Temas > Salud

Los niños que se orinan en la noche son propensos a desarrollar baja autoestima

Todos los casos son curables, pero es necesario tratarlo adecuadamente

Tiempo de lectura: -'

14 de junio de 2018 a las 05:00

Un niño de seis años se orina mientras duerme y los padres desconocen que puede haber algo por detrás. Sin embargo, dejar pasar un problema como este puede desarrollar baja autoestima y problemas psicológicos.

En caso de que el pequeño padezca enuresis nocturna o emisión involuntaria, como se le llama técnicamente, debe ser tratado a tiempo y de forma adecuada para evitar las secuelas psicológicas. Sin embargo, la mayoría de las veces se oculta por parte de los niños y de los padres. Muchas otras, los progenitores creen que los pequeños solo quieren llamar la atención y no le dan importancia.

"Si el niño ya se siente menos y, además la mamá o el papá lo regañan, lo castigan, lo humillan o le gritan, se sentirá peor, creerá que no es igual que los demás niños y puede llegar a desarrollar problemas psicológicos", advirtió el doctor Reynosa Stenner.

De todas formas, la totalidad de los casos pueden ser curables, según Stenner.

Estos niños suelen aislarse de otros de su misma edad o de actividades que impliquen dormir en un lugar distinto a su casa, lo que sucede es que los avergüenza no poder contenerse, mojar la cama y que los demás se burlen de ellos, según el pediatra. "El niño sabe lo que le va a pasar porque es involuntario. Sabe que se van a burlar de él, se aísla y evita las invitaciones, entonces su autoestima va bajando porque se siente menos que sus compañeros", agregó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó a la enuresis en la Clasificación Internacional de Enfermedades Mentales y del Comportamiento (CIE -10) y la describió como "un trastorno aislado o bien que puede acompañar a un trastorno de las emociones o del comportamiento más amplio".

La afección puede ser hereditaria. Si ambos papás la sufrieron cuando fueron niños el hijo tiene 75 % de posibilidades de presentarla.

Es común ver este problema en niños de entre cinco y ocho años, cuando el sistema urinario ya maduró. Incluso, algunos casos llegan a la adolescencia, debido a la deficiencia de la hormona vasopresina u hormona antidiurética. La misma tiene como fin regular la actividad del riñón durante las horas del sueño.

"La deficiencia de la vasopresina hace que el riñón siga trabajando y produciendo la orina que llena la vejiga y esta sale de manera involuntaria", explicó a Efe el especialista del Hospital General Regional 110 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Por otro lado, según Stenner la enuresis también puede ser causada por una infección en las vías urinarias o el riñón, por tener una vejiga pequeña o por los problemas emocionales que experimente el menor, sobre todo si ya controlaba sus esfínteres y deja de hacerlo de manera repentina.

"A veces hay factores psicológicos que pueden influir que un niño que no se orinaba en la cama, de repente empiece a hacerlo. Cuando sucede esto hay que confirmar si hay algún problema que esté sucediendo en casa y coincida con la enuresis", enfatizó el experto.

Este padecimiento no presenta síntomas por lo que si el niño tiene dolor al orinar o en la espalda baja a la altura de los riñones se debe descartar algún otro problema mediante exámenes generales o un ecosonograma renal.

Como se dijo anteriormente, la enfermedad es curable, pero para eso requiere de un tratamiento que suministre la hormona antidiurética de manera sintética. El mismo debe ir acompañado de medidas como que el menor no ingiera líquidos antes de dormir, que vacíe la vejiga antes de acostarse y no tomar agua a medianoche aunque se despierte con sed.

El especialista recomendó a los padres llevar un calendario para registrar los días en que su hijo logró pasar la noche sin mojar la cama, esto es una forma de involucrarlo en su tratamiento.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...