Nacional > ENTREVISTA

Michelle Suárez dijo que su vida pública "terminó"; espera volver a ejercer como abogada

La exsenadora, procesada por estafa y falsificación de firmas, dijo que aunque será suspendida de su profesión "los títulos no se pierden"

Tiempo de lectura: -'

15 de mayo de 2018 a las 12:44

La exsenadora comunista Michelle Suárez, que se encuentra cumpliendo una pena de prisión domiciliaria por estafa y falsificación de firmas, concedió una entrevista al programa Todo Pasa de Océano FM en la que aseguró estar "atormentada" por todo lo que está viviendo.

El pasado 19 de abril, la Justicia procesó a Suárez por estafa y falsificación de firmas en un caso por el cual un padre perdió la patria potestad de su hija, sin su consentimiento.

La abogada dijo este martes que "no existieron motivaciones económicas" para falsificar las firmas, sino "motivaciones personales". Suárez dijo que pensó que el padre estaba dispuesto a perder la patria potestad y que falsificó las firmas para agilizar el trámite. "Existen motivaciones personales donde vos creíste que podías estar ayudando a una persona en un momento delicado y doloroso", aseguró.


Una pericia caligráfica demostró en diciembre que Suárez falsificó al menos tres firmas de ese expediente, haciéndose pasar por su socia Rosario Sánchez, y recibiendo por lo tanto las notificaciones de ambas partes (el padre y la madre).

En abril, la Suprema Corte de Justicia (SCJ) revocó el proceso por el cual el hombre perdió la patria potestad y advirtió que Suárez actuó de "mala fe". Según el escrito de la corte, "existió una maniobra ejecutada en varios actos" por parte de Michelle Suárez y Sánchez, que "perjudicó" a un hombre "al punto que determinó que perdiera la patria potestad sobre su hija".

"Nunca hubo malas intenciones, todo lo contrario", aseguró Suárez este martes, y explicó que en el momento en que se dio el caso estaba pasando por un mal momento a nivel personal. "En esa época ocurrió la agonía y el fallecimiento de mi padre. No estaba en condiciones de tomar ciertas decisiones y me equivoqué", señaló.

Respecto a sus declaraciones ante la SCJ en noviembre, cuando aseguró que nunca había falsificado ningún documento, Suárez dijo que mintió "por pánico".

"Mi vida pública terminó"

Por otra parte, Suárez admitió que su vida pública se desmoronó: "Mi vida pública terminó", aseguró. "Mi primera meta es volver a encontrarme conmigo misma", agregó.

A nivel profesional, dijo que "es obvio que va a haber una suspensión" pero que "los títulos no se pierden", por lo que en algún momento piensa volver a ejercer "su vocación".

"Siempre supe que castigos voy a recibir. Después hay que ver, porque es tan injusto quien realiza el acto como quien aplica un castigo desproporcionado. Eso no depende de mí", dijo.


Consultada acerca de su relación con el colectivo LGBT, aseguró que tomó la decisión de "no trabajar en nada más que tenga que ver" con ellos para no perjudicarlos. "Es muy probable que hoy en día ni siquiera ayude; es probable que cualquier actividad que yo haga en pos de construcciones colectivas, en vez de sumar, reste. Lo mejor a veces es dar un paso al costado", dijo Suárez.

"Ya no puedo retroceder, no puedo enmendar las decisiones que tomé. Lo único que puedo hacer es hacerme cargo de ellas, sufrir los castigos que merezca y aprender de mis errores. Pedir disculpas y tratar de sobreponerme, no queda más que eso", concluyó, y dijo que la entrevista suponía poner "un punto final".

"Duelo"

La abogada y exsenadora aseguró que está viviendo "un duelo" al que solo compara con la muerte de su madre.

"La única vez que yo sentí que alguna emoción me pudo azotar de la manera en que ha sido los últimos meses fue cuando falleció mi madre. Fue la única vez que sentí tanto dolor o angustia", aseguró.

Su madre murió en 2009, cuatro días antes de que ella rindiera el examen con el que se convertiría en la primera persona trans en recibirse de abogada, según contó en una entrevista con el Portal 180 en 2010.

Disculpas

La exsenadora hizo pública este lunes su renuncia al Partido Comunista, por el cual ocupó una banca en el Senado el año pasado y la convirtió en la primera mujer trans en llegar al Parlamento. En la misiva, rogó "disculpas" a sus "queridos compañeros, por cualquier zozobra vivida" en su nombre, y aseguró que "cualquier error cometido fue en el ejercicio de la función privada, y nunca en el ejercicio de la función pública".

Consultada sobre si no debía disculparse también con los damnificados por sus "errores", Suárez dijo que ya lo hizo en la Justicia. "Pedí disculpas a todos los involucrados que se pudieron haber visto dañados", afirmó.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...