Cargando...
El padre de Joaquín Piquerez, a la izquierda, vivió de manera muy especial el partido de su hijo con Palmeiras ante Flamengo, rodeado de algunos amigos del futbolista y de brasileños

Copa Libertadores > COPA LIBERTADORES

Lo que no se vio por TV: una feijoada, el festejo del papá de Piquerez y el novio arrodillado

Lo que dejó la final: la feijoada de los funcionarios de acreditación, el festejo del padre de Piquerez, el saludo de Joaquín con De Arrascaeta al final, la presencia de un campeón del mundo como comentarista y las redes como recuerdo

Tiempo de lectura: -'

27 de noviembre de 2021 a las 21:10

Llegar al Estadio Centenario para la final de la Copa Libertadores fue toda una odisea.

El vallado que implementó la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) fue realmente gigantesco para lo que se acostumbra en el fútbol uruguayo.

Había que caminar y caminar, y después, caminar, para poder llegar a cualquier parte en las cercanías del Centenario.

Haciendo tiempo para entrar se pudo ver a cuatro hinchas de Flamengo con camisetas personalizadas para la ocasión.

De un lado, tenían la camiseta de la selección uruguaya, mientras que del otro, estaba formada la casaca de Flamengo.

Las camisetas personalizadas de los hinchas de Fla: mitad Flamengo, mitad selección uruguaya

Para retirar la acreditación, Referí no tuvo problemas y luego de… caminar, llegó al Velódromo para que se la entregaran.

La nota de color la dieron los trabajadores del lugar que estaba compuesto de muchos brasileños y brasileñas, tres uruguayos y algunos argentinos.

Detrás de una puerta, iban saliendo de a poco quienes habían tomado su media hora de descanso. Y todos salían con una sonrisa y satisfechos.

¿Qué sucedió? Los funcionarios brasileños prometieron que harían una buena feijoada y cumplieron. Ellos mismos compraron los ingredientes y la cocinaron. "Está buenísima", le dijo uno de los trabajadores a una funcionaria cuando le tocó el turno.

Una vez que ya tenía la acreditación, había que llegar hasta el Centenario para que dieran la entrada de ingreso. Pero no se podía entrar por el lugar tradicional y hubo que dar toda una nueva vuelta al Parque Batlle para llegar a la carpa blanca en la que se encontraba la prensa.

"Esto es como el Estado de la Conmebol. Parece un país aparte", dijo uno de los periodistas a otro. Y tenía razón.

La alegría del presidente

Uno de los principales invitados locales de parte de Conmebol y de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) fue el presidente de la República, Luis Lacalle Pou.

El mandatario llegó cerca del horario del partido y se dio un gran gusto.

Ítalo Ferreira, ganador del oro en surf en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, se tomó una fotografía con el presidente Lacalle Pou, gran amante de ese deporte

Todos conocen su afición por el surf y en medio del Centenario, se pudo tomar una fotografía con el brasileño Ítalo Ferreira, quien consiguió el oro en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 hace tres meses.

Ferreira subió la fotografía de ambos en su cuenta de Instagram, aunque al final, se fue con bronca porque su club, Flamengo, perdió la final.

Miles de funcionarios

Según comentó uno de los tantos funcionarios que trabajaron este sábado en las inmediaciones del Estadio Centenario y dentro del mismo, para Conmebol trabajaron unas 3 mil personas.

Llegó gente desde Colombia, Argentina, Paraguay y Brasil, a los que se sumaron muchos uruguayos.

Hubo trabajadores como proveedores, en logística, seguridad, transporte y diferentes tareas.

Flamengo no pudo repetir la cábala de 1981

Cuando en 1981 Flamengo se coronó por primera vez campeón de la Copa Libertadores de América en el Estadio Centenario, ganándole 2-0 a Cobreloa, el equipo que entonces dirigía Paulo César Carpegiani, ingresó al campo de juego con la bandera de Uruguay, para ganarse al público uruguayo.

Flamengo no pudo repetir la entrada que hizo en el Centenario en la final que ganó en 1981 cuando ingresó con la bandera uruguaya; el protocolo no se lo permitió esta vez y ambos equipos ingresaron juntos

Aquella vez, su gran estrella, Zico, autor de los dos goles de esa noche y capitán del equipo, ingresó con el lateral derecho, Leandro, encabezando la fila.

Esta vez, y debido al protocolo, como los dos equipos ingresaron al mismo tiempo al campo de juego, Flamengo no pudo repetir aquel gesto que para los torcedores en las redes sociales era una especie de cábala para volver a ganar la Copa.

