Tecnología > ¿QUÉ SE VIENE?

Más pulgadas: la evolución de las teles

Gigantescos y enrollables, así se resumen las tendencias para televisores presentadas en la CES; no obstante, no hubo ningún anuncio disruptivo y la tecnología todavía está lejos de llegar a los hogares

Tiempo de lectura: -'

19 de enero de 2019 a las 05:01

La tecnología que alimenta las pantallas más grandes de los hogares puede que no se mueva tan rápido como lo hace la de los smartphones, pero, por su importancia, toda novedad atrae las miradas. La feria de electrónica de consumo (CES), celebrada la semana pasada en Las Vegas, se llenó de promesas sobre los televisores 8K como en todos los eventos del último lustro –Sharp mostró el primer televisor 8K en 2013 con una pantalla de 85 pulgadas– y lo más destacado fue que dos auténticos titanes del sector, LG y Samsung, presentaron un modelo que se enrolla sobre sí mismo y un monitor con tecnología MicroLED de 75 pulgadas, respectivamente; además, se vio un nuevo estándar HDMI (versión 2.1) con una serie de actualizaciones audiovisuales. Pero lo cierto es que la cantidad de contenido nativo de 8K todavía es tremendamente limitada; ni siquiera es masiva la adopción del 4K en el mundo. 

Lejos de los escaparates de la CES, ¿en qué se fija el público uruguayo a la hora de comprar un televisor? La oferta en el mercado ha cambiado desde las innovaciones de la pantalla plana, pasando por los de calidad HD, los smart TV y ahora el auge de los de calidad 4K. Esto no está ni cerca de las novedades presentadas en Las Vegas, incluso ni de las del año pasado.

Fernando Pagola, encargado de sucursal de Barraca Europa, dijo a Cromo que “cambió la forma de vender televisores” porque los clientes llegan “con mucha información de internet” sobre las ventajas, desventajas y tendencias. Por su parte, Matías Godoy, encargado en Motociclo, coincidió en que la gente busca “lo que más está resonando” y, según ambos, el público ya no prefiere la calidad HD sino los TV de ultra alta definición: el 4K.
A la hora de comprar un televisor los clientes evalúan cuatro aspectos: las pulgadas, la definición, el precio y la marca. Según Godoy, los televisores 4K de pulgadas pequeñas son los más buscados en este momento. El televisor con esa definición de pantalla más chica es de 43 pulgadas y cuesta alrededor de US$ 1.000.

Días previos a la CES, el reconocido analista David Katzmaier destacó cuatro tendencias para este año en esta categoría: televisores 8K que salen a la venta, pantallas OLED enrollables, pantallas más grandes y control de voz integrado de Alexa y Google Assistant, pero advirtió: ninguna es nueva para 2019.

Conectores

El conector HDMI es el más extendido para reproducir contenido multimedia. La versión 2.1 fue anunciada hace dos años y, según lo presentado en la CES, en 2019 llegan los primeros televisores compatibles de manera nativa. El problema es que la adaptación de esta tecnología será lenta. 
Si su televisor no es 2.1, necesitará, al menos en parte, un cambio de hardware. Si la compatibilidad no es total, solo podrá obtener contenido 8K de las apps internas. El analista Geoffrey Morrison, en un artículo publicado en el sitio especializado CNET, lo plantea en estos términos: “Es como poseer una lancha rápida en el Sahara”. Sin un HDMI 2.1, ese televisor de pixeles resplandecientes será por mucho tiempo algo más bien extravagante que una buena inversión. 

La tecnología 8K tiene 16 veces más píxeles que la HD y cuatro veces más píxeles que la 4K. La resolución de 8K equivale a 7680 x 4320 o 33 millones de píxeles. Si los números no lo entreveran, compare con estos: los modelos 4K tienen una resolución de 3840 x 2160; mientras que una pantalla Full HD tiene 1920 x 1080.

Miles de pulgadas

Actualmente, el mercado de los televisores está dominado por las pantallas de cristal líquido (LCD) que están iluminadas por diodos emisores de luz (LED). También hay televisores de diodos emisores de luz orgánicos (OLED) que se diferencian porque emiten luz y colores por sí mismos. Pero también existe la tecnología MicroLED y la ULED. Es difícil no ahogarse en la sopa de letras.

