al menos otros dos aumentos más este año. Esa práctica encarece el costo del dinero y puede impactar en el crecimiento pero, a la vez, evita el recalentamiento de la economía.


Empero, con el desempleo en sus mínimos históricos y la inflación en leve alza, el presidente de la Fed ha sostenido que la economía es lo suficientemente fuerte como para funcionar con tasas de interés más elevadas.

A pesar del aumento de las tensiones comerciales, el dólar acumulaba una apreciación de 3% en los últimos tres meses, respaldado por expectativas de que el banco central estadounidense seguirá elevando las tasas de interés en los próximos meses.

Los comentarios de Trump sobre comercio hicieron que el yuan bajara más de medio punto porcentual en Londres antes de que la divisa china se apreciara a 6,7804 unidades por dólar en la sesión en Nueva York. El euro también se apreciaba 0,56%, a 1,1706 dólares.

La Fed, en la mira

Para Trump, en cambio, el endurecimiento monetario "hiere todo lo que hemos estado haciendo. Estados Unidos debería ser capaz de recuperar lo que ha perdido a causa de la ilegal manipulación de monedas". "Se aproximan vencimientos de deuda y estamos subiendo las tasas. ¿En serio?", expresó Trump, en una obvia referencia a la Fed.

El jueves la CNBC divulgó un avance de la entrevista en el que el presidente cuestionaba la política de la Fed y rompió la tradición del poder ejecutivo de abstenerse de hacer comentarios sobre la entidad para no perjudicar su independencia.

"No estoy contento", con las tasas más elevadas, dijo Trump. "Eso no me deja feliz, pero a la vez los dejo hacer lo que creen que es mejor", apuntó. Asimismo , en la entrevista con CNBC, Trump arrojó todavía más combustible a la hoguera de la guerra comercial con China al dar a entender que planea gravar todos los productos de ese origen.

China sigue como objetivo

"Estoy listo para llegar a los 500", dijo el mandatario a la cadena CNBC, refiriéndose a la totalidad de los US$ 505.000 millones de importaciones chinas a Estados Unidos en 2017.

"No estoy haciendo esto por política, estoy haciéndolo para hacer lo correcto por nuestro país" dijo. "Hemos sido estafados por China por mucho tiempo", agregó.

Después de la adopción de aranceles a la importación de acero y aluminio, gesto que afecta directamente a China, Washington adoptó tarifas suplementarias por US$ 34.000 millones a maquinaria mientras revisa un paquete extra por US$ 16.000 millones.

Al mismo tiempo, el Departamento de Comercio ya admitió que están avanzados los estudios para definir una lista de productos chinos que podrían tarifados y que alcanzaría los US$ 200.000 millones. Pekín denunció que se trata de los primeros pasos de la "mayor guerra comercial en la historia de la economía", y dejó claro que aplicará medidas de represalia a cada arancel estadounidense.

Para Washington se tornó fundamental reducir el descomunal déficit comercial con China, que en 2017 alcanzó la astronómica cifra de US$ 375.000 millones. El año pasado, Estados Unidos exportó a China por unos US$ 130.000 millones, pero importó productos chinos por US$ 506.000 millones.

Luces de alerta

El Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó esta semana que una guerra comercial entre las dos mayores economías del planeta tendría retrasaría al crecimiento mundial.El economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld, dijo que el espectro de una guerra comercial generalizada es "la mayor amenaza de corto plazo para el crecimiento mundial.

Pero si eso aún fuera poco, Estados Unidos abrió graves contenciosos comerciales con aliados tradicionales, como la UE, Canadá y México. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Junker, aterrizará en Washington la próxima semana para tratar de desactivar las tensiones comerciales.

Comentarios