Rugby > RUGBY

La goleada dolió; Rumania pasó a ser el partido del año para Los Teros

Tras el 68-7 ante Fiji, Uruguay necesita mostrar que la apuesta por test de nivel vale la pena para World Rugby

Tiempo de lectura: -'

18 de noviembre de 2018 a las 22:47

En Hartpury,  Gloucester, Uruguay sufrió el sábado un golpe duro. A poco más de 10 meses para el Mundial, Los Teros cayeron ante su primer rival, Fiji, sin atenuantes: un 68-7 lo suficientemente amplio como para no poder justificarlo en una mala tarde colectiva o individual, en algún line fallado, en un pase a destiempo.

Fiji fue enormemente superior a Uruguay, en al menos 55 de los 80 minutos del partido, en los que tuvo la pelota y le imprimió el ritmo que le da al juego cuando le sale todo bien. Uruguay se lo facilitó mucho: porque intentó contraatacar desde propio campo y cometió errores que le dieron scrums y lines a Fiji dentro de las 22 celestes, un verdadero harakiri.  Y porque en esos lapsos –los primeros 25 y los últimos 20- se perdió invariablemente en el contacto y el breakdown. Así el rival siempre pudo jugar en el contacto y tuvo liberaciones rápidas: jugó a placer, y los tries cayeron uno tras otro, al punto que, con 20 minutos jugados, el partido ya estaba 28-0, y los fijianos con viento en la camiseta, un estado mental en el que le pueden ganar hasta a los All Blacks.

En los otros 25 Los Teros lograron hacer pie, tuvieron la pelota, intentaron jugar. Llegaron cuatro veces de forma profunda al terreno rival, pero solo una fue try. No lograron imponerse en el contacto, y perdieron el 60% de sus lines –algo lógico jugando con hookers que no tenían experiencia en ese puesto- . Y todo lo que no aprovecharon en ataque y se equivocaron en defensa, lo pagaron con tries. 

¿Es sorpresa que Fiji sea superior a Uruguay? Para nada, por algo es el 10º del mundo, está más cerca de Argentina o Italia que de Samoa o Rumania, y en todos los noviembres tiene oportunidad de jugar partidos ante equipos top. Tiene jugadores en los principales equipos del mundo, un juego que no mide riesgos y que se desarrolla en base a unas destrezas y un físico que Uruguay nunca podría llegar a tener.

Hubiese sido injusto e ilógico pedirle a Uruguay una victoria, o un partido tanto a tanto. Pero seguro que el plantel se planteaba un duelo más parejo que el de la tarde del sábado. Por el gran crecimiento que han tenido Los Teros en los últimos años, porque ya llegaron al techo del nivel alcanzable en el amateurismo y por eso iniciaron un camino profesional. Por los resultados: las victorias ante Fiji Warriors, Argentina XV, Canadá.

Pero la goleada mostró que el camino para acercarse a los países top del Tier 2 aún es muy largo.  Quizás la clave esté en que, aunque Uruguay avanza de gran manera, los países que están arriba lo hacen aún más. Incluso los de limitados recursos económicos como Fiji: les alcanza con el talento de sus jugadores, expuestos al roce en las superprofesionales ligas europeas, esas a donde a los uruguayos le cuesta muchísimo entrar. 

¿Cómo acortar esas diferencias? Si la respuesta fuera fácil ya estaría aplicada. El camino está en marcha, y golpes como el del sábado recuerdan que es largo y que es necesaria paciencia para no saltearse escalones. Quizás esos buenos resultados del año nos engañaron a todos. El camino hay que seguir desandándolo.

En los trazos gruesos habrá que seguir lo planteado hasta ahora: primero obtener más competencia de este nivel. En ese sentido, la goleada del otro día cuesta caro: la apuesta de World Rugby a organizar un partido entre el 10° del ranking y el 18° no pagó, y de la misma manera que los países top del primer escalón se resisten a jugar contra los top del segundo (Fiji, Japón, Georgia) éstos también miran de reojo cuando los hacen jugar contra equipos del piso del Tier 2 (Uruguay, Namibia, Rusia). En el trazo fino, quizás, habrá que corregir lo de este segundo semestre, donde los titulares de Los Teros tuvieron pocos minutos de juego.

El trabajo físico es otra incógnita: se ha trabajado a fondo en este año, incluso con asesoramiento de World Rugby a través del galés Craig White, pero la velocidad de juego de los fijianos sigue poniendo la vara muy alta.  

Las transiciones al profesionalismo tampoco no son nada fácil: las puertas a Europa están casi cerradas y, mientras tanto, conseguir colocar 10 jugadores en la nueva liga de Estados Unidos –de segundo nivel comparado con el Top 14- ya es una enorme victoria político-diplomático-deportiva.

Será cuestión de corregir en el juego, levantar la cabeza y apuntar a Rumania, mientras se trabaja en lo que sí se puede trabajar en los próximos meses, de cara al Mundial, para acortar distancias que, al menos en la tarde Hartpury, se alargaron.

El equipo tiene claro la necesidad de levantar, y de que, tras la goleada, la lupa de World Rugby está encima del equipo de cara al último encuentro de la ventana, ante Rumania.  “Es el partido más importante del año.  El plantel tiene eso en la cabeza y está bien focalizado en mejorar lo que hicimos mal el sábado, en capitalizar los errores que tuvimos, no volver a cometerlos. Es importante saber que este nivel de competencia es el que necesitamos tener para seguir creciendo en el juego, así vamos achicar esa brecha con estos equipos.  Debemos aprovecharlo mejor para poder seguir teniendo este tipo de partidos y el sábado ante Rumania tenemos una gran oportunidad”. 

La opinión de Meneses

Sobre el partido, Meneses fue claro en el análisis: las ganas de jugar, que se han convertido en una seña de identidad de este equipo, pasaron factura. Porque cuando se podía esperar un planteamiento “cuadrado” con mucho kick y poco riesgo en campo rival, el equipo jugó demasiado en campo propio, y los errores le sirvieron la goleada en bandeja a Fiji. “Estuvieron bien marcados los momentos del partido. Los primeros 25 minutos fue todo de Fiji, nos equivocamos en nuestra salida de campo propio, pérdidas de pelota que las terminamos pagando caro, con puntos en contra.  Los últimos 10’ del primer tiempo tuvimos nuestras posibilidades, marcamos un try y erramos dos line en zona de definición.  Los primeros 20’del segundo tiempo tuvimos más control del partido y no pudimos marcar ningún punto. Los últimos veinte fue todo Fiji que aprovechó cada oportunidad que tuvo”. 

“En este nivel si no salís bien de tu campo y no aprovechas las situaciones que tenes en zona de definición lo pagas muy caro. En defensa debemos seguir trabajando en el tackle y en la velocidad de reposicionamiento”, agregó el DT de Los Teros, que destacó el scrum, lo mejor de Uruguay en la tarde del sábado. “El scrum fue bueno, pudimos tener nuestras pelotas de calidad, dos penales y un free kick a favor. El line fue malo tuvimos un 40 % de obtención y erramos en zona de definición”, agregó.

La maldición del hooker

Uruguay viajó a Europa con tres hookers: Germán Kessler, Facundo Gattas y Manuel Ardao, que en realidad es un proyecto de hooker, ya que durante su carrera de juvenil -este año fue sub20- jugó de tercera línea. Gattas se desgarró en el primer partido, Kessler sufrió un esguince de rodilla en el segundo y Ardao se lesionó en el tercero. Para el cuarto esperan recuperar a Gattas.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...