El aparato de LG que saldrá al mercado este mismo año tiene una pantalla 4K OLED de alta resolución que se enrolla sobre sí misma cuando está apagada y por tanto no ocupa espacio. Se trata de una versión mejorada y terminada del prototipo con el que sorprendió en la CES en 2018.
La pantalla de 65 pulgadas está hecha con material OLED que emite imagen de resolución 4K, muy brillante y de alto contraste, como las que la empresa ya tiene en el mercado, y está montada sobre una caja rectangular de una altura inferior a un tercio de la del monitor. Esta caja es la que esconde el televisor cuando se apaga, enrollado sobre sí mismo, como una persiana.

El aparato tiene tres modos distintos: vista completa, que supone la totalidad de la pantalla; vista lineal, en la que la pantalla se esconde parcialmente y solo muestra los controles de música, reloj, información meteorológica y otros, y la vista cero, en la que todo el televisor está escondido. LG no reveló los precios del televisor enrollable.

Esta empresa también trabaja en otros prototipos, por ejemplo, en un OLED 8K de 88 pulgadas con un sistema de sonido incrustado en la pantalla, lo que hace que los sonidos parezcan provenir directamente de los objetos que aparecen en la imagen.

Por su parte, Samsung presentó un televisor con tecnología MicroLED de altísima resolución 4K y de 75 pulgadas, lo que representa una reducción sustancial del tamaño que este tipo de aparatos presentaban hasta la fecha –el año pasado mostró el aparato de 146 pulgadas que se llamó apropiadamente The Wall– y lo hace más fácilmente adaptable al hogar. Ojo, que también presentó una versión más grande este año: ¡de 219 pulgadas!
La tecnología MicroLED se basa en la combinación de placas con millones de chips LED inorgánicos (y por tanto de duración ilimitada) que emiten su propia luz, sin necesidad de iluminación posterior, lo que permite crear pantallas sin apenas grosor. El nuevo televisor de Samsung, de hecho, es extremadamente delgado y tiene unos marcos prácticamente imperceptibles. Las imágenes producidas por MicroLED tienen una calidad similar a la de OLED, con la diferencia de que OLED usa componentes orgánicos y, por tanto, perecederos.

Un televisor de 75 pulgadas todavía es un poco grande, pero Samsung mostró que MicroLED es modular, por lo que es de esperar que algún día haya disponible una gama de tamaños.

Durante la presentación, Samsung no ofreció detalles de cuándo ni a qué precio saldrá este televisor al mercado.

 

Sopa de letras: ¿qué significa cada tecnología?
LCD LED
La retroiluminación se hace con LED y hay dos tipos: las pantallas Edge LED y las Direct LED. Las primeras tienen emisores de luz alrededor de la pantalla (esto permite televisores con diseño más delgado, pero con negros no tan intensos), mientras que las otras tienen un panel completo de LED por detrás (lo que produce mejores contrastes y más fidelidad en los negros, ya que se ilumina por zonas específicas). El problema de esta tecnología es que el cambio de ángulo de visión afecta la nitidez.
QLED
Los paneles QLED pueden activar un píxel de forma individual. Primero, la luz de los LED pasa de blanca a azul. Luego, los puntos cuánticos emiten una luz con un color puro específico. Es decir, cuando se ilumina el punto rojo con la luz de fondo azul, se emitirá un rojo completamente puro. La matriz LCD se mantiene para regular la intensidad de luz que recibe cada “subpíxel”. La imagen resultante muestra unos colores muchísimo más definidos, con menor saturación y brillos más altos.
OLED
OLED se refiere a un diodo con base orgánica. La gran ventaja sobre las anteriores tecnologías es que no necesita iluminación externa. Los píxeles se iluminan de forma autónoma. Las principales ventajas de esta tecnología es el alto nivel de contraste, así como también el tiempo de respuesta, porque no necesitan “abrirse” o “cerrarse” para dejar pasar más o menos luz, y el ángulo de visión, ya que la ausencia de la retroiluminación hace que la imagen no se altere sea cual sea el punto de vista.
ULED
La tecnología ULED se refiere a “un pack” de tecnologías creadas por Hisense. ULED o Ultra LED son más de 20 patentes en cuatro áreas: Ultra Wide Colour Gamut, Ultra Local Dimming, Ultra 4K Resolution and Ultra Smooth Motion Rate (o sea, color, oscuros, resolución y movimiento). Por ejemplo, los televisores ULED tienen una amplia paleta y son capaces de reproducir una gran variedad de colores para obtener imágenes que se ven más brillantes y detalladas. En resumen, es una versión gama alta de las QLED.