Cuatro campeones de 1981 presentes

Junto a la delegación de Flamengo, llegaron a Montevideo para esta final ante Palmeiras cuatro exfutbolistas del club quienes en 1981 dieron la vuelta olímpica contra Cobreloa en el Centenario.

Andrade, Mozer, Adílio y Júlio César, campeones con Flamengo en 1981 en el Centenario ante Cobreloa, estuvieron presentes en el estadio 40 años después

Andrade, Mozer –el mismo que perdió con el Pato Aguilera en el cabezazo que le dio la Copa América de 1983 a Uruguay en Bahía–, Adílio y Júlio César, estuvieron presentes, aunque a diferencia de aquella vez, en esta oportunidad, no pudieron festejar.

Forlán no se lo perdió

Otro a los que se pudo ver este sábado en el Estadio Centenario fue a Diego Forlán.

El uruguayo, ganador de la Copa América en 2011 con la celeste y elegido el Mejor Jugador del Mundial de Sudáfrica 2010, es una de las "Leyendas de Conmebol", una especie de representante diplomático del organismo.

Diego Forlán estuvo en el Centenario para ver la final de la Copa Libertadores entre Flamengo y Palmeiras

En ese contexto, estuvo como invitado viendo la final en el Centenario, una copa que su padre Pablo logró ganar con Peñarol en 1966 contra River Plate de Argentina.

Un campeón del mundo en el Centenario

Uno de los tantos conocidos que se vieron en el Estadio Centenario logró ganar la Copa del Mundo.

Se trata de Zinho, quien en 1994 fue campeón en el Mundial de Estados Unidos con Brasil tras ganarle la final a Italia por penales.

El volante jugó tanto en Flamengo como en Palmeiras en su etapa de futbolista, y con los paulistas consiguió la Copa Libertadores de América de 1999, la primera que ganó el verdao.

En 1995, Zinho perdió en este Centenario al que volvió, la Copa América ante Uruguay en definición por tiros desde el punto penal.

Zinho, exjugador de Palmeiras y Flamengo, campeón del mundo con Brasil en 1994, levanta el pulgar; comentó el partido para ESPN Brasil

Aquella tarde, Zinho fue uno de los tres que le pudo convertir a Fernando Álvez, pero como el arquero le atajó su remate a Túlio, Uruguay ganó 5-3 y se llevó la Copa.

Fue campeón de varios títulos locales con los dos equipos que jugaron la final este sábado en Montevideo, y en esta oportunidad, fue comentarista de ESPN Brasil.

Consultado por Referí, por quién hinchaba –teniendo en cuenta de que había defendido las dos camisetas– se sonrió y dijo, muy diplomáticamente, "que gane el mejor".

También hubo otros campeones del mundo, pero invitados por Conmebol como Óscar Ruggeri, Nery Pumpido –quien también trabaja para Conmebol– Jorge Burruchaga y Sergio Batista.

Estos exfutbolistas ganaron el Mundial de México 86 con Argentina, pero al Centenario llegaron como ganadores de la Libertadores. Los dos primeros con River Plate argentino, Burruchaga con Independiente y Batista con Argentinos Juniors.

Palmeiras no llenó la Ámsterdam

La torcida de Flamengo llenó tres cuartas partes del Estadio Centenario.

Tal como se había visto en los días previos, cuando dejaron sin cerveza a todo el Mercado del Puerto el pasado miércoles cuando apenas había pasado la hora 19 y los hinchas querían seguir de fiesta, los seguidores del club con más hinchas del mundo, nada menos que 50 millones, coparon las tres cuartas partes del Monumento al Fútbol Mundial.

La torcida de Flamengo llenó tres cuartas partes del Centenario; el apoyo fue realmente impresionante

Para ellos fue toda la Tribuna Colombes y tres cuartos de la Olímpica, incluyendo la Platea Olímpica.

Y antes del partido se hicieron escuchar muy fuerte como una hinchada que asusta.

En este video se puede apreciar:

Mientras tanto, los torcedores de Palmeiras ni siquiera lograron llenar la Tribuna Ámsterdam y tuvieron un pequeño sector en la Olímpica.

La hinchada de Palmeiras no logró llenar siquiera la Tribuna Ámsterdam y unos pocos ocuparon la Olímpica

La propuesta de matrimonio

Y el Centenario después de casi 92 años tuvo su primer pedido de casamiento en pleno estadio.

