Rugby > RUGBY

Los Teros pasaron un examen clave: por qué fue tan importante la victoria ante Rumania

“Ganar el último partido nos permite tener más partidos de esos”, dijo el DT Esteban Meneses

Tiempo de lectura: -'

26 de noviembre de 2018 a las 15:46

El primer gran festejo de Los Teros en 2018, en febrero, vino de una intercepción de Andrés Vilaseca ante Canadá, y valió una clasificación al Mundial. Y el último, el sábado, vino igual: una patriada de Agustín Ormaechea, en el último minuto, cuando el partido estaba 20-20 y Rumania sumaba fases dentro de las 22 yardas defensivas celestes e inexplicablemente no probaba el drop, mientras la defensa de Los Teros aguantaba estoica y sin penales. El Colo no lo pensó dos veces y corrió rumbo a la pelota, para lograr la victoria más dramática imaginable, 27-20 en el último segundo. 

En el medio de esas dos intercepciones pasó un año fundacional, el del segundo salto hacia adelante de Los Teros modernos: el primero fue en 2014-2015, para volver a los Mundiales, para revalorizar la camiseta, para volver a estar en el concierto internacional. El segundo, para empezar en serio la subida de escalón entre los 20 mejores del mundo, lo que implica ganarle a algunos de esos rivales que integran ese escalón.

Fue el primer triunfo en la historia ante los rumanos, y encima en Bucarest, donde los últimos dos antecedentes habían sido derrotas 0-40 y 12-36. Suficiente como para ratificar esta transformación que está atravesando el equipo.

¿Hacía falta ratificarlo? Sí. Porque la goleada 66-7 sufrida la semana anterior ante Fiji -que el sábado venció a Francia por primera vez- pegó duro, y tras otras dos derrotas ante Cardiff y Ulster, el riesgo era cerrar con mal signo el año. No tanto en el análisis externo: más bien, el mayor examen que tiene para dar Uruguay es ante World Rugby, que ha apostado firmemente para ayudar a Los Teros a transitar el salto de escalón desde el tercer escalón mundial al segundo. El rugby uruguayo ha respondido, ha organizado torneos (Nations, Américas), los ha ganado, ha comenzado un plan profesional, ha vencido a rivales con los que antes perdía (Canadá, Italia Emergente, Argentina XV, Fiji Warriors...).

Pero los exámenes a este nivel se revalidan permanentemente, y esta vez World Rugby había apostado fuerte al darle a Uruguay una gira de cuatro partidos: Cardiff Blues, Ulster, Fiji y Rumania. Y tras perder los tres anteriores,  ganar ante Rumania era indispensable como para seguir teniendo oportunidades ante rivales similares. En tiempos en que una reorganización de las ventanas internacionales parece inminente, la victoria fue, como dicen los ingleses, un statement.

Hubiese sido injusta una derrota porque Uruguay hizo todo el gasto, tuvo el dominio de la posesión y del territorio. Dominó entre los 10 y los 30 del primer tiempo, y luego entre los 50 y los 70, pero perdió varias chances claras, incluso una serie de cuatro scrums que derivaron en penales.

Pero a su vez, hubiese sido un castigo lógico para un equipo que no aprovechó sus chances, pero que además, no supo manejar con inteligencia un partido que estaba favorable. Eso es el rugby de este nivel en el que Los Teros quieren entrar, en el que quieren conseguir partidos: los errores se pagan. 

Por todo eso fue tan festejada la victoria uruguaya. Y por eso el final de la ventana de noviembre dejó una buena situación de lugar, a un año del Mundial: se creció y mucho, pero el siguiente escalón, donde están Fiji y Georgia (los dos primeros rivales en Japón) sigue estando lejos. Para poder estar a su altura, y para poder competir ante Gales y Australia, habrá que redoblar todo lo mucho que ya se hizo. Y además, seguir teniendo competencia de este nivel. 


 
“El balance es muy positivo, se cumplió con el objetivo de ganar. Cuando planteamos los objetivos de la gira el único resultado sobre la mesa era ganarle a Rumania y se cumplió”, dijo a Referí desde Bucarest Esteban Meneses, Head Coach de Los Teros, que también hizo autocrítica. “Deberíamos haberlo cerrado antes, tenemos que seguir trabajando en la efectividad cada vez que cruzamos las 22, hay que marcar puntos porque si no a este nivel lo pagas caro. Lo vimos con Fiji, no perdonan y te lo hacen reflejar en el tanteador. Se debió definir antes, y no llegar a la última jugada con el partido empatada. Pero eso también habla del carácter del equipo para defender esos tres minutos su ingoal, es muy meritorio. La paciencia para defender sin cometer penales, el orden defensivo, la circulación defensiva, la agresividad en el tackle contra un equipo rumano que iba para ganar el partido, Me quedo con esos tres minutos defensa que el equipo defendió el objetivo propuesto en esta gira”.

 “Hoy Uruguay tiene que estar pensando en los rivales del mundial, Fiji, Georgia, Australia y Gales. Pensando en esos partidos debemos mejorar la performance para llegar de la mejor forma. Cuantos más partidos de ese nivel mejor vamos llegar. La preparación debe ser acorde a esos rivales. Esta ventana vino muy bien para eso, para darnos cuenta y sacar conclusiones de qué mejorar para estar a ese nivel. Y ganar el último partido nos permite tener más partidos de esos”, agregó el DT.

 Además, Meneses repasó este año histórico y subrayó cómo el equipo se reinventó tras lograr la clasificación. “Empezamos logrando la clasificación directa a Japón 2019. Pero lo más importante de este año fueron los diferentes momentos en los que fuimos creciendo y evolucionando como equipo. El equipo y el staff no se conformó con la clasificación, una vez lograda nos pusimos objetivo de mejorar para estar a la altura de los cuatro rivales, ir y dejar una huella en el juego y en ir a competir a un mundial. Toda la planificación se armó en base a esos cuatro rivales a los que apostamos llegar de la mejor manera”.

“Eso motivó a todo el plantel, a todo el staff a seguir evolucionando. Ganamos la Nations, llegamos a la final de la APC, que fue un buen torneo, terminamos con esta ventana de noviembre que nos enfrentamos a un nivel competencia que necesitamos para seguir creciendo y evolucionar en el juego, en la preparación física del jugador”. 

“Se cierra un gran año y nos espera un gran 2019 para llegar a la copa del mundo de la mejor manera. El desafío está ahí, y el balance es el no conformismo el plantel y del staff después de lograr la clasificación. El 3 de febrero ya estábamos clasificados y el equipo tuvo que tomar una decisión: o se descansaba en la clasificación o seguíamos evolucionando para ir a competir al mundial. Todo lo que se armó fue en base a esos cuatro partidos. Ese es el gran desafío: seguir creciendo”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...