 

Control remoto, fuera de moda

El control de voz sigue siendo la adición popular para todas las compañías de TV. Los nuevos televisores OLED de LG, incluyendo el modelo enrollable, contarán con los asesores virtuales Google Assistant y Amazon Alexa, así como también con el software Apple AirPlay. Samsung y Vizio también anunciaron que estarán utilizando AirPlay en sus televisores. Esto se trata de un cambio de política sustancial por parte de Apple, que tradicionalmente se había mostrado muy reticente a que sus productos fuesen compatibles con los de otras marcas.

¿Vale la pena cambiar?

La mayoría de los fabricantes han adoptado los tres estándares más importantes en televisores: Ultra Alta Definición, Wide Color Gamut (espacio de color RGB de amplia gama) y HDR (alto rango dinámico). 

Pero, ¿ya hay que salir a comprar? Las pantallas del mañana pueden ser un poco más grandes, un poco más brillantes y un poco más baratas, pero las pantallas de hoy son igualmente competentes por derecho propio.

 

Seis novedades de la CES
LG
El último televisor insignia de LG puede enrollarse en una pequeña caja. Presentado como un prototipo en la CES 2018, el modelo se lanzará en 2019, aunque la compañía no ha dicho cuál será su precio. La idea de un televisor de 65 pulgadas que pueda compactarse en una caja del tamaño de un mueble es increíblemente tentadora. La pantalla también se puede retraer parcialmente para ocultar las barras negras en la parte superior e inferior de cualquier contenido con una relación de aspecto cinemática de 21:9.
Hisense
Mientras que sus competidores intentaron duplicar la resolución o el tamaño de la pantalla, el último televisor de Hisense duplica la cantidad de paneles que utiliza para mostrar las imágenes. Además del panel 4K y la retroiluminación LED que la mayoría de los televisores usan para mostrar contenido, el ULED XD de Hisense tiene un panel adicional de 1080p, que se encuentra frente a la retroiluminación para evitar que la luz pase a través de las áreas más oscuras de la imagen.
Samsung
Samsung anunció que, además del modelo de 85 pulgadas que ya se vende en EEUU, lanzará modelos de 82, 75 y 65 pulgadas con tecnología 8K. Hay otro modelo de 98 pulgadas por si nunca quieres volver a ver la pared detrás de tu televisor. La empresa también mostró una pantalla 4K MicroLED de 75 pulgadas, aunque no dijo cuándo estará listo para el lanzamiento al mercado. Todo el televisor se compone de pequeños paneles cuadrados que se pueden unir en cualquier orientación.
Sony
Sony mostró en la CES 2019 un televisor LCD de 98 pulgadas y 8K. La empresa afirma que este modelo presenta “módulos LED ultradensos”, lo que significa que su luz de fondo puede iluminar áreas brillantes de una imagen de manera muy selectiva para crear un nivel de contraste realmente bueno entre la luz y la oscuridad. También presentó un OLED mucho más tradicional que es “solo” 4K y su tamaño máximo es de “solo” 77 pulgadas.
TCL
TCL también anunció que produciría un TV 8K antes de finales de 2019 en colaboración con su socio software Roku. Si prefiere tener un televisor grande en vez de uno 8K, la compañía también dijo que agregaría un modelo de 75 pulgadas a su línea 6-Series. El televisor TCL X10 QLED 8K es compatible con varias funciones inteligentes impulsadas por Android TV con el Asistente de Google incorporado. Emplea la última resolución de 8K de TCL y la tecnología de pantalla Quantum Dot y adopta la tecnología de imágenes Dolby Vision.
Vizio
Vizio se presentó a la CES 2019 con la serie P Quantum X, que incluye un televisor HDR 4K que estará disponible en variantes de 65 y 75 pulgadas y será capaz de alcanzar un brillo máximo de 2.900 nits, lo cual es muy brillante. También mostró el Quantum (sin X) que brinda el mismo tamaño de pantalla y reduce el brillo máximo a 1.000 nits. Redondeando la línea se encuentran la serie M y la serie V. La primera está disponible en tamaños que van desde 43 a 65 pulgadas; mientras que la última varía de 40 a 75 pulgadas.

 

Producción: M. Orfila y M. Scognamiglio

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...