El novio de Flamengo, le pidió casamiento a su novia de Palmeiras y ambos salieron en el tablero electrónico

Media hora antes de que comenzara el partido, un hincha de Flamengo que fue con su novia de Palmeiras, se hincó ante ella (con la complicidad de la organización, quien le dio un micrófono para que lo escucharan todos) y le hizo la propuesta.

Luego de que el novio hincha de Flamengo se hincó, su novia de Palmeiras le dio el sí y se juntaron en un beso

Antes de que ella contestara, la hinchada de Palmeiras comenzó a gritar reiteradas veces: "¡No! ¡No! ¡No!", pero obviamente que la elegida contestó que sí y todo se rubricó con un beso.

Dale alegría, alegría a mi corazón

A falta de 3 minutos para el final del alargue y cuando Palmeiras ganaba 2-1 y el título era un hecho, los torcedores comenzaron a corear una conocida canción por el Río de la Plata.

"Y dale alegría, alegría a mi corazón", comenzó a corear toda la Ámsterdam que no llegó a llenarse para este partido, aunque a esa altura, los seguidores paulistas se hacían notar y mucho.

Uno de los himnos escritos por el rosarino Fito Páez, no faltó a la fiesta, y cantado por brasileños.

El gesto de Piquerez

Cuando terminó el partido con el triunfo de Palmeiras, el uruguayo Joaquín Piquerez, quien había sido sustituido en el final del alargue, corrió a celebrar junto a sus compañeros.

Pero en menos de 30 segundos, salió corriendo hacia otra dirección. Iba hacia el banco de Flamengo.

Recién terminaba el partido y Joaquín Piquerez dejó su festejo de lado, cruzó toda la cancha y fue a saludar con un abrazo a Giorgian De Arrascaeta

Solo, cabizbajo, con un llanto contenido por el esfuerzo que había hecho para llegar a esta final luego de estar 44 días lesionado tras salir en pleno partido entre Uruguay y Colombia por las Eliminatorias para el Mundial de Catar 2022, estaba Giorgian De Arrascaeta, el otro uruguayo del partido decisivo.

La diferencia entre ambos es que el de Flamengo ya había sido campeón, mientras que Piquerez llegó hace menos de cuatro meses a Palmeiras, procedente de Peñarol, se ganó la titularidad y cosechó ya su primer título. ¡Y qué título!

El saludo entre los uruguayos Joaquín Piquerez y Giorgian De Arrascaeta al término del partido

Piquerez, compañero de De Arrascaeta en la selección uruguaya y quien comenzó, al igual que el media punta, en Defensor Sporting, corrió hacia el otro sector para saludar a un bajoneado Giorgian y ambos se fundieron en un abrazo.

El periodista que no se contuvo

Cuando terminó el partido y a metros de Referí, un periodista que estaba acreditado para la final, comenzó a los gritos.

El periodista que estaba a metros de Referí, saltó de alegría con el triunfo de Palmeiras al final del partido

Se puso la camiseta de Palmeiras con el número 14 y comenzó a correr por todo el palco de prensa ante la mirada atónita de casi todos.

Luego volvió a su pupitre y siguió con su alegría a los gritos y muy emocionado.

El festejo del padre de Piquerez

Como informó Referí este sábado, la madre y la hermana de Joaquín Piquerez no concurrirían al Estadio Centenario porque se ponían muy nerviosas.

En tanto, su padre Daniel lo hizo con algunos amigos del futbolista y algunos brasileños que lo conocen.

El padre de Joaquín Piquerez, a la izquierda, vivió de manera muy especial el partido de su hijo con Palmeiras ante Flamengo, rodeado de algunos amigos del futbolista y de brasileños

Se situaron en la Tribuna América y pudieron ver el festejo de Joaquín bien de cerca.

La alegría era tremenda. ya que solo dos años atrás, su hijo fue dejado libre por Defensor Sporting y a base de tesón y buen juego, logró escalar, pasar por River, Peñarol, la selección y Palmeiras y cosechar su primera Copa Libertadores de América.

Las redes de recuerdo

Varios jugadores de Palmeiras se llevaron un recuerdo del Centenario luego del triunfo.

Algunos jugadores de Palmeiras se llevaron recortes de la red del arco de la Tribuna Colombes luego de ganarle la final de la Libertadores a Flamengo

El zaguero paraguayo Gustavo Gómez, el capitán del equipo, y Scarpa, dos de los futbolistas que formaron la zaga, una hora después del encuentro se acercaron al arco que da a la Tribuna Colombes.

Junto a ellos lo hicieron otros futbolistas y con una tijera, comenzaron a cortar la red del arco. Así se la llevaron en varios pedazos como recuerdo